Frases del P. Kentenich

Recuérdese que el origen de Schoenstatt es una fuente, un proceso de vida y no ante todo una idea. Téngase presente además la fuerza con que toda la familia se sostiene en una corriente de vida, está atravesada por ella, embebida en ella. De lo cual se desprende la siguiente consecuencia: solo pertenece con plena validez a la familia quien esté integrado a tal proceso fundacional y esté en contacto con dicha corriente de vida.

 

P. José Kentenich, carta junio 1962