Publicado el 21. octubre 2019 In José Kentenich

“Hasta ahora fue una obra limitada. Ahora rebasa los límites y se vuelve internacional”

DACHAU, Maria Fischer / Hna. M. Elinor Grimm •

“El 24 de septiembre de 1944 consagramos a todas las naciones aquí presentes a la Mater ter admirabilis de Schoenstatt. La escogimos como reina. Ya en ese momento le dimos a nuestra Obra de Schoenstatt una nueva base internacional. Este desarrollo recibirá hoy su sello final. Aquí y ahora queremos fundar una “Católica». Todos están representados», así lo dijo el padre Kentenich el 18 de octubre de 1944, hace 75 años en el campo de concentración de Dachau. —

“Hasta ahora fue una obra limitada. Ahora rebasa los límites y se vuelve internacional, el último paso de desarrollo, como ya se indicó en la primera Acta de Fundación: para nuestra casa, para toda la provincia e incluso más allá». Ahora se dan todos los requisitos previos. Dios habla a través de las circunstancias. Hoy es un día tan memorable como en 1914 en Schoenstatt y 1919 en Hoerde. El desarrollo de 25 años se ha completado. Comienza un nuevo capítulo en la historia…”.

Un nuevo capítulo en la historia, un “más allá», que pone a Schoenstatt en medio del mundo y hace de la internacionalidad un regalo y una tarea. Y esto desde Dachau, desde un lugar donde se creó el odio hacia los demás, hacia lo extranjero, lo desconocido.

La Hna. M. Elinor Grimm, una de las dos guías autorizadas en ese lugar del Movimiento de Schoenstatt, informa a schoenstatt.org sobre algunos de los encuentros internacionales en el lugar de Dachau, en las cercanías de este día conmemorativo.

India

El 15/10 después de la visita con los alumnos, me dirigí a la sala conmemorativa para dar las gracias a la MTA. Dos señores -sacerdotes de la India- se encontraban cerca de nuestro rincón de Schoenstatt y me miraron amistosamente: un capellán -que trabaja cerca de Augsburgo desde hace cuatro años- y su visita, el Vicario General de Kerala, India. Por mi broche reconoció a ‘Schoenstatt’ y quiso llevar saludos a Kerala a mi hermana de curso en Shoranu. Pude darles más información sobre el P. Kentenich. Nos sentimos muy contentos con ese breve encuentro.

 

EE.UU.

Luego me fui al estacionamiento del Carmelo, donde estaba mi auto. En el patio del Carmelo, una mujer me chapurreó algo en alemán. Quería hacer algunas preguntas. Sus abuelos emigraron hace mucho tiempo de Alemania a los EE.UU. a través de Rusia y mantuvieron el idioma alemán. Ella quería saber si realmente acentuaba bien la palabra «Danke» (“Gracias”) ¡y me agradeció especialmente por escucharla! En realidad, fue un breve momento, pero aparentemente pude darle una alegría y también le entregué folletos sobre el P. Kentenich.

Portugal

El 16 de octubre recibí una solicitud a través de un email en inglés, de schoenstattianos de Portugal que me preguntaban si podía encontrarme con ellos en Dachau a las 11 de la mañana. El marido de una de ellas había sido enviado a Munich para una capacitación profesional. Probablemente ellos pensaron que yo estaba en ese lugar todos los días. Si es que lo iba a hacer, tenía que actuar rápido y conducir. “Bueno, si la MTA lo quiere -pensé-, puede hacer que funcione y que nos encontremos en Dachau”. Con experiencias similares anteriores, ¡siempre dio resultado!

Me enteré de que ya había varias personas de habla portuguesa en el punto de información. Así que caminé lentamente por el museo, y ¡nada! Luego, rezando, quise volver por el camino del campo de concentración hacia atrás y… volver a casa. En ese momento, las señoras se pusieron en contacto conmigo por teléfono. Pude recogerlas en el centro de visitantes y al menos, mostrarles habitaciones y lugares importantes. Gracias a Dios que nuestro inglés fue suficiente para eso. Por la tarde, me enviaron a mi teléfono móvil otra foto y palabras de agradecimiento: Dear Sister Elinor, we apreciate very much your company and guided visit! Thank you for your time. (¡Querida Hermana Elinor, le agradecemos su compañía y guía! Muchas gracias por su tiempo).

Vimos el encuentro como un regalo para el 18 de octubre, ¡por los 75 años de la Internacional de Schoenstatt!

 

 

Original: alemán 17/10/2019. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *