Publicado el 6. octubre 2015 In Vida en alianza

La vista desde la ventana de Sudáfrica; cuatro camas en Portugal; y ¿habrá dulce de leche en “Argentina” para cada peregrino?

ROMA, Belmonte, por Maria Fischer •

8 de septiembre de 2015, undécimo aniversario de la bendición del Santuario de todos nosotros en Roma. La Familia de Schoenstatt italiana lo celebró el domingo anterior “por última vez con la obra de construcción”, como dijo Davide Russo. Después de todo, las charlas y la Santa Misa no se efectuaron más en la carpa alquilada; el hall de la Domus Pater Kentenich está disponible desde el Jubileo en octubre del 2014. ¡Cuántos buenos recuerdos existen de esos encuentros aquí, la venta de libros y artículos religiosos, la buena taza de café, los refrescos y tantas conversaciones! El que este 6 de septiembre se hayan roto varias sillas plásticas, es tal vez es un signo de que ha llegado el fin de lo provisorio…

La Domus Pater Kentenich está casi terminada justo para la apertura del Año Santo de la Misericordia, 50 años después de la conclusión del Concilio Vaticano II, de la colocación simbólica de la primera piedra del Santuario Matri Ecclesiae por el Padre Kentenich, y de su conferencia programática sobre la misión de Schoenstatt en la Iglesia postconciliar.

IMG_8652

Más que muebles

“La Casa Padre Kentenich en Belmonte está a punto de ser terminada. Muy pronto estará llena de muebles, luces y tecnología, ya que se han instalado las puertas, las ventanas y terminado los revestimientos. Sin embargo, más allá de las instalaciones, necesita algo más que muebles: para estar llena de vida en el espíritu de la alianza, de la alegría en el Evangelio y del amor por la Iglesia, necesita ideas, entusiasmo, movimiento, vida” escribió en una carta el Rector, P. Daniel Lozano, en la que invita a colaborar dando forma a la casa. “Necesita tinajas en las que el agua de la Alianza de muchos santuarios de todo el mundo se convierta en el vino de amor por la Iglesia. Necesita columnas para sostener la casa de nuestro Padre; necesita rostros que den un rostro a la imagen de la Santísima Virgen, nuestra Mater: tres iniciativas de los últimos años que movilizaron mucho y aún lo siguen haciendo”.

Lo mejor de la Cultura de Alianza de cada país

Luego mencionó la iniciativa que hace de la Domus Pater Kentenich algo único entre todas las casas de Schoenstatt que existen en el mundo: “Necesita lo mejor de la Cultura de Alianza de cada país en el que Schoenstatt haya echado raíces; necesita el testimonio vivo de los schoenstattianos. Es por eso que en esta casa hay una habitación para cada país donde haya un Santuario, y tres salas de reuniones que llevan el nombre de tres personas que dieron su sello a Schoenstatt: Franz ReinischGertraud von Bullion y João Pozzobon. El 8 de septiembre, en el undécimo aniversario de la dedicación de nuestro santuario, el Consejo General del Instituto de los sacerdotes diocesanos de Schoenstatt, colocamos solemnemente los nombres de los países y de estas tres personas en las puertas de las habitaciones y salas de reuniones respectivas”.

deutschland02

Una decisión en la noche del 7 de septiembre

Volvamos a este 8 de septiembre. Desde el lunes 7 de septiembre, el Consejo General del Instituto de los Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt estuvo reunido en Belmonte. Fue un encuentro muy intenso, porque apenas se les vio. En la noche del 7 de septiembre se tomó la decisión: “No se seguirá esperando que alguien proponga un nombre para la tercera sala libre de reuniones, después que las otras dos salas han sido nombradas Franz Reinisch y Gertraud von Buillon, por iniciativas de los amigos del Padre Reinisch y por la Federación de Mujeres de Schoenstatt. La tercera sala llevará el nombre de João Pozzobon ¡y esperamos que la Campaña de la Virgen Peregrina en todo el mundo se haga cargo de ella!”.

Once años atrás, exactamente a esa hora en la que se tomaba la decisión, durante la vigilia en los Jardines Vaticanos previo a la bendición del Santuario de Belmonte, cientos de misioneros de la Virgen Peregrina levantaban en alto su Peregrina en los jardines del Vaticano. En ese momento la imagen de la MTA destinada para el santuario de todos nosotros se había caído al suelo rompiéndose en mil pedazos. Un signo silencioso, fuerte. Aquí estamos. Nosotros seguimos llevando a la Santísima Virgen…

pozzobon04

“¡Qué hermosa habitación recibe Alemania!”

De vuelta al 8 de septiembre. A la tarde se celebró la Santa Misa en el santuario por la fiesta de la Natividad de la Virgen. Pero antes tuvo lugar un importante evento: la asignación de las habitaciones de los países.

Como recordatorio: durante la bendición del “santuario de todos nosotros” en septiembre de 2004, llegaron allí incontables tinajas, llevando en sí la riqueza de los pueblos. Ahora, diez años después, los invitados a hacer visible parte de su riqueza son los países, cada uno en su habitación respectiva en la Domus.

Quién viva en una de estas habitaciones, «vivirá» también en el corazón y en la vida de un país con una misión y una cultura únicas.

Belmonte será el regalo de todos los países, una casa para todos los pueblos y culturas en alianza. Donde todo el mundo pueda ser tal como es, y donde bajo un mismo techo todos puedan vivir unidos en comunidad.

Hay 31 habitaciones para huéspedes en la Domus Pater Kentenich, repartidas en dos pisos; las hay individuales y dobles, dos habitaciones adaptadas para minusválidos y dos habitaciones con cuatro camas, disponibles para familias o jóvenes, hasta que las habitaciones para jóvenes se encuentren terminadas. Hay 31 países que tienen al menos un santuario de Schoenstatt. Por lo que estas habitaciones reciben los nombres de estos países. Y los schoenstattianos de cada uno de ellos están invitados a decorar estas habitaciones y en lo posible, a contribuir a su financiación. Todo esto se ha aclarado desde hace tiempo. Pero lo que faltaba era la distribución concreta de las habitaciones. Llegó ese momento. Y se asignaron por orden alfabético (en italiano). La primera habitación se llama “Argentina” y la última “Uruguay” y entre ambas hay un montón de sorpresas, como lo observaron los cinco sacerdotes del Consejo General, cuando descubrieron, acompañados por los fotógrafos, las hojas puestas en las puertas con los nombres de los países y los números de las habitaciones.

En realidad, después de las primeras habitaciones quisieron dejar al fotógrafo solo con las listas, pero: “¡qué hermosa habitación recibe Alemania!”, exclamó el P. Stefan Keller y todos quisieron ver por qué es tan bonita…y luego quisieron ver dónde está Burundi y Portugal y Sudáfrica. Y P. Daniel Lozano estaba parado junto a la puerta de Argentina con sus ojos radiantes. La habitación brillaba con el sol. “Y además es especial para discapacitados”, dijo riéndose. “¿Cómo le explicaré esto a los argentinos?”.

portugal11

Vista de la habitación de Portugal

Abiertos a las sorpresas de Dios

“La Familia de Schoenstatt de la República Checa ya financió su habitación y ahora ha regalado algunas lámparas para la iluminación externa”, dijo Martín Emge. “¡Y qué increíble: desde la ventana de la habitación de la República Checa se pueden ver muy bien esas lámparas!” El P. Martín Dörflinger pegó el letrero “Burundi” en la puerta de la habitación “en representación de mis hermanos de curso de Burundi”.

“La vista desde la ventana de Sudáfrica es sin duda la más hermosa”, dijo Sarah-Leah Pimentel, que recibió una de las primeras fotos de “su” habitación.

El 18 de octubre llegará a Belmonte una peregrinación de Portugal. Ellos verán que la habitación de Portugal está en un rincón, es bastante grande (cuatro camas) y tiene una vista preciosa a la parte de abajo del predio, donde se encuentra la ermita.

También desde la habitación Gertraud von Boullion se puede ver la ermita. La Federación de Mujeres de Schoenstatt, que tomó la iniciativa de reservar esta habitación, donó esta ermita.

tschechien05

Vista desde la ventana de la habitación de la “República Checa”

Y ahora les toca el turno a los países…

¡Y ahora la cosa se pone interesante! Todos los países están invitados a colocar en su habitación una imagen de la MTA y una cruz que sea típica de su país. La habitación de Australia tiene una cruz diseñada en el estilo de los aborígenes. Ya llegó a Belmonte la imagen de la MTA de Filipinas y la cruz de ese país llega en noviembre.

De cada país debería llegar un adorno para la pared: algo típico e inconfundible de la naturaleza y la cultura de ese país.

“¡Y como sorpresa para el huésped en la habitación de Suiza: chocolate suizo!”, fue la idea de una argentina. “Entonces siempre voy a querer alojarme en la habitación de Suiza”, fue la rápida respuesta de Martín Emge. Y la pregunta de vuelta: Y en la de la Argentina, ¿como saludo habrá dulce de leche o alfajores?” y las ideas siguen surgiendo…

¡Y así deberán seguir brotando! El P. Daniel Lozano invita en el “Encuentro-Belmonte” a recoger ideas, desarrollar visiones, planear acciones… Para el primer encuentro ya se ha fijado el lugar, la fecha y los participantes: del 27 al 28 de noviembre en Memhölz (carta). El centro con una columna en Belmonte.

consejo

Consejo General: P. Martín Emge, P. Stefan Keller, Mons. Dr. Peter Wolf, P. Martín Dörflinger, P. Klaus Alender (ese día como huésped), Rector P. Daniel Lozano (de izquierda a derecha)

Recorrido en fotos por todas las habitaciones de los países

Cuartos de los paises en Belmonte

Diseño, número de habitaciones y contribución financiera para las habitaciones de los países

Llamado a «Encuentros de Belmonte» –  ES

Mensajeros de Belmonte

El sitio web de Belmonte

Original: alemán. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria

 

Etiquetas: , , , , , , , ,