Publicado el 22. julio 2018 In José Kentenich

La estatua de la esperanza

ENCUENTRO CON EL PADRE KENTENICH, redacción.

Es la misión de su vida: hacer visible al P. José Kentenich, crear encuentros con él, tal como fueron sus encuentros con el fundador de Schoenstatt en el tiempo en que él era estudiante de los Padres de Schoenstatt en Münster, Alemania. Hace poco, un matrimonio de Costa Rica visitó al artista chileno Juan Fernández en el castillo de Engelsdorf, que desde 1989 es el hogar y atelier de Juan y María Jesús Fernández. —

El artista, Juan Fernández, que ha creado varias estatuas del Padre Kentenich, como las del Monte Sion y Monte Schoenstatt en Schoenstatt, en Bellavista, Chile, Nueva Helvecia, Uruguay y frente al Santuario del Padre, en Florencio Varela, Argentina, acaba de realizar una estatua del P. José Kentenich a pedido de la Familia de Schoenstatt de Costa Rica, la “Familia de la Esperanza”.

En el video, Juan Fernández explica su obra. Esta estatua del P. Kentenich es como todas las demás y a la vez única, porque fue hecha no solo con el símbolo del Santuario “Familia de la Esperanza” sino captando el momento actual de Schoenstatt y de la iglesia. “Algún día vamos a hablar más de la Esperanza, de esta segunda virtud, digamos, vivida en la historia del Padre, y que ahora, digamos, vive en…”. No termina la frase. Es un deseo. Que esta esperanza, a 50 años de la muerte del Padre Kentenich, viva en su familia, en cada circunstancia, y viva en la iglesia, a la que el P. Kentenich le “entregó la Cruz de la Unidad”.

Grabación: P. José María García @schoenstatt.org; producción: Claudia Echenique @schoenstatt.org

Fotos: Juan Fernández

“¿Dónde está mi patata?” – preguntó el P. Kentenich

Etiquetas: , , , ,

1 Responses

  1. La iglesia de la adoración, dedicada a la Sma. Trinidad y símbolo de la plenitud de la alianza de amor con María, fue construida en agradecimiento por la protección que Dios – por intercesión de la Sma. Virgen – brindó a Schoenstatt durante la segunda guerra mundial. Su construcción fue prometida en aquel entonces, y por las dificultades que tuvo la Obra durante el exilio del Padre y Fundador, recién pudo realizarse 30 años después. La Providencia hizo que su simbolismo alcanzara una dimensión insospechada con la muerte del Padre en ese templo, en el que además espera la resurrección. Gracias a Schoenstatt.org por tan buenas noticias y por permitirnos participar en sus páginas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *