Pilzsammler

Publicado el 2022-10-18 In José Kentenich

Otra mirada al Padre Kentenich: El recolector de setas

P. Elmar Busse •

Si se va a las publicaciones sobre el padre José Kentenich utilizando métodos de análisis de contenido cualitativo en ciencias de la comunicación o investigación de palabras clave de marketing, entonces encontrará a Kentenich como una marca o logotipo figurativo: la barba poblada blanca como la nieve, como palabras clave: “pronta canonización”, “siempre”, y desde 2020: «abuso». En la siguiente serie de artículos nos gustaría echar una mirada diferente a Kentenich: ni el de la barba poblada, ni el que es candidato a canonización, pero tampoco el que es sospechoso de abuso de poder o abuso espiritual. —

Estos textos fueron escritos hace unos 30 años. La perseverancia de la Iglesia, que respira en los siglos, nos permite volver a poner en discusión estos textos con ligeras actualizaciones. Esperamos, más allá de las atribuciones habituales, posibilitar una mirada nueva y viva sobre la compleja figura del fundador y despertar así la curiosidad por tratarla con mayor intensidad. ¡Creemos que vale la pena!

¿Les gusta recoger setas?

En mi primera parroquia, el organista era un apasionado recolector de setas. Cuando había llovido y hacía calor, nada podía retenerlo. A menudo llegaba a casa con una gran cesta llena. Otros no tenían tanto éxito. Esto se debía a que no conocían tanto las setas comestibles, o tal vez no tenían ese ojo experto para las setas. Las pocas veces que he recogido algunas, ha crecido mi admiración por aquellos que rastreaban los boletus bajo la hierba alta y seca con certeza de sonámbulo. Yo divisaba rápidamente la amanita venenosa que estaba al borde del camino o en el bosque abierto de abetos. Desafortunadamente, las amanitas son venenosas o, como comentan irónicamente algunos recolectores, sólo se pueden comer una vez, sin importar lo hermosas que son y que su color las haga fáciles de reconocer.

La mirada del recolector de setas

El padre Kentenich tenía la mirada de un recolector de setas cuando se trataba de observar en el tiempo tendencias, que pudieran usarse para algo. Al igual que un recolector de setas experimentado llena su cesta, pudo descubrir y filtrar de las muchas tendencias, opiniones e inquietudes lo que la Iglesia podría tomar como una preocupación legítima y positiva. De las muchas voces escuchó las preguntas a las que la fe podía dar respuesta, siempre que uno mismo hubiera encontrado la conexión entre la fe y las nuevas preguntas. En esto el padre Kentenich se diferenciaba de muchos otros atentos observadores eclesiásticos de la época. No sucumbió a la tentación de ver sólo los peligros y los fenómenos peligrosos y advertir contra ellos; ciertamente no sucumbió a un pesimismo que sólo puede quejarse de las malas condiciones, la decadencia de la moral y el abandono de la juventud. Es más fácil encontrar una amanita en el bosque, describirla en detalle y advertir sobre su toxicidad. Solo que nadie se sacia de eso. Es más difícil encontrar las setas comestibles, pero ese es el punto. Esto da como resultado una deliciosa sopa o un sabroso acompañamiento para la carne o un buen relleno para una tortilla.

Fliegenpilz

Amanita muscaria

Habilidad profética

El arte de descubrir lo que Dios quiere en la confusión de los tiempos ha sido siempre tarea de los profetas. Aquellos que estaban muy cerca de Dios, que habían empatizado con la manera de Dios en tratar a las personas, que intentaron destapar y cambiar los abusos e injusticias de su tiempo con una distancia crítica y un corazón vulnerable, siempre fueron extraños en su entorno, su manera de ver las cosas no se ajustaba a las opiniones convencionales.

Predican esperanza donde hay un sentimiento de fatalidad: esto es lo que dijo Isaías durante el asedio de Jerusalén por parte de los reyes circundantes en la época del rey Acaz alrededor del año 735 a. (cf. Is 7:9: «Si no crees, no permanecerás») y nuevamente por Senaquerib alrededor del 690 a.C. (cf. Is 36), Jeremías en su carta a los exiliados en Babilonia después del 587 a.C. (cf. Jer 29: «Os daré un futuro y una esperanza»).

Advierten contra la falsa seguridad, donde algunos creen que el templo del Señor es una garantía de que todo irá bien y que uno no tiene que obedecer los mandamientos de Dios. Los sacrificios y las oraciones no sustituyen a la justicia y la misericordia (cf. Am 5, 21-6, 14).

Los profetas también entran en juego cuando las personas sacan conclusiones falsas del silencio de Dios: «¿A quién temías y temías tanto que me engañaste? No pensaste en mí, no te preocupaste por mí. No me teméis, porque me quedé callado y me escondí” (Isaías 57, 11).

Los profetas son los primeros en notar el cambio en el trato de Dios con las personas y llamar la atención sobre ello: «¡No pienses más en lo que sucedió antes, no mires más lo que pasó hace mucho tiempo! Mira, yo creo cosas nuevas; ya está brotando. ¿No lo notas?” (Is 43,18s)

La visión fundamentalmente positiva del padre Kentenich sobre la situación se expresa mejor en una nota secreta que pudo sacar de contrabando de la prisión de Koblenz a fines del año 1941/42: 

Las principales líneas estructurales de un nuevo mundo comienzan a aparecer en el horizonte. Un viejo mundo está ardiendo. Vemos todo esto y lo evaluamos sólo a la luz de nuestra misión. Nuestra fe, esperanza y amor pueden pasar por las más duras pruebas, cuerpo y alma pueden ser sometidos a severas torturas, para nosotros sólo hay una cosa: nuestra misión… Hay y puede haber para el verdadero embajador en tales destinos dar sólo una cosa en tiempos difíciles: nuestra misión, nuestra familia”.

Y unos años después, en 1949:

Dios es un Dios de vida… Donde Él deja que se quiebre y se rompa, donde perece, donde deja morir, quiere crear nueva vida. Así que la semilla primero debe morir. Debe perecer, entonces dará mucho fruto. Si aplicamos esta norma al tiempo presente, si permitimos que las terribles ruinas, la terrible devastación que encontramos en todas partes en el orden físico, moral y espiritual tengan un efecto sobre nosotros, nos gustaría contener la respiración. Debe ser un mundo nuevo y glorioso el que él levantará de esta poderosa muerte, debe ser un orden maravilloso el que quiere remodelar a partir de las catástrofes y las ruinas”. (citado de la colección de textos: Textos sobre la fe en la Divina Providencia)

Así que: no a la conciencia del fin del mundo, pero tampoco represión de las dificultades que realmente existen, sino, a pesar de todo realismo serio, una esperanza basada en la experiencia de que Dios como Señor de la historia realmente quiere y trabaja para la salvación de todos. Esta perspectiva le permite evaluar algunos fenómenos de manera bastante diferente. Algunos ejemplos de cómo el padre Kentenich tomó tales tendencias y las incorporó a su espiritualidad:

Instinto de infinitud

Tal vez nunca ha habido un tiempo en la historia que haya sido tan fuertemente movido por el desasosiego del instinto de infinitud, pero tampoco un tiempo que haya buscado satisfacer este instinto tan fuerte y unilateralmente en este mundo, por lo tanto, ninguno tan insatisfecho, inquieto e infeliz como el nuestro.” (Carta de octubre de 1949, p. 100 y s).

Así que: no habló de materialismo, sino de un «instinto divino» o «instinto de infinitud» equivocado pero existente. Con tal visión no se construyen frentes entre aquí cristianos allá materialistas. No hay demarcaciones fundamentalistas, pero como cristiano puedo tratar de descubrir el «instinto de infinitud» enterrado o equivocado en mis interlocutores y encauzarlo en la dirección correcta.

Anhelo de libertad

No vio ningún peligro en el hecho de que los jóvenes ya no quisieran que los viejos o las autoridades les dijeran nada. Para él, la libertad suficiente era el requisito previo para que las personas pudieran decidir por el bien desde adentro. Pero lo que era indispensable para él en el contexto de su pedagogía de la libertad era la presentación de grandes ideales que pudieran entusiasmar a la gente. Si faltan estos ideales, entonces la “libertad” en realidad puede conducir al abandono.

Espacio para la subjetividad y la originalidad

La autorrealización se ha convertido en un proceso muy valioso para muchos. Por supuesto, también existe el peligro de cultivar el propio egoísmo y rechazar todo lo que la Iglesia, el estado u otros grupos prescriben como injerencia injustificada en la esfera privada de uno. Entonces la autorrealización se convierte en “autoabsolutización”. El padre Kentenich retomó el anhelo de subjetividad y originalidad, aconsejando a cada uno buscar su «ideal personal», pero lo vinculó a la creencia en Dios Creador, que creó a todo ser humano como original. Quien ha encontrado su «ideal personal» y vive de él es inmune a la tendencia al sobredimensionamiento, pero tampoco se sitúa absolutamente, en oposición a Dios.

Tres ejemplos que ilustran cómo el Padre Kentenich asumió las preocupaciones de la época, los anhelos de un tiempo y supo integrarlos en sus preocupaciones pastorales. Era como un jinete de olas, un surfista que usaba la energía de las olas para su propia locomoción. Esto no debe confundirse con dejarse llevar. Cualquiera que haya visto olas en la televisión o «en vivo» puede imaginar la velocidad de reacción y la destreza física requerida para mantener el equilibrio en la tabla.

Estos «ejercicios de equilibrio» también son necesarios para enfrentar adecuadamente las olas espirituales, para utilizar su energía sin dejarse llevar por ellas, sin voluntad propia.

El equilibrio espiritual surgió del discernimiento profético de los espíritus. Este arte explica también la vitalidad del Movimiento de Schoenstatt. Este arte de lidiar con las tendencias modernas también da lugar a algunos malentendidos en la evaluación de Schoenstatt.

Schoenstatt es demasiado moderno para los «conservadores» porque está muy abierto a los tiempos y representa las mismas preocupaciones que persiguen las actitudes de muchas personas ante la vida.

Schoenstatt está demasiado pasado de moda para los «progresistas» porque al final los schoenstattianos acaban volviendo donde creían que tenían que romper, es decir, a María y a la Trinidad.

Si pedimos y aprendemos del fundador esta mirada positiva, esta alerta ante todo lo nuevo y la necesaria capacidad de discernimiento, entonces podremos sembrar a nuestro alrededor un clima de esperanza que es bueno para muchos.

Frase del fundador
“A menudo es la tragedia de nuestro trabajo pastoral católico, nuestro ascetismo y pedagogía católicos que a veces tratamos de captar a personas que ya no existen.
Alguna vez existieron.
De ahí que la actitud conservadora que está en la sangre del catolicismo adquiera con el tiempo un carácter petrificado y calcificado”.
(citado de la colección de textos: Para un mundo del mañana, fecha, lugar y destinatario desconocidos)

Original: alemán, 13.10.2022. Traducción: Paz Leiva, Madrid, España

 

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.