Santa Cruz do Sul

Publicado el 2021-06-20 In Vida en alianza

Los niños que rezan en el santuario de Santa Cruz do Sul

BRASIL, Ruy Kaercher/Maria Fischer •

“Me enteré de que la Hna. Lilian Goerck, la superiora de las Hermanas de María de Rio Grande do Sul, está en «peregrinación» por Schoenstatt. ¿Quizás schoenstatt.org la busque para que explique las verdaderas razones del «desmantelamiento» del santuario aquí en Santa Cruz do Sul?”. Esta sugerencia de Ruy Kaercher me pasó por la cabeza el 17 de junio cuando pasé brevemente, camino a visitar a un cliente en Coblenza, por el Santuario Original. —

Esta capilla abandonada en Vallendar donde José Kentenich y unos jóvenes se animaron a invitar la Madre del Señor a tomar su morada, aun sin contar con una imagen de ella, solo con la figura de San Miguel entre las cuatro paredes. En más de 100 años, en más de 200 lugares del mundo, otros audaces construyeron réplicas de esta capilla, la armaron con los mismos elementos que en la original y ofrecieron a María vivir en ella y obrar milagros de gracias – no en primer lugar para ellos mismos, como tan bien destacó el P. José María García en la misa de alianza del 18 de junio en Madrid, sino para muchos otros. Y en unos pocos lugares le cancelaron su vivienda. Recientemente en Santa Cruz do Sul, Brasil. Las dueñas la echaron de su casa que junto a tantos otros la habían ofrecido para siempre. Tantas preguntas para la entrevista que no haré. Y la otra gran pregunta: ¿Por qué los Palotinos nunca lo hicieron con el Santuario Original, siendo los dueños legales durante tantos años? Y, ¿de qué santuario tenemos que despedirnos aún más, cuando sus dueños legales deciden “secuestrar” a los elementos del interior y llevarlos a su casa privada o simplemente demoler el edificio?

¿Qué hace que el santuario de Schoenstatt sea un santuario de Schoenstatt?

“En la audiencia de hoy, 2 de junio, entre la Municipalidad de SCS, el Ministerio Público y la Congregación de Schoenstatt (léase: Instituto de Hermanas de Maria), hubo un acuerdo parcial. La propiedad de la BR 471 se mantendrá abierta los martes, jueves y domingos de 14:00 a 17:00 horas con seguridad de la Guardia Municipal. En un plazo de 30 días, la Congregación de Schoenstatt (= Hermanas de Maria) evaluará la posibilidad de colocar más símbolos religiosos de la Mater en ese lugar, mientras que el “Santuario” (léase: los elementos del interior) permanecerá en la calle Tomás Flores 759, abierto al público todos los días de 7:30 a 17:30 hasta que se determine el nuevo inmueble. Las misas del día 18 se celebran en la Catedral de Santa Cruz de Sul”.

Se entiende que para la municipalidad es un tema difícil. Pues antes de definir que es un santuario, queda la dificultad de identificar que es Schoenstatt. Parece que toman a las Hermanas como “Schoenstatt”. Pero hay schoenstattianos que se oponen… ¿Qué es Schoenstatt? ¿Y qué es un santuario?

Ruy Kaercher, del Instituto de Familias de Schoenstatt, no puede evitar un cierto sarcasmo: “¡¿Así que ahora tenemos «dos» santuarios en Santa Cruz, uno con altar y otro sin él…?! ¿Entonces surge la pregunta: ¿qué hace que el santuario de Schoenstatt sea un santuario de Schoenstatt, el altar, la capillita? La pregunta sigue siendo: ¿Podemos entonces aquí en Santa Cruz proponer una peregrinación de santuario a santuario, saliendo de la calle Thomas Flores… hasta la «capillita» de la BR 471…?”.

La fe del pueblo, la fe de los niños

“¿No pueden llenar el santuario con peregrinas o poner la Auxiliar?”, preguntan miembros del equipo de schoenstatt.org. “¿Podemos donarles una imagen más tipo santuario?” Como las Hermanas siguen siendo dueñas legales del lugar que “de-santuarizaron”, depende también eso de ellas…

Pero llegan imágenes desde el lugar abandonado por las Hermanas, pero no por los fieles y parece que tampoco por la Mater. Gente que peregrina al santuario, días a día. Un grupo de la rama de madres que allí reza cada martes. Matrimonios que lo hacen en otro día.

Y también los niños. Dos pequeños con su mamá, de rodillas frente a donde estaba el altar y donde ahora solo está una imagen de la Mater, unas flores y las marcas de los símbolos del santuario…

Esta fe sencilla conmueve y da esperanza.

¿Qué hace que el santuario de Schoenstatt sea un santuario de Schoenstatt, el altar, la capillita? No, dice el P. Kentenich. No, dice la historia de Schoenstatt. Son los aportes al capital de gracias, estos aportes reales, que no solo son sentimientos piadosos, sino aportes reales, concretos.

Con capital de gracias, tomado en serio, hubo un santuario en Dachau. Con capital de gracias real, puede haber santuarios en los lugares de trabajo más duros y “ateos”. Con capital de gracias puede haber un santuario en Cuba, en Corea del Norte, en las cárceles de Hamburgo y de Itaugua.

Con capital de gracias, con nuestro capital de gracias real, puede haber un santuario en la BR 471 de Santa Cruz do Sul, en este santuario del cual solo quedaron las paredes y la fe sencilla del pueblo de Dios.

Etiquetas: , , , , , ,

2 Responses

  1. Y sí, cada santuario es (de alguna forma) «propiedad» del pueblo santo de Dios. Es para ellos, para los peregrinos, que existe y está como signo de la presencia paterna de Dios y de materna de María en nuestro camino.
    Los institutos o federaciones (que gran parte también son laicos/as también!) son «administradores» solamente.
    Creo que es un caso único y muy triste éste. Quizá un llamado para una reforma profunda de ciertas estructuras de algunos Institutos, para que prime la transparencia, el dialogo y la caridad.

  2. Juan Enriqeu Coeymans Avaria dice:

    Lo, sucedido en Santa Cruz do Sul, es una llamada del Señor para que aclaremos ciertas cosas que no están bien definidas: los santuarios de Schoenstatt pertenecen a la Familia de Schoenstatt. Cada Santuario está a cargo y es propiedad física y legal de algún Instituto o federación o Comunidad, pero los propietarios del terreno, no pueden acapararlo como quieran , porque moralmente, el Santuario es de toda la Familia que lo respalda , porque como muy bien dicen en el articulo, a aun santuario d e Schoenstatt lo hace el capital de gracias, no la propiedad física.
    Creo que de aquí en adelante, si se quiere hacer algo, retirar alguna imagen etc., debe consultarse a toda la Familia del lugar, y no sentirse que el santuario es como si fuera un Colegio una Clínica que abro o cierro a mi voluntad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *