Publicado el 7. marzo 2018 In Campaña

“Aquí en Venezuela nunca he visto nada de esta imagen y me gustaría misionarla”

VENEZUELA, Xiomara Pilar Mora Roma y Maria Fischer

“¡Buenos días! Mi nombre es Xiomara, vivo en Valencia, estado Carabobo, Venezuela. Me gustaría saber si en esta ciudad ya hay alguna imagen de la Virgen Peregrina, o si hay posibilidades de que tener alguna. Conozco esta advocación desde hace algunos años. Me la dieron a conocer unos amigos de España a través de un grupo de oración por whatsapp, y desde entonces me he identificado con ella. Recientemente, una cuñada me regaló una medalla suya, traída de Argentina, pero aquí en Venezuela nunca he visto nada de esta imagen de la Virgen. Gracias”.—

Venezuela, España, Argentina, Whatsapp, Schoenstatt.org, un venezolano joven de apenas 18 años y su testimonio: todo ese recorrido para llegar a donde Ella quiere llegar, en este caso a Valencia, Venezuela. La Virgen inquieta, la Virgen Peregrina de Schoenstatt, parece saber usar todos los medios de la comunicación para llevar a su Hijo a la gente.

Si ella quiere llegar a Valencia, ella llegará

Todo comenzó el 9 de enero de 2018 cuando Xiomara Moro escribió ese comentario en el artículo “La Virgen inquieta ya está peregrinando por las casas de Barquisimeto” de Daniel Rodríguez, un joven de 16 años de Barquisimeto, Venezuela, que había sido publicado en noviembre de 2017 en schoenstatt.org

Una vez más se puso en marcha toda la fuerza de “schoenstattianos en red”: “¡Qué bueno que a través de nuestra página se pueda comunicar! La verdad es que no tenemos informaciones concretas sobre dónde se encuentra la Virgen Peregrina en Venezuela, pero – si tiene ganas de ser su misionera y hacerla llegar a la gente que la necesita, aquí estamos para ayudarla en todo sentido, tal como lo hicimos con Daniel, con Concepción y con el Diácono Alberto Badaracco en sus ciudades. Hay una persona generosa en Argentina que asume el envío de una Peregrina con materiales de preparación y dándole una mano en todo…”.

Se le comunicó este pedido a la persona generosa en Argentina que se llama Mercedes MacDonough, misionera de la Campaña del Rosario de la Virgen Peregrina, quien en plena época de vacaciones, preparó todo y salieron una Peregrina para Valencia y una segunda imagen para Barquisimeto el mismo día. El 23 de febrero, Xiomara pudo avisar con alegría enorme: “Gracias a Dios, a María Santísima y a ustedes, ya tengo en mis manos la Peregrina que me fue asignada! ¡Es bellísima! ¡Me siento inmensamente bendecida! Ya me voy a poner a leer todo el material que la acompaña, y a organizar lo necesario para que comience su misión!”.

Comienza su peregrinación

El 27 de febrero, Xiomara escribió. “Quiero comentarte que es maravilloso tener con nosotros a la Peregrina. El domingo la llevé a mi Parroquia, donde fue de nuevo bendecida por el vicario. Próximamente se la presentaré a mi párroco, ya que se encuentra de viaje en estos momentos.

Todas las personas que vieron la imagen quedaron enamoradas. Ya algunos la conocían, otros no. El día lunes tendremos una visita al colegio de mis hijos. Cada noche le rezamos el Rosario en casa.

Quiero llevarla a visitar varios lugares puntuales antes de entregarla a otras familias, y entre otras actividades, organizar un Rosario con familia y amigos, para que la puedan conocer y honrar”.

Aires de internacionalidad, aires de gracias de inicio, aires de pioneros de la Campaña, aires de aquellos años cuando se enviaron las primeras peregrinas a los países de Latinoamérica y después a todo el mundo. Resuena lo que escribió Joao Pozzobon justo un 27 de febrero, en 1983, al saber de la primera peregrinación de argentinos a Santa Maria, en búsqueda de las primeras 25 peregrinas internacionales:

Bienvenido, Padre Esteban, señora Ana y todos los peregrinos que nos trajeron la noticia, el regalo de inspiración divina, de vincularse a la fuente de origen de la esforzada Campaña del Santo Rosario, y con toda disponibilidad, para ser de mayor agrado a Dios, recibir un tesoro que es la Madre de Dios -las veinticinco imágenes peregrinas de las familias, recibiendo la bendición aquí en el Santuario Tabor y de acuerdo con la inspiración, mandarlas a cada Santuario, de Santuario en Santuario, así como fue inspirado por el Espíritu Santo.

Es un triunfo de la gran corona para el centenario del Padre José Kentenich, esta peregrina y los romeros (peregrinos) de Buenos Aires.

En la corona de la Peregrina original se coloca un signo, que nos une en una perla de oro; esta peregrinación vale su peso en oro, por los millares de almas que puede atraer, por el don de fortaleza del Espíritu Santo.
Donde está María se percibe la gran influencia del divino Espíritu Santo…”.

Había llegado, en este contexto, una peregrina a Venezuela. La huella de aquella primera imagen se perdió, pero… la Virgen Peregrina no se olvidó de Venezuela.

Gran momento en el Colegio

El lunes 5 de marzo, la Peregrina fue llevada al Colegio de los hijos de Xiomara. Recibió una bienvenida digna de Reina:
“Se hizo una reseña del Padre Kentenich, de la fundación del Movimiento y la Campaña del Rosario y del Siervo de Dios, Don João. Los niños le rezaron un Avemaría y le hicieron un canto. Todo estuvo muy lindo.

La Coordinadora me pidió que la lleve de nuevo la próxima semana y que yo misma les dirija unas palabras para profundizar el mensaje de la misión, rezar un misterio del Rosario y cantarle”.

Cuando Xiomara fue a buscar la Peregrina, le contaron “que los niños y otras personas le rezaron bastante. Le pidieron por una maestra que está enferma, y que tiene ya tiempo de reposo con un tumor pleural”.

La Virgen Peregrina definitivamente ha llegado a Valencia. Lo que viene está en sus manos.

 

 

 

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *