Missbrauch

Publicado el 2022-11-11 In Temas - Opiniones

¿Cómo ocurre el abuso espiritual en la iglesia?

ALEMANIA, Maria Fischer •

«El narcisismo clerical es la piedra angular del abuso espiritual», dice el Dr. Martin Flesch, especialista en psiquiatría y psicoterapia, en una entrevista con Felix Neumann en Katholisch.de , el portal de noticias de la Iglesia católica en Alemania. El motivo de la entrevista fue la publicación del libro “Los afectados. Espacios de sufrimiento psíquico en la Iglesia Católica”, en el que Martin Flesch utiliza 12 historias de casos para describir experiencias de abuso espiritual, no solo por parte de clérigos, sino también de figuras poderosas, mujeres y hombres, en órdenes religiosas, comunidades espirituales y movimientos.

Martin Flesch es especialista en psiquiatría y psicoterapia con especialización en psiquiatría forense. Desde 2012 ha estado activo en su consulta como perito en diversas áreas del derecho, incluido el derecho canónico. Trató a numerosas víctimas de abuso espiritual y sexual. En octubre fue publicado por Echter-Verlag su libro “Die Betroffenen. Seelische Leidensräume in der Kirche” (Los Afectados. Espacios de sufrimiento psíquico en la Iglesia Católica).
“¿Cómo ocurre el abuso espiritual en la iglesia? El psiquiatra Martin Flesch aborda esta cuestión en su libro “Los afectados”, en el que describe y analiza “los espacios de sufrimiento psíquico en la Iglesia católica”. Está convencido: detrás de la utilización de las relaciones pastorales, detrás de las heridas y el sufrimiento, hay un sistema que atrae y favorece a los perpetradores”, dice Félix Neumann en el artículo del 3 de noviembre de 2022.

Mientras haya falta de disposición para cuestionar tanto a las estructuras narcisistas, como las orientadas al poder y adoptar una posición completamente impotente y orientada a la pastoral, no hay posibilidad de cambio», dijo el Dr. Martin Flesch, quien pertenece al Movimiento de Schoenstatt. “Las mismas estructuras que hicieron posible el abuso también son responsables de que los afectados no sean adecuadamente escuchados después del abuso».

Entrevista original en alemán

Publicamos aquí, con permiso del equipo editorial de katholisch.de, la traducción al español de la entrevista completa. 

El narcisismo clerical es la piedra angular del abuso espiritual
VEITSHÖCHHEIM – Cuando los clérigos se convierten en perpetradores es en una etapa temprana, dice el psiquiatra Martin Flesch en una entrevista para Katholisch.de: con demasiada frecuencia, la propia vocación sirve como sucedáneo en un conflicto de la propia personalidad. Así surge el caldo de cultivo para el abuso espiritual en la propia estructura de la Iglesia.

¿Cómo ocurre el abuso espiritual en la Iglesia? El psiquiatra Martin Flesch aborda esta cuestión en su libro «Los afectados», en el que describe y analiza «los espacios de sufrimiento psíquico en la Iglesia católica». Está convencido de que detrás de la utilización de las relaciones pastorales, detrás de las heridas y el sufrimiento, hay un sistema que atrae y favorece a los perpetradores. En una entrevista con Katholisch.de, el especialista en psiquiatría y psicoterapia explica por dónde tienen que empezar los responsables de la formación de sacerdotes para superar el clericalismo.

Pregunta: Sr. Flesch, el narcisismo es una palabra clave para usted. Usted escribe que las estructuras de abuso surgen de constelaciones y conflictos narcisistas. ¿Por qué el narcisismo es tan central para interpretar el abuso espiritual?

Flesch: El narcisismo es la piedra angular para las estructuras de abuso y sólo un requisito previo para el clericalismo persistente. Es un fenómeno eclesiástico que las personas suban a los puestos de poder para escapar de su propio sentido de insuficiencia, de no significar nada o no ser nada como un ser humano «normal». Los déficits psicológicos deben compensarse enriqueciendo la propia esfera de eficacia a través del poder y la influencia. Por eso, siempre llegamos a estructuras narcisistas a las que tenemos que hacer frente, si también queremos abordar de forma preventiva las estructuras de abuso.

Pregunta: La crítica a una imagen exagerada de los sacerdotes no es nueva.

Flesch: Por supuesto, no he inventado estos hechos. Se pueden encontrar afirmaciones más antiguas con una base más profunda en otros autores técnicamente formados, como Eugen Drewermann («Kleriker» de 1989). Estas no son teorías o hipótesis que me haya sacado de la cabeza o copiado. El hallazgo me fue confirmado ante todo por mi trabajo clínico en casos concretos, y de ahí deduje y verifiqué estas hipótesis. Lo que Drewermann diagnosticó hace más de 30 años sigue siendo actual y es verificable en la práctica.

Pregunta: ¿Cómo se refleja esto en tu trabajo?

Flesch: Sigo encontrando contenidos y representaciones fenomenológicas similares en clérigos y religiosos que llegan a mi consulta. A menudo tenían una fascinación por la religión desde una edad muy temprana. Muchos dicen que la vocación era y es el único camino viable para ellos, sin poder evitar la legitimación para el sacerdocio, por ejemplo sobre la base de un llamado «ser elegido». La vocación es vista como un lugar seguro que da protección y seguridad, pero también es vivida como un intercambio de roles y vidas. Muchos que poseen un grado de introspección descubren que han visto la vocación como una compensación a las deficiencias personales. Pero lo que todos parecen tener en común, si los acompañas el tiempo suficiente, es el miedo a confrontarse con la propia sexualidad, capacidad de relación y libertad a la hora de decidirse por la vocación.

Pregunta: ¿Estamos hablando de sacerdotes como perpetradores potenciales o sacerdotes que son víctimas de abuso espiritual?

Flesch: Antes de que podamos siquiera hablar de las estructuras perpetradoras, casi sin excepción, estas personalidades se ven inicialmente afectadas: se encuentran en la situación tensa y conflictiva de tener que aceptar sus propias deficiencias de personalidad, que difícilmente les permiten integrarse. Se habla de una identidad desintegrada, porque muchos no saben realmente quiénes son. Sobre esta base, surge el potencial y el vacío inicialmente todavía difuso de los abusos que luego se pueden cometer.

Pregunta: Los candidatos al sacerdocio están envejeciendo. Casi nadie comienza directamente después del seminario, la mayoría tiene una vida y un trabajo antes de ingresar al seminario. ¿Se está mitigado el problema por esta creciente experiencia de vida de los nuevos sacerdotes?

Flesch: Puede ser, pero no tiene por qué serlo. La pregunta es: ¿Cómo se utilizó el tiempo hasta el momento de la vocación? De poco sirve si me decido diez años más tarde, de lo que ha sido habitual en promedio, por el sacerdocio o la vida monástica, si en estos diez años sigo teniendo el nivel de madurez que tenía cuando tenía 18 o 20 años. Si no aproveché las oportunidades para desarrollarme personalmente mientras buscaba el camino de vida correcto para mí, los mismos problemas surgen con los candidatos mayores. También para ellos surgen las mismas dudas que entre los jóvenes sobre la integración de su propia sexualidad, orientación sexual, la capacidad de entablar relaciones y la capacidad de configurar libre y personalmente sus vidas.

Pregunta: ¿Y cómo se puede afrontar esto en la formación sacerdotal?

Flesch: En este momento, la formación sufre por el hecho de que predomina una funcionalización del sacerdocio, lo que lleva a un desequilibrio entre persona y oficio. En cambio, sería importante dejar espacio y desarrollo para la subjetividad. En última instancia, esto significa que necesitamos con urgencia una reconciliación de oficio y persona. La fe como realización de la existencia humana y de la realidad vital del individuo debe pasar a primer plano. En términos muy prácticos, esto significa para la formación de los sacerdotes que necesitamos urgentemente tiempo y módulos suficientes para el encuentro con uno mismo, para la maduración de la personalidad y, sobre todo, para el autoanálisis. Sin estos requisitos previos, en mi opinión, no es posible una personalidad sacerdotal reconciliada consigo misma.

Pregunta: ¿Ve usted una voluntad de hacer tales cambios por parte de los obispos, que son los responsables últimos de la formación de los sacerdotes en sus diócesis?

Flesch: Al menos en parte, veo la voluntad de enfrentar estas preguntas y hacer cambios en esta dirección. En ningún caso será suficiente cambiar módulos individuales en la formación de sacerdotes sin hacer cambios significativos en el sistema clerical. Pero, por supuesto, los mismos obispos también forman parte de este sistema y están integrados en las estructuras del clericalismo. Esto dificulta la reforma y superación del sistema. Si faltan los requisitos previos necesarios para la introspección, no se reconoce la realidad de la psique detrás de lo visible, en particular, no hay capacidad de introspección en la ambigüedad del sistema clerical.

Pregunta: En su libro ha dado voz a los afectados y se quejan de que falta el proceso y que no se les escucha lo suficiente.

Flesch: Las mismas estructuras que hicieron posible el abuso también son responsables de que los afectados no sean adecuadamente escuchados después del abuso. Mientras yo, como clérigo, no tenga conocimiento de estas estructuras y no me pregunte hasta qué punto esto tiene algo que ver con mi propia personalidad, no podré elevar el nivel de sensibilidad requerido en la comunicación con los afectados. Numerosos sacerdotes y miembros de órdenes religiosas que he acompañado, o también empleadas en el servicio de la Iglesia, se quejan repetidamente de la frialdad emocional y la incapacidad de relación que tienen que experimentar en su comunicación con la dirección de las diócesis o las órdenes religiosas.

Pregunta: En los diversos estudios de evaluación, se lee una y otra vez que los obispos y los encargados de personal se vieron desbordados al tratar la comunicación con los afectados. Entonces, ¿son realmente los responsables de Iglesia los que necesitan terapia primero?

Flesch: Definitivamente diría que sí en casos individuales. Con una regularidad aterradora resulta que precisamente estas personalidades, que siguen el camino de la vocación sobre la base de su insuficiencia emocional y estructural, encajan en las estructuras clericales superiores como una llave en una cerradura – porque, por supuesto, la funcionalización del cargo también evita que los afectados se enfrenten consigo mismos y con sus propias carencias. Mientras haya falta de disposición para cuestionar tanto las estructuras narcisistas como las orientadas al poder y adoptar una posición completamente impotente y orientada a la pastoral, no hay posibilidad de cambio. Por supuesto, incluso las personas en puestos religiosos directivos solo pueden apoyar adecuadamente a sus colaboradores en la medida en que se hayan ido dentro del marco de su autoanálisis.

Pregunta: ¿Hay alguna esperanza para la Iglesia y para los afectados por el abuso espiritual?

Flesch: Para los afectados individualmente, siempre existe la posibilidad de recuperar cierto grado de estabilidad y calidad de vida a través del apoyo terapéutico, según el grado de traumatización. Pero también tengo esperanza para la Iglesia como un todo, si se concentra en vivir y transmitir el mensaje central de Jesús. Este mensaje nunca trató sobre estructuras de poder, influencia y clericalismo. Siempre trató de transmitir la aceptación de uno mismo sobre la base del desarrollo de la personalidad, para luego poder vivir y transmitir la misericordia. Esta es la esperanza de la Iglesia.
Por Félix Neumann

 

Original: alemán. Traducción: Paz Leiva, Madrid, España

Etiquetas: , , , , , , , , ,

3 Responses

  1. Mientras haya falta de disposición para cuestionar tanto a las estructuras narcisistas, como las orientadas al poder y adoptar una posición completamente impotente y orientada a la pastoral, no hay posibilidad de cambio», dijo el Dr. Martin Flesch, quien pertenece al Movimiento de Schoenstatt. “Las mismas estructuras que hicieron posible el abuso también son responsables de que los afectados no sean adecuadamente escuchados después del abuso».
    Desglosado este delicado estudio propuesto por el Dr. Flesch ,me permito discentir en el punto de no «haber posibilidad de cambio» es precisamente ese el punto neuralgico que hay que corregir, si una estructura a presentado atravez de los tiempos falencias que se repiten en forma tediosa y con altos costes en las almas que se pretende educar, es que hay una falla que corregir..la propuestas dadas por nuestro Padre fundador en cuanto a los caminos de autoeducacion y la busqueda del ideal personal ,que el magistralmente define como la busqueda de un hombre nuevo con personalidad ,sacerdotal y libre, ese el camino para mejorar la «casa paterna» si no fuera asi quedariamos inmerso y huerfanos a la interperie de un tiempo lleno de pasiones y descarnadamente cruel e inpiadoso ,soy de la idea de que ese silosgismo que emplea el Padre Kentenich cuando dice » conoces esa tierra calida y familiar donde los corazones laten juntos ..es la tierra del tabor que el señor nos a escogido es la pradera soleada del amor eterno …….» el nos dce que alli esta el corazon del Amor. eterno .y deberiamos reconstruir o por lo menos ayudar a modificar esta realidad que describe el Dr. Flesch…si nuestra Santa Iglesia Católica ..»asumiera esa obligación con la urgencia que merece» ..no perdiendo tiempo en menudencias y esquematizaciones que impiden las mejoras necesarias ..la casa estaria en orden…finalmente pienso que es nuestro querido «Papa Francico» el que debe conducir a ese nuevo orden., las herramientas las tiene ,los instrumentos tambien, hombres y mujeres probos ,que quieren un mañana mejor ,y que generaciones futuras reclamaran…sigo pensando la CAU es el camino.

    • Estimado Julio C., Martin Flesch no dice categoricamente que no hay posibilidad de cambio. Dice que «mientras haya falta la disposición…., no hay posibilidad de cambio». Da dos pistas claras para el cambio: – 1) cuestionar (eliminar) las estructuras narcistas y 2) cuestionar las estructuras orientadas al poder.
      Ojala que el libro mismo pronto sea a disposición en español para poder estudiar y aplicarlo bien.

      • Mucha Gracias Querida Maria por tu aclaración —..si es «un tema» muy delicado y debe abordarse con mucha prudencia siempre con la esperanza de mejorar las estructuras , es alentador saber que por lo menos tenemos conciencia que asi deberia ser, el cuestionamiento ya esta planteado, los teologos y erudiptos deberán dar su soluciones .»concretas y precisas» ..esto del Sinodo pienso ,es un instrumento extraordinario..un paso que nos acercará a la meta ,nuestro querido Francisco tiene muy claro cual es el camino a seguir..su lucidez es una inspiración dell «espiritu santo» ruego al Señor que tenga los tiempos necesarios para contribuir y plasnar ese cambio. esencial para el futuro de nuestra Santa Iglesia Catolica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.