Frases del P. Kentenich

El carácter sedentario se extenderá entonces a todo el ser católico arraigado en esa Iglesia sedentaria y también a todo el ser de la Iglesia misma…Se corre además el peligro (y es lo que considero más importante) de que en la Iglesia sedentaria la audacia, la osadía de la fe, se debilite por completo y acabe desapareciendo.

Ejercicios para el Instituto de los Sacerdotes de Schoenstatt, noviembre 1966.