Fratelli Tutti

Publicado el 2020-11-29 In Fratelli Tutti, Nuevo orden social, Proyectos, Schoenstatt en salida

La buena política en la encíclica Fratelli Tutti del Papa Francisco

AMERICA LATINA, Consejo Círculo de Schoenstattianos Latinoamericanos en Política y Servicio Público •

Schoenstattianos latinoamericanos en Política y Servicio Público convocan a un encuentro virtual el próximo lunes 7 de diciembre sobre el tema: “La buena política en la encíclica Fratelli tutti del papa Francisco”. —

Después del Schoenstattianos latinoamericanos en Servicio Público del 21 septiembre de 2020, este será el segundo encuentro. Ya se armó una comunidad de schoenstattianos en Política y Servicio Público.

El lunes 7 expondrá el padre Carlos Cox D., miembro de los padres de Schoenstatt desde hace casi 40 años, quien, como estudiante de ingeniería en la Universidad Católica de Chile, tuvo activa participación político partidista. Estudió teología en la Universidad de Münster, Alemania. Fue Asesor Nacional de la Juventud Masculina de Schoenstatt de Chile, fundador de Schoenstatt en Cuba y asesor del Movimiento de Schoenstatt en México (1987 a 1997). Durante casi 15 años fue rector del Santuario nacional de la Virgen del Carmen (Maipú, Chile).

Los ecos y complementos a la exposición estarán a cargo de Carolina Dell’Oro Crespo y Hugo Cáceres. Carolina es filósofa recibida en la Pontificia Universidad Católica de Chile, experta en ética. Egresada del Programa de Alta Dirección de Empresas (PADE) y del ESE Business School, es asesora de compañías nacionales y multinacionales en sus planificaciones estratégicas, y docente de las universidades católica y de Los Andes. Ha dictado cursos de postgrado sobre antropología, familia y sociedad, y ética y es una de las 100 mujeres líderes de Chile (distinguida así cinco veces por el periódico El Mercurio).

Hugo Cáceres es ministro de la Presidencia del Paraguay y pertenece a la Rama de Familias de Schoenstatt.

politica

Fratelli Tutti: La política “es una altísima vocación, es una de las formas más preciosas de la caridad, porque busca el bien común”

¿Tú sabes escuchar al Señor que llama, que ha venido hoy para visitarte, que llama a tu corazón con una inquietud, con una idea, con una inspiración? «, preguntó Francisco en el Ángelus del primer domingo de Adviento.

Al leer Fratelli Tutti, queda claro que Francisco sí oye al Señor golpeando al corazón con una inquietud, con las voces del tiempo y de las almas. Son voces que se expresan en la pandemia con sus muertos, sus enfermos, sus médicos y enfermeros al límite, que se expresan en noticias falsas que quieren sembrar odio, en comentarios y actos de odio racial, de género, nacional o simplemente de lo diferente.

Como la encíclica anterior, Laudato si’, ésta también es de doctrina social y toma el título de una expresión de San Francisco de Asís, en quien se inspira. Parte de la Declaración de Abu Dabi (“Documento sobre la fraternidad humana, por la paz mundial y la convivencia común”), que el Papa firmó el año pasado junto con el Gran Imán Ahmad Al Tayyeb, y toma pie también de la pandemia de Covid-19, que se declaró cuando Francisco estaba redactando el texto.

El Papa señala que en Fratelli tutti vuelve a proponer ideas que ha expresado ya repetidas veces, pero ahora situándolas en un contexto más amplio. Considera los nacionalismos cerrados, el rechazo a los inmigrantes, el individualismo, la polarización, las guerras… Pero en la pandemia se han manifestado también de manera extraordinaria las energías de las personas para el bien, en tantos comportamientos solidarios y heroicos (n. 54). De manera que sería un engaño rendirse pensando que no hay remedio (n. 75), pues tenemos motivos de esperanza (n. 77).

El cap. III (“Pensar y gestar un mundo abierto”) destaca lo que la fraternidad aporta a la libertad y a la igualdad. Sin fraternidad, que lleva a la ayuda mutua y al diálogo, “la libertad enflaquece, resultando así más una condición de soledad, de pura autonomía” (n. 103). “Tampoco la igualdad se logra definiendo en abstracto que ‘todos los seres humanos son iguales’, sino que es el resultado del cultivo consciente y pedagógico de la fraternidad” (n. 104).

Ante la mala fama de la política, ¿qué hacer?

Francisco es consciente de la mala fama que en muchos países tiene la política, e insiste en una llamada a rehabilitarla, pues “es una altísima vocación, es una de las formas más preciosas de la caridad, porque busca el bien común” (n. 180). “La política es más noble que la apariencia, que el marketing, que distintas formas de maquillaje mediático” (n. 197). “El político es un hacedor, un constructor con grandes objetivos, con mirada amplia, realista y pragmática, aún más allá de su propio país” (n. 188).

Para Francisco, la política es operante: “Es caridad acompañar a una persona que sufre, y también es caridad todo lo que se realiza, aun sin tener contacto directo con esa persona, para modificar las condiciones sociales que provocan su sufrimiento. (…) Si alguien ayuda a otro con comida, el político le crea una fuente de trabajo, y ejercita un modo altísimo de la caridad que ennoblece su acción política” (n. 186).

La política es un trabajo generoso y paciente, que se dirige a metas altas más que a resultados inmediatos. “Los grandes objetivos soñados en las estrategias se logran parcialmente” (n. 195). El gobernante muestra una “gran nobleza” cuando es “capaz de desatar procesos cuyos frutos serán recogidos por otros, con la esperanza puesta en las fuerzas secretas del bien que se siembra” (n. 196).

Invitamos a leer Fratelli Tutti.

 

Etiquetas: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.