Publicado el 2020-09-06 In Nuevo orden social, Schoenstatt en salida

Políticos schoenstattianos: ¡Agenden esta fecha!

COSTA RICA/LATINOAMÉRICA, P. José Luis Correa/María Fischer •

La invitación, dirigida a schoenstattianos en alguna tarea política, salió a inicios de septiembre, y ya está circulando en varios grupos de WhatsApp y redes sociales. Schoenstattianos en cargos políticos no es algo novedoso – sabemos de alcaldes, intendentes, fundadores de un partido político, candidatos a la presidencia de su país, diputados, ministros -, pero un encuentro (virtual por la pandemia) de políticos de Schoenstatt para intercambiar y salir de eso, no solo como personas que se santifican en el servicio público, sino como políticos schoenstattianos dispuestos a evangelizar el mundo como políticos, esto sí es nuevo. Y se realizará el 21 de septiembre de 2020. —

“Queremos tener un encuentro a nivel latinoamericano de hermanos(as) en la Alianza de Amor que tienen vocación de servicio público,” explica el padre José Luis Correa, iniciador del encuentro y coordinador continental de Schoenstatt. “Les abrimos este espacio para que se conozcan y se apoyen como hermanos en la Alianza, compartiendo la misma misión”.

Evangelizar nuestro mundo y nuestra cultura

“El padre Kentenich desenmascaró un bacilo que afecta a la humanidad entera; lo llamó mecanicismo, que disocia fe y vida, dando lugar a una cultura secularizada, en la que Dios ya no configura la moral, ni la enseñanza, ni la política, ni las artes, etc.”, dice el P. José Luis en la invitación al Foro de Schoenstattianos latinoamericanos en Servicio Público”.

“Desde 1929, Kentenich afirmó, una y otra vez, que a la sombra del santuario se codecidirían esencialmente los destinos del mundo.

Como hombres y mujeres, miembros del Movimiento de Schoenstatt, en servicio público, nos sabemos llamados a evangelizar nuestro mundo y nuestra cultura. No solo santificándonos en el servicio público, haciendo lo ordinario extraordinariamente bien, sino que impregnando nuestro quehacer con los criterios del Evangelio y del Magisterio de la Iglesia. Schoenstatt es un movimiento de renovación religioso moral de la Iglesia y de la sociedad.

Schoenstatt propone una nueva visión del hombre y de la comunidad, asumiendo y respondiendo a “las necesidades económicas, sociales, políticas, morales y religiosas de todos los hombres”.[1]

En el Campo de Concentración de Dachau, el padre Kentenich conoció al politólogo Fritz Kühr. Más de 20 años después, en una visita a ese mismo recinto de reclusión nazi, el padre Kentenich recordó que “un deseo especial del Dr. Kühr era que los schoenstattianos ocuparan puestos clave en la política y en la economía. Tenía una visión amplia y opinaba que debemos ocupar estos puestos, pero sólo cuando estemos formados (…) los nuestros deberán ocupar los puestos más altos, los más peligrosos en medio del mundo”.[2]

Cuando salió del Campo de concentración dijo que, aunque no nos inmiscuyéramos directamente en la política o la economía, sin embargo “sí tenemos cosas esenciales que decir a todos estos problemas”.[3]

En Milwaukee insistió en la necesidad de contar con políticos: los “nuestros tendrían que llevar la batuta en la política”.[4] “Que sean directivos en todos los terrenos (…) personas que son expertas en lo social-político”.[5]

Un año antes de morir, dijo que lo nuestro es “ser no solamente apasionados por Dios sino también apasionados por el hombre. Se trata, por tanto, no sólo de hacer que los hombres se sientan en casa (…) en el mundo del más allá, sino también de impulsarlos a forjar una nueva creación, un nuevo orden social, a gestar un nuevo orden social que solucione los grandes problemas económicos y políticos que afectan a los desheredados de todos los países, especialmente en Sudamérica”.[6]

“¿Qué es lo que queremos? Ser directivos en la sociedad, en la política, (…) debemos tener personas que pongan allí la mano en el remo. Pero todo vinculado con el ideal de lo religioso-moral (…) Pero en vinculación a ello, en dependencia de ello, para la integración del hombre religioso-moral, la transformación de todo el mundo. Esta transformación del mundo, el mundo que tiene que cambiar, (…) no la queremos dejar en manos de otros (…) No. ¿Qué debemos hacer, qué es lo que queremos? Dar nosotros mismos una nueva faz al mundo”.[7]

Panelistas de Paraguay, Chile, Ecuador, México

Con la moderación de Mayi Antillón (Costa Rica) y Christa Rivas (Paraguay), ambas de amplia trayectoria política en sus países, el foro cuenta con mensajes temáticos por parte del P. Alexandre Awi, desde Roma, y del P. José Luis Correa.

Los panelistas son Sebastián Villarejo (diputado paraguayo), Sergio Giacaman (intendente chileno), Xavier Lazo (ministro ecuatoriano) y Miguel Treviño (alcalde mexicano).

Las preguntas del panel son preguntas para nosotros todos como schoenstattianos:

  • ¿Qué y cómo marca mi ser schoenstattiano mi servicio público?
  • Ya que somos “apasionados por Dios y por el hombre”, no queremos dejar en manos de otros la transformación del mundo. ¿Cómo estamos ayudando a forjar un nuevo orden social cristiano que solucione los grandes problemas económicos, sociales y políticos que afectan a Latinoamérica?

El foro se transmitirá via Facebook Live Schoenstatt Costa Rica.

[1] Cf. P. José Kentenich, Carta de Nueva Helvecia, 1948.
[2] P. José Kentenich. Charlas en Dachau. 16 de julio de 1967.
[3] P. José Kentenich. Lucha por la verdadera libertad. 1946.
[4] P. José Kentenich. Desiderio Desideravi. 1963
[5] P. José Kentenich. Op. Cit.
[6] P. José Kentenich. Retiro Padres de Schoenstatt, 1967.
[7] P. José Kentenich. Op. Cit,

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

4 Responses

  1. Por favor si pueden, pasen mas info sobre el evento y la modalidad necesaria para sumarse y aprovechar la dialéctica que seguramente surgira .
    Soy del c. 35 de Fede en ARG… Tucumán.

  2. Sería interesante poder recibir el contenido de esta jornada en diferido (por el horario) para España. Muchas bendiciones

  3. Esta empresa requiere un novedoso diseño
    Operativo para desarrollar su cometido
    Evitar el inmiscuirse en política contingente de un país que puede violar el no intervenir en
    Otro país nota 3)
    No debe ser unaespecie de lobby sino un foro internacional de principios
    Pidamos a Maria Madre del buen Consejo
    Su gracia para esta bendecida iniciativa
    Bendiciones
    John

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *