Publicado el 8. diciembre 2019 In Casa Madre de Tuparenda, Obras de la misericordia, Schoenstatt en salida

Los predilectos de Dios, los más pequeños, los que desde su niñez tuvieron que aprender a sobrevivir en las calles

PARAGUAY, Ani Souberlich •

“Vos sos mi Hijo amado, y ese amor de Dios puede mover para cambiar muchas cosas”. Con estas palabras iniciaba el P. Pedro Kühlcke su homilía el día en que siete participantes de CMT (Casa Madre de Tupãrenda) recibieron los sacramentos. Josías recibió el bautismo; Emanuel y Ángel, la Primera Comunión; y Rodolfo, Christian, Alci y Luis recibieron la Confirmación. Como cada año, gracias a los catequistas Oscar Sugastti, Ceferino Orué y Miguel Arrúa, los participantes pudieron conocer más a Dios y decidir libremente recibir los sacramentos de iniciación cristiana. CMT abre sus puertas sin tener en cuenta credo o religión, respetando y cultivando la libertad de cada uno de decidir sobre su fe.—

Como en cada fiesta de los sacramentos celebrados en CMT, una vez más la presencia y cercanía de Dios a través del espíritu de alegría reinante se hizo presente, sin faltar también su “detalle de Padre amoroso” enviándonos un soplo divino de 33° C, que alivianó los 40° C de calor que veníamos vivenciando a lo largo de semanas anteriores.

Ser importante para su mamá

Josías, quien recibió el bautismo, se mostró ansioso todo el día pues deseaba que su madre estuviera presente en un día tan importante para él.  Su mirada no se apartaba del portón de entrada.

No estábamos seguros si vendría o no, y esa fue la súplica de todo el equipo de la CMT:

que viniera su madre para que nuevamente este joven de 17 años no se sintiera abandonado y pudiera experimentar “lo importante” que es, aunque sea hoy en que Dios le diría en su bautismo “Vos sos mi hijo amado”.

Cuesta explicar con palabras la transformación de una mirada triste y sin brillo… en una mirada llena de alegría y luz. Ese fue el cambio que percibimos en los ojos de Josías cuando apareció su madre.

A sus 17 años, y a pesar de las innumerables experiencias de abandono que ha sufrido desde niño, sigue deseando con toda la fuerza de su corazón poder “ser importante” para su mamá.  Muchas veces, como padres, cometemos errores y no dimensionamos las marcas dolorosas de abandono que dejamos grabadas en la vida de nuestros hijos, abandono que los lleva a tomar malos caminos, a buscar malas compañías.

Gracia que se puede tocar con las manos

Muchas veces, por no decir la mayor parte de ellas, como Equipo de Casa Madre que estamos con ellos acompañándolos 8 horas diarias, nos damos cuenta de que pueden tener tendidas todas nuestras manos para brindarles apoyo, contención, cariño, firmeza y ternura… pero si la Sma. Virgen y el buen Dios no soplaran sobre cada herida profunda del alma y el corazón de cada participante, el milagro de la transformación para revestirse del hombre nuevo no sería factible.

Muchas veces tengo que decir que se puede “tocar con las manos” la gracia que reina en la Casa Madre de Tupãrenda. Allí, sin lugar a dudas, están los predilectos de Dios, los más pequeños, los que desde su niñez tuvieron que aprender a sobrevivir en las calles, y que por milagro siguen con vida.

La lucha entre Dios y el demonio “se da día a día” en sus vidas, pero hoy estos siete participantes optaron por dar un SÍ a Dios y abrir sus corazones para que Él siga obrando milagros de transformación en sus vidas hasta alcanzar la meta.

“Cada niño marginado, cada niño abusado, cada niño abandonado, cada niño sin escuela, sin atenciones médicas, es un grito que se eleva a Dios”, dice el Papa Francisco en su video reciente. “En cada uno de ellos es Cristo, que vino a nuestro mundo como un niño indefenso, es Cristo quien nos está mirando en cada uno de esos niños”. En uno de esos niños, como Josías…

Aguije, Gracias, Dankeschön, Obrigado, Merci, Grazie, Thanks, Dankewol, Dziękuję…

a todas las personas de aquí y de más allá que están cruzando ríos y mares, que nos acompañan con su oración y valiosísimo aporte apadrinando a un chico de CMT.

Gracias a cada uno de ustedes, Casa Madre de Tupãrenda, desde mayo pasado, pudo y puede mantener sus puertas abiertas. Que en este tiempo de Adviento, el Buen Dios les regale su presencia y retribuya con creces el apoyo que brindan a esta noble causa.

 

Pagina oficial

Todos los artículos de Casa Madre de Tupãrenda




Transferencias bancarias desde Paraguay

Banco Familiar
SWIFT FAMIPYPAXXX
Cuenta corriente 50 00408672
A nombre de: FUNDAPROVA
RUC 80079669-1

Para transferencias bancarias desde otros países

Nombre: Schönstatt-Patres International e. V.
IBAN: DE91 4006 0265 0003 1616 26
BIC/SWIFT: GENODEM1DKM
Uso previsto: P. Pedro Kühlcke,
Casa Madre de Tupãrenda

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *