Publicado el 7. marzo 2018 In Comunicación, Temas - Opiniones

Cómo asumo el mensaje del Papa a los periodistas

Por Verónica Gutiérrez •

Responsabilidad por la verdad

Veronica Gutiérrez, periodista, miembro de la redacción de schoenstatt.org

Hace dos años que soy periodista y hace muchos más que me siento ligada al rubro. No tengo una carrera muy extensa, pero sumando los estudios, ya dan seis años. Si a ese tiempo le agregamos los años que llevo atenta a los medios, suman muchos más. Hoy quiero comentar lo que dijo el Papa Francisco a los medios, algo que me llega directamente.

El Papa Francisco en su mensaje para la Jornada 52º de las Comunicaciones Sociales, definió la comunicación como el “lugar para expresar la propia responsabilidad en la búsqueda de la verdad y en la construcción del bien” … Expresar la propia responsabilidad. Al ser periodistas asumimos un rol social importante. Comunicamos para que otros puedan tomar decisiones. Esa es la función primera de nuestro gremio. Si la Bolsa de Comercio sube o baja, si hay una nueva política de gobierno, si hay una injusticia que delatar, todo esto es para que el lector, o al menos un grupo de ellos, pueda tomar acciones. Tenemos una responsabilidad y es nuestro deber expresarlo, pero con la verdad.

Esa verdad de por sí es frágil. A veces me preguntan cómo se puede ser objetivo siendo periodista y yo respondo simplemente “no se puede”. Si hay un choque en la esquina y yo voy a cubrir ese evento, probablemente me enfoque en la policía, lo que dicen bomberos, quizás en tomar los testimonios de las víctimas. Otro periodista quizás se enfoque en las acciones legales que tomará la víctima; otro puede que se enfoque en los costes económicos del accidente; quizás un periodista se centre en los relatos de la víctima, del culpable y de los testigos… Todo dependerá del criterio y de la línea editorial del medio. Es por esto por lo que hay formas para llegar lo más cerca posible de la verdad: consultar a todos los bandos involucrados, tratar de no deformar los testimonios, observar acuciosamente.

Rol social versus las redes sociales

Con las redes sociales esta búsqueda de la verdad pierde fuerza, porque se compite codo a codo con las llamadas “noticias falsas”. Estas publicaciones tienen fines distintos del querer informar. Son más noticias que quieren “desinformar”. Son noticias claramente tendenciosas y sesgadas. Tienden a perjudicar a un grupo político o económico con el fin único de hacer daño.  No solo su publicación es dañina, también el “compartir”, “retuitear” o “publicar en el muro” es malo. Esto solo genera olas de enojo, de peleas en redes sociales y de reacciones violentas. A veces también produce comportamientos dañinos a la salud u otros.

El Papa insiste “La verdad os hará libres”, parafraseando a Juan. Es imposible llegar a la verdad absoluta, pero sí es fácil reconocer una noticia falsa. Si tenemos un canal oficialista o canales aprobados y de reconocida trayectoria, debemos confiar en su labor. Si encontramos noticias de portales con nombres extraños como “Ahorita No Más Noticias” o la fotografía no corresponde a la noticia, no caer en la tentación de “retuitear”, “repostear”, o “compartir”.  Más de alguna vez he visto en televisión a las autoridades rogando ignorar una u otra cadena porque su información es falsa.

El deber es de informar

Por otra parte, el Papa da un fuerte tirón de orejas a los medios. Con el frenesí diario de ser los primeros que dan el “golpe noticioso”, muchos se olvidan de corroborar o de dar noticias de intencionalidades honestas y se basan más en el escándalo o en querer impactar en redes sociales. Peor es cuando se confunde el deber de informar con la labor de entretener.

Así los estragos de la farándula, las relaciones entre uno u otro personaje de la televisión o los animalitos con habilidades sobrenaturales llenan los noticiarios. Luego de esto, los otros medios también quieren ser parte de esta racha de clics y publican la misma noticia o artículos similares. “Ola de infectados en Chile”, “entérese del famoso que cayó enfermo”, “Cómo es vivir infectado”, “el chivito altiplánico infectado” hasta que el tema ya no da para más.

También el Papa llama al periodismo de la paz. ¡Ay, si supiera lo difícil que es! Hace algunos años hacía columnas en un medio que se especializaba en “noticias felices”. No publicaban nada que no fuera positivo, como una vía de escape ante tanto desastre. Una vez a la semana me partía la cabeza pensando qué columna feliz podía hacer. Revisaba portales y medios y todo era un desastre: parlamentarios peleando, farándula peleando, gente en la calle peleando, panelistas peleando. Al final terminaba más enojada que tranquila y sin ninguna idea de qué escribir. Es mucho más fácil verle el “pero” a la vida. “Estaba rico… PERO”. Resaltar las noticas buenas políticas, significarían a la oposición reconocerles un mérito a sus adversarios. Lo mismo con grupos económicos, sociales o bandos opuestos. Nadie quiere transar.

Hay noticias negativas, evidentemente. Si hay un terremoto, no hay otra que publicar el desastre (sobre todo yo, que soy chilena). Pero en esos casos también hay cosas buenas: la gente que se organiza y se ayuda unos a otros, la solidaridad, el amor entre prójimos.

Debemos informar, debemos cumplir nuestra labor lo más honestamente posible, y dentro de eso tratar de no promover la violencia, por más que estos tiempos tiendan más a lo belicoso que a lo pacífico.

Si como periodistas hacemos bien nuestra labor, usamos bien las fuentes y no solo publicamos por perseguir un clic, más que por informar, el resto del trabajo sigue su curso natural. Un trabajo bien hecho consigue los mismos o mejores resultados.

 

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA 52 JORNADA MUNDIAL DE LAS COMUNICACIONES SOCIALES

«La verdad os hará libres» (Jn 8, 32).
Fake news y periodismo de paz

 

Foto arriba: Deniz Bayram, www.denizbayram.com.tr, iStockGetty Images, licensed for schoenstatt.org

La responsabilidad personal de cada uno en la comunicación de la verdad

La comunicación de la verdad

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. Sobrina querida, qué alegría leer tu artículo y ver tu foto en schoenstatt.org.
    Excelente tu reflexión como periodista frente al mensaje de nuestro Santo Padre en relación a la comunicación. También tenemos otro gran hombre al que le podemos preguntar si comunicamos bien: nuestro Padre Fundador…Qué tal si nos envías un artículo de lo que diría el Padre Kentenich en relación a los medios de comunicación?
    Me siento muy feliz y orgullosa de ti de que seas parte de este equipo y que con tu vocación de periodista trates de buscar siempre la verdad y comunicarla. Que nuestra Mater te bendiga y que seas su periodista regalona!
    Un abrazo desde Viena,
    Tita Ravera de Andras (tu tiitatita)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *