CMT

Publicado el 29. agosto 2019 In Casa Madre de Tuparenda, Obras de la misericordia

Tres años de Casa Madre de Tupãrenda, y un sinfín de historias de vida renovada

PARAGUAY, CMT, Ani Souberlich •

Con ojos grandes y una enorme sonrisa se escucha un: “Ojeabrí che korasõ” (se abrió mi corazón). Fue la expresión de Ricardo* cuando vio llegar a su mamá, a su hermano y sobrinos a la ceremonia de graduación. Cuán importante es en todas las etapas de la vida ver y sentir la cercanía y acompañamiento de la Familia para superar los obstáculos de la vida diaria. A pesar de los años que uno tenga queda en lo profundo del alma ese deseo infinito de querer, de necesitar ser alguien importante para alguien. “Con lazos humanos te atraje hacia mi”.—

Dios se vale de personas para regalarnos su amor y cercanía. Para un hijo ese amor incuestionable y cercanía de lo eterno lo ve reflejado en el amor de sus padres. Amor que la mayoría de nuestros participantes no conoce, por lo que aprender a confiar que hay alguien para quien soy importante, me quiere y me acepta tal cual soy es casi imposible de creer.

Ejemplos vivos de las gracias del santuario

Ricardo*

Verlos hoy con esa mirada que irradia alegría y esa sonrisa grande, brillante, sincera con una felicidad contagiosa que los invade, hace estremecer el corazón de gozo silencioso que llena el alma de serenidad al ver el proceso de crecimiento, los pasos gigantescos que han dado en estos 9 meses y lo valiente que han sido para, que a tan corta edad, hayan podido mirar su pasado lleno de maltratos, indiferencias, abandono  y a pesar de ello mirar para adelante y creer que una mejor vida es posible. La vida de cada uno de los egresados equivale a levantarse de las cenizas y volver a la vida….cada uno de ellos es un milagro de transformación interior….en cada uno de ellos se dan las tres gracias del santuario donde la Mater los acoge al llegar, los transforma a lo largo de los nueve meses y ya listos los envía a que den testimonio de que la reinserción social es posible y que dejemos de repetir “que no tienen solución, que es una pérdida de tiempo ocuparse de ellos”.

Tres años de una obra de misericordia a la sombra del Santuario

Hace 3 años que vemos llegar a Casa Madre de Tupãrenda (CMT) “cuerpos vacíos, maltratados y heridos en cuerpo, en alma, en espíritu”. Y los vemos irse con cuerpos resplandecientes donde las heridas de a poquito han ido cicatrizando y donde sin lugar a dudas la Sma. Virgen y el Padre han soplado para que ya no duela tanto.

Una cara de felicidad que vale todo lo entregado

Roberto*Los familiares agradecieron todo lo que el Padre Pedro y CMT ha hecho por sus hijos, que se sentían aliviados porque han retomado el camino del bien. El papá de *Roberto tenía cumpleaños y comentó que la graduación de su hijo y verlo tan bien era el mejor regalo que podía recibir…fue tal la emoción que lo abrazó y rompió en llanto, momento que hizo que a más de uno de los presentes se nos hiciera un nudo en la garganta también.

Hoy fue un día en que nuevamente se pudo tocar la gracia con las manos, donde la presencia y cercanía del amor eterno era una realidad y donde sólo la gratitud cabía en todos los que día a día ponemos alma, vida y corazón para hacer que CMT siga sirviendo a la vida.

Roberto* es el ahijado de unas familias de Bolivia, que con sus oraciones y donaciones le acompañaron, en sintonía con los esfuerzos de construir su santuario filial con obras concretas.

La cara llena de felicidad del otro egresado, Ricardo*, ahijado de personas del equipo base de Schoenstatt.org, es un regalo sin par.

Gracias a todas las personas de aquí y de más allá cruzando el océano que hacen posible que las puertas de CMT sigan abiertas, es un luchar mes a mes para que la caja no cierre en rojo y la estamos remando con todos ustedes. Hoy el grupo de familias de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, puede sentirse orgulloso de Roberto* su ahijado, pues se graduó también gracias a las oraciones y donaciones de ellos. Un aporte inolvidable en los tiempos de construir su santuario filial.

La cara llena de felicidad del otro egresado, Ricardo*, ahijado de personas del equipo base de Schoenstatt.org, es un regalo sin par para ellos al recibir la foto vía WhatsApp.

Casa Madre de Tupãrenda cumple 3 años el 22 de agosto y se ve coronado con 2 nuevos graduados el 26/08/2019.

Felices lo que de una u otra manera somos parte de esta obra al servicio de la vida.

*nombres cambiados

 

Artículos sobre Casa Madre de Tupãrenda

 

Donaciones (online momentaneamente solo posible via PayPal)


Para realizar Depósitos desde Paraguay

Banco Familiar
SWIFT FAMIPYPAXXX
Cunte corriente 50 00408672
A nombre de: FUNDAPROVA
RUC 80079669-1

Para transferencias bancarias desde otros países

Nombre: Schönstatt-Patres International e. V.
IBAN: DE91 4006 0265 0003 1616 26
BIC/SWIFT: GENODEM1DKM
Uso previsto: P. Pedro Kühlcke,
Casa Madre de Tupãrenda

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *