Publicado el 2019-12-08 In Francisco - Mensaje

Cada niño marginado es un grito que se eleva a Dios

EL VIDEO DEL PAPA, Maria Fischer •

En el mes de diciembre, El Video del Papa trata sobre tantos niños y niñas que hoy tienen un futuro incierto, sobre todo los que están sufriendo por diversas causas. Francisco insiste en que “cada niño marginado, cada niño abusado, cada niño abandonado, cada niño sin escuela, sin atenciones médicas, es un grito que se eleva a Dios”. —

Un grito que no solo se eleva a Dios, sino al corazón de muchas personas, también en Schoenstatt.

Pensemos con gratitud en María Ayuda en Chile, España y otros países, donde schoenstattianos y otros dan fuerza, tiempo y dinero para salvar a niños abandonados, abusados, maltratados.

Pensemos en Dequeni en Paraguay, donde hace mas de 30 años trabajan para la educación de los niños más carenciados del país.

Pensemos en La Nazarena y en las Casas del Niño, en Florencio Varela y en Villa Ballester, Argentina, donde diariamente cientos de niños reciben alimentación, educación, atención sanitaria y también son atendidas las necesidades de sus familias.

Pensemos en la Casa Catarina Kentenich en Jaragua, pensemos en Sunrise Village en India, pensemos también en proyectos como el Colegio Josef Kentenich en Alemania donde niños que tuvieron problemas al acostumbrarse al clima de los colegios públicos encuentran un lugar donde se pueden desarrollar.

Pero no es para descansar en paz. Cada uno de estos proyectos necesita oración, ayuda, donaciones. Y muchos niños más necesitan algo como María Ayuda, Dequeni, Casa del Niño o Sunrise Village…

Hace falta hacer algo

El pedido del Papa se enmarca en una situación de la niñez que exige medidas de acción. Según los Informes sobre el Estado Mundial de la Infancia del 2016 y del 2017, los niños y niñas suponen casi la mitad de los 900 millones de personas que sobreviven con menos de dos dólares al día. En el 2014, además, se comprobó que cerca de 160 millones de todos ellos presentaban retrasos en el crecimiento. En cuanto a la escolarización, a pesar de que se hayan conseguido logros en cuanto a la matriculación, existen alrededor de 124 millones de niños y niñas que no asisten a la escuela, un factor que se ve agravado por los conflictos armados que en muchos lugares son cada vez más prolongados. Lamentablemente, cerca de 250 millones de jóvenes viven en países o zonas afectadas por los conflictos armados. Estas condiciones sociales, económicas y bélicas obstaculizan su normal desarrollo y la búsqueda de un porvenir prometedor.

Es Cristo que nos está mirando en cada uno de esos niños

El Santo Padre en el Video del Papa añade que cada uno de estos niños y niñas “es Cristo, que vino a nuestro mundo como un niño indefenso”. Ayudarlos, evitarles el sufrimiento y brindarles oportunidades es una manera de no cortar sus raíces, de no oscurecer su futuro, porque “es Cristo quien nos está mirando en cada uno de esos niños”.

Recemos pues y actuemos “para que todos los países decidan tomar medidas necesarias para hacer que el futuro de los niños sea una prioridad, especialmente el futuro de los niños que hoy están sufriendo”. Pues, como también Francisco recordó en otra ocasión, “son el presente”.

Cada niño marginado, cada niño abusado, cada niño abandonado, cada niño sin escuela, sin atenciones médicas, es un grito que se eleva a Dios.
En cada uno de ellos es Cristo, que vino a nuestro mundo como un niño indefenso, es Cristo quien nos está mirando en cada uno de esos niños.
Recemos para que todos los países decidan tomar medidas necesarias para hacer que el futuro de los niños sea una prioridad, especialmente el futuro de los niños que hoy están sufriendo.

 

Etiquetas: , , , , , ,

1 Responses

  1. Quería agregar que en Tucumán, Argentina, funciona el Colegio José Engling,también para niños con necesidades especiales y María Solidaria,que ayuda niños y familias carenciadas con apoyo escolar, ropero solidario y actividades en el Santuario, tutorías en escuelas y ayuda en comedores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *