Publicado el 7. marzo 2018 In Dequeni, Obras de la misericordia

Inicio de clases junto a Dequení

PARAGUAY, Verónica Gutiérrez •

Para muchos colegios en Sudamérica marzo significa volver a clases. Se acaba el verano y los días comienzan a refrescar. Cada país se prepara con lo suyo para el comienzo de un nuevo año escolar y en Paraguay no hay excepciones, pero sí un caso especial: Dequení.—

La fundación Dequení trabaja protegiendo y cuidando a niños vulnerables. Nació con un grupo de personas que organizaban actividades en las calles y que luego pasó a ser un proyecto educativo significativo, que apoya la labor docente dentro de las aulas, en más de 30 escuelas en cerca de 5 distritos.

La semana pasada dieron inicio al año escolar de la mejor forma y con toda la energía: con batucadas, bailes y juegos los niños. En Ypané, Graciela Meza, directora del recinto, dedicó algunas palabras a niños y jóvenes: “No descuiden los estudios, pónganles todas las ganas, que no decaiga ese entusiasmo, porque solo con educación el futuro puede ser más cierto”. También participaron del acto representantes del Ministerio de Educación y Ciencias, entre ellos la supervisora pedagógica de la zona, Dilma Martínez de Samudio, docentes, directores y de Dequení.

Las otras escuelas también tuvieron sus actividades especiales para celebrar el primer día de clases y dar la bienvenida a los niños.

Aporte de los voluntarios

Andreza Ortigoza, directora de la fundación Dequení, habló con Radio Hoy y contó cómo había sido esa jornada tan especial, sobre el apoyo que dan a docentes y pedagogos en las diferentes escuelas en las que tienen participación. Ortigoza contó cómo se prepararon para este inicio de clases, pintando los salones de clases, sobre todo los del primer ciclo, tratando de iluminarlos mejor y arreglándolos para que se vieran bonitos. Cuando llegaron los niños, realizaron actividades. Algunos voluntarios colaboraron con materiales educativos y otros llegaron disfrazados.

Este 2018, la fundación está enfocándose en la primera infancia y en apoyar a los niños, estimularlos y ayudar a las madres a criarlos lejos de la violencia. Preparar los cimientos para luego poder acogerlos en las escuelas cuando tengan más de 5 años y que sean capaces de absorber la educación que se les brinda. Lo principal es que la educación sea efectiva, poder ayudar a las escuelas a que los niños adquieran conocimientos, pero también habilidades suaves, como trabajo en equipo. A los jóvenes mayores enseñarles un oficio y a los padres darles oportunidades de empleo, capacitarlos.

Pintata de aulas con voluntarios

Solución duradera

“En Dequení tenemos la certeza de que la pobreza se vence con educación. Queremos que los niños lleguen a la escuela con habilidades para aprender y relacionarse, que la escuela sea un espacio atractivo, que los docentes sean buenos enseñando a leer y escribir y que los niños lean, escriban, comprendan y expresen sus ideas”, afirman desde sus redes sociales. La directora de la institución, Andreza, explica que a los voluntarios se les da capacitación para apoyar a los docentes, se les enseña sobre los derechos de los niños y se van entrenando sobre estas temáticas, que los fortalecerán en las aulas.

Esta labor solo puede ocurrir gracias el esfuerzo de los voluntarios. Hay quienes aportan dinero y otros que participan haciendo materiales educativos, yendo a las escuelas o realizando otras actividades. Algunos se juntan entre tres o cuatro personas y apoyan a un niño, o como empresas que también apoyan la causa como aliados.

Página institucional: www.dequeni.org.py

Para hacer donaciones:

Muchas gracias

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *