Publicado el 11. octubre 2015 In Vida en alianza

Una sala «João Pozzobon» en la Casa Padre Kentenich en Belmonte

ROMA, BELMONTE, por Maria Fischer •

Fue en la noche del 7 de septiembre, durante la reunión del Consejo General del Instituto de Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt en Belmonte: cuando decidieron ir adelante, y que no se siguiera esperando que alguien proponga un nombre para la tercera sala de reuniones, aún libre, después que las otras dos han sido nombradas Franz Reinisch y Gertraud von Bullion, por iniciativa de los amigos del Padre Reinisch y de la Federación de Mujeres de Schoenstatt. La tercera sala llevará el nombre de João Pozzobon ¡y esperamos que la Campaña de la Virgen Peregrina en todo el mundo se haga cargo de ella!

IMG_8932

En el cruce de los tres héroes

Belmonte es un lugar de iniciativas libres. Un círculo de amigos del Padre Franz Reinisch, encabezado por el P. Martín Emge, desde hace años se comprometió con la conquista de una sala de reuniones en Belmonte que llevará el nombre de este mártir de la consciencia. Recaudaron fondos con tanto compromiso y creatividad que ya pudieron aportar  casi el costo total de la sala. Con alegría enorme vivieron la bendición del cuadro de Franz Reinisch por el Papa Francisco durante la audiencia jubilar del 25 de octubre de 2014.

Hace solo unos meses, Bettina Betzner, de la Federación de Mujeres, preguntó si aún había una sala «sin patronato», y al recibir la respuesta: «son dos», dijo: entonces una de esas salas debe llevar el nombre de la primera mujer de Schoenstatt, Gertraud von Bullion – y nosotros, desde la Federación de Mujeres, nos comprometemos con la conquista material y espiritual. Grande fue su sorpresa cuando la primera donación para la sala llegó de alguien que no forma parte de su comunidad, pero que se siente muy vinculada a Gertraud. «Belmonte, incluso hace de los ‘santos’ de una comunidad de Schoenstatt ‘santos de todos nosotros'», comenta feliz. En el Año de la Misericordia, un grupo de integrantes de la Federación de Mujeres hará una peregrinación a Roma, y en ese marco llevará un gran cuadro de Gertraud para colocar en la sala. Qué alegría grande al darse cuenta que desde las ventanas de la Sala Gertraud se puede mirar directamente hacia la ermita, un regalo de esa comunidad.

Y ahora, quedaba una sala. ¿Quién iba a asumirla? Fue el P. Daniel Lozano, el Rector del Santuario de todos nosotros, que propuso adelantarse y ofrecer una sala a Joao Pozzobon.

Ahora están tres salas de reuniones, con los nombres de tres personas que cada una, a su manera, refleja todo Schoenstatt, refleja la Alianza de Amor vivida según la propia vocación. Bienvenidos todos en el «cruce de los tres héroes».

 

IMG_8927

Una decisión en un momento especial

El Consejo General tomó la decisión en la tarde del 7 de septiembre. Hace once años, exactamente a la hora en la que se tomaba la decisión, cientos de misioneros de la Virgen Peregrina levantaban en alto su Peregrina durante la vigilia en los jardines vaticanos, previo a la bendición del Santuario de Belmonte. En ese momento la imagen de la MTA destinada para el Santuario de todos nosotros se había caído al suelo rompiéndose en mil pedazos. Un signo silencioso, fuerte. Aquí estamos. Nosotros seguimos llevando a la Santísima Virgen…

Don João Pozzobon llevó a Roma la Peregrina Original, para presentar a la Iglesia toda la fecundidad de la Campaña de la Virgen Peregrina. Fue en el año 1979.

En 2014, la Peregrina Original, accidentada y como símbolo de la Iglesia accidentada que el Papa Francisco prefiere a una Iglesia enferma por quedarse cómodamente instalada, volvió a Roma y estuvo en la audiencia jubilar con el Papa Francisco. También visitó el Santuario de Belmonte.

Schoenstattiano en salida

Pozzobon-Arendes-Peregrina

Ahora habrá una sala con el nombre de Don João Pozzobon, modelo del «schoenstattiano en salida».

¿Qué imagen de Don João hablará en esta sala sobre su vida y su misión? ¿Cómo se va a presentar en esta sala la misión del «burrito de la Mater» en este nuevo siglo de Schoenstatt?

Una misionera de Portugal enviaba unas fotos de Santa María, Brasil, la cuna de la Campaña, «en caso de si ustedes quieren hacer algo con ellas en la sala de João Pozzobon». Pero la sala Pozzobon es una oferta al compromiso, a la iniciativa libre.

«Ahora hay que llenar la sala con vida, con capital de gracias», comentó Cristina White, misionera de la primera hora en la Argentina. «¡Y visitarla!»

«En Héroe Hoy, hay unas palabras de él muy lindas porque contienen los elementos centrales de su espíritu schoenstattiano, eclesial y universal para Belmonte», escribe ella, y las cita:

 

«Querida Madre y Reina … Al renovar la consagración de los 31 años, reconozco que aceptaste mi nada como la de un niño pequeño, y fui creciendo por la formación de vuestro Santuario, y descubriendo riquezas maravillosas: no veía,  pero creía. Que esta grandiosa Campaña del Santo Rosario… signifique un gran florecimiento espiritual en la gran Obra de Schoenstatt, que se extienda por todo el mundo, para el mayor bien de la Santa Iglesia».

 

Etiquetas: , , , , , , , ,