Publicado el 2020-04-19 In Alianza de Amor Solidaria en tiempos de Coronavirus

Empresarios en la pandemia: “Hasta me siento incómodo contando todo lo que se puede hacer…”

PARAGUAY, Maria Fischer •

“El comercio de Ciudad del Este es uno de los rubros más afectados por la cuarentena del Covid-19. Pese a su difícil situación, sin embargo, los comerciantes empezaron una enorme cruzada solidaria, con la entrega de miles de kilos de alimentos e insumos hospitalarios”. Así comienza un artículo en el diario ACBC Color de Paraguay, del 12 de abril, domingo de la Resurrección. Y es, en verdad, un artículo digno de este día, pues habla de lo más típico y a la vez más desafiante para quienes creen en la Resurrección de Jesús, aquel que salió del cielo para vivir, sufrir y morir en la tierra por puro amor a los que ama: el salir de la zona de confort para poner manos a la obra en la solidaridad con los otros, con los que más sufren. Atrás de esta acción solidaria en Ciudad del Este está Juan Vicente Ramírez, presidente interino de la Cámara de Comercio, padre de familia, y schoenstattiano. En este tiempo de innumerables coronaciones, él coronó a la Madre del Señor y nuestra madre con miles de cestas de alimentos. —

Ya publicamos, hace dos semanas, los inicios de la campaña solidaria que ahora llegó a los medios nacionales de Paraguay.

“Hicimos algo muy lindo con las parroquias”, cuenta Juan, en estos días, en conversación con la redacción de Schoenstatt.org. “Invité a la gente de Schoenstatt Ciudad del Este y a mi parroquia, y hemos llevado así 1000 cestas a la gente necesitada.”

Aquí el video de entrega y agradecimiento a la Cámara de Comercio, del padre Fulgencio Ferreira SCJ, vicario de la parroquia Sagrado Corazón:

 

Una solidaridad multiplicada

En una primera fase, los empresarios distribuyeron los víveres a los trabajadores del microcentro. También destinarán la ayuda alimentaria a pobladores de sectores carenciados, a través de organizaciones religiosas. Los empresarios también entregaron insumos para el Hospital Regional de Ciudad del Este, a la Policía Nacional, a la Gobernación del Alto Paraná y a la Municipalidad de esta ciudad.

Es una solidaridad multiplicada: gente de la iglesia cargando alimentos desde el punto de distribución, alimentos que fueron comprados con dinero recaudado en la Cámara de Comercio de Ciudad del Este.

“También lo he impulsado en el condominio en donde vivo”, sigue Juan Vicente Ramírez. “Y es increíble como prendió esto, la gente es muy solidaria. Hasta me siento incómodo contando todo lo que se puede hacer…”. No quiere “brillar” por algo, como dice, que es lo más natural y cada uno podría hacer.

“Cuando fuimos a la distribuidora a cargar, nos dimos cuenta del volumen y la cantidad de kilos de alimentos, cada cesta pesa unos 12 kilos, y cargar en los vehículos 1000 cestas lleva una hora, entre 15 personas. Tuvimos que organizar los días por separado, para evitar aglomeraciones de los líderes comunitarios que venían a retirar”, cuenta.

“El día que les tocó a los taxistas, teníamos una fila enorme de taxis, que llevaban a sus compañeros en sus propios autos”. El presidente de la Federación de Mototaxistas de Ciudad del Este, Éver Olmedo Alemán, valoró la iniciativa de los empresarios esteños. Agregó que servirá al menos para una semana.

Somos creativos

En el artículo de ABC color leemos:

Juan Ramírez, miembro de la cámara, indicó que, pese a las dificultades económicas que vienen arrastrando, decidieron apostar a la solidaridad y acompañar la causa nacional. Dijo que no pidieron ningún subsidio al Estado y que esperan superar la crisis como siempre lo hicieron.

“Estamos acostumbrados a ser empresarios independientes sin apoyo del Estado. Siempre sobrevivimos por nuestros propios medios y esa mentalidad sigue firme, somos aguerridos empresarios, y además, somos creativos”, resaltó.

Cada oración también es un compromiso con las personas por quienes se reza

El 16 de abril, en la prédica de la misa diaria en el Santuario de Madrid, el P. José María García, director del movimiento de Schoenstatt en España, explicó que, para un cristiano,  para un schoenstattatiano, cada oración también es un compromiso con las personas por quienes se reza, con las situaciones por cuales se reza. No podemos rezar entonces por las familias afectadas económicamente por la pandemia sin, en el mismo momento, poner manos a la obra para ayudarles. Tan simple es.

“Hasta me siento incómodo contando todo lo que se puede hacer…”.

Etiquetas: , , , , , , ,

1 Responses

  1. Excelente testimonio. El Señor nos pide que estemos con los mas necesitados, nuestro padre JK quiere que construyamos un mundo más solidario. Gracias por mostrarnos que todo eso es posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *