Publicado el 2020-06-10 In Laudato Si, Temas - Opiniones

Tenemos mucho que hacer y hay que hacerlo juntos…

De Bettina Betzner, Alemania •

Querido papa Francisco, me gustaría tener una conversación personal contigo sobre ‘Laudato Si’. Me gustaría buscar tu cálida cercanía, mirarte a los ojos, ser capturada por tu cálida mirada, ser movida por tu profundidad espiritual y tu autenticidad, para hacer de tu preocupación mi preocupación… Tuve esta experiencia cuando vi la película «Un Hombre de la Palabra» de Wim Wenders. —

El encuentro contigo ha cambiado algo en mí.

Después de tu mensaje en la película me volví pensativa, muy pensativa sobre mí misma, sobre mi estilo de vida, sobre mi vida cotidiana, sobre mi manera de tratar las cosas de la vida. Me encontré tomando muchas cosas con demasiada naturalidad. El agua limpia por la mañana cuando abro el grifo y me meto en la ducha, el interruptor de la luz que enciendo y mi apartamento se vuelve brillante y luminoso, la calefacción que proporciona calor en invierno, mi basura que una persona aplicada tiene retirar un día fijo, las tiendas de comestibles empaquetados y, y … sí, doy tanto por supuesto y al mismo tiempo siento que vivo a distancia de estas cosas y acciones cotidianas que me permiten mantener mi vida ordenada.

Tu película con un mensaje para mí muy conmovedor e indescriptiblemente humano, dejó su huella en mí. Me afectaron las imágenes de un paisaje, creación de Dios, totalmente destruido.

¿Cómo vivo realmente?

Cuando empecé a replantearme mis acciones y cómo sería mi papel en la preservación de la creación en el futuro, me hice diferentes preguntas:

¿Cómo vivo realmente, qué uso y cómo uso las cosas, dónde compro y qué compro, de qué me alimento y por qué me alimento de esta manera y no de otra?

Pronto me di cuenta: soy parte de la creación, después de todo, soy la creación de Dios. ¡Incluso soy la corona de la creación! ¿Cómo trato entonces a la creación de Dios, en solidaridad con la humanidad y por el futuro del planeta Tierra? ¿O lo uso sólo para mis necesidades, sin tener una referencia?

Las imágenes de la película de un mar contaminado por la basura me sorprendieron. Pobre gente con ropas andrajosas, ganándose la vida en vertederos de kilómetros de largo, buscando comida o cosas útiles y teniendo que vivir de mi basura. Vi las imágenes, vi a la gente y con el tiempo escuché el desagradable zumbido de miles y miles de moscas y olí el hedor que había en el aire. ¡Una injusticia degradante que clama al cielo! Me avergoncé del hecho de que la gente tenga que sobrevivir con mi basura.

 

La preservación de la creación no empieza con «los de arriba»

Pronto me di cuenta: la preservación de la creación no empieza con los de arriba, o con cualquier otro o con «uno debería», sino conmigo en casa, en mi muy simple vida cotidiana. Así que empecé a pensar y comencé a dar vueltas a mi vida a pequeños pasos, para concentrarme en mi consumo. Para algunos será probablemente insignificante, pero para mí se convirtió en un cambio en mi perspectiva, en mi punto de vista y en mi estilo de vida.

Empecé a interesarme por la moda de segunda mano. Después, fui a comprar más conscientemente con la cesta en lugar de usar bolsas de plástico.

Inmediatamente, compré productos de Comercio Justo. Me gustaría estar en relación con el caficultor de Colombia o con el agricultor de las plantaciones donde crecen mis plátanos, porque como parte de esta creación, me gustaría ver un salario socialmente más justo para todos. En los tiempos del coronavirus, sabemos más que nunca lo que significa la globalización: estamos creciendo juntos, aunque ahora todos tengamos que distanciarnos.

Empecé a mirar mi consumo de carne, y durante medio año he estado comiendo mayormente sin carne. Descubrí la importancia de la preparación de las comidas y desarrollé un nuevo amor por la cocina y la repostería. Empecé a ocuparme de los productos de limpieza de mi casa y empecé a comprar productos de base natural sin aditivos químicos. En este «proceso de conversión», mi vieja lavadora también tuvo que creer en ello, ya que gasta demasiada electricidad y demasiada agua.

Todavía estoy descontenta con los muchos desechos de plástico y de envases de algunos alimentos. Desafortunadamente no llegué más lejos con la cuestión de mi coche, pero sé que sus días también están contados.

Mi contribución a la ecología es invertir en un modo de vida que preserve la creación, en nuevos productos más respetuosos con el medio ambiente. No es consumir, sino usar de manera sostenible.

 

Todos somos responsables, ¡todos sin excepción!

Querido papa Francisco, querido Santo Padre, en tu película entré en relación con tu visión del planeta Tierra, de la creación y de mí como la corona de la creación.

Demasiado despacio comprendí que no sólo los otros tienen que cambiar para preservar la creación, sino que yo tengo que empezar por mí misma. Mis ojos se abrieron cuando dijiste: todos somos responsables, hoy nadie puede decir que no tiene nada que ver con esto. Todos somos responsables, ¡todos sin excepción!

Sentí a través de tus insistentes palabras, a través de tu mirada, que fue más profunda, que todo lo que hago se trata del latido del corazón por un mayor amor por el Creador, por las criaturas y por el planeta Tierra.

La voluntad de cambio viene desde el centro del corazón, del centro interior en el encuentro con Dios en mí y en el otro. Entrar en relación con las cosas, las situaciones y las personas que me rodean, y buscar y reconocer a Dios en ellas, es tu mensaje que se convirtió en el mío.

Sí, querido Papa Francisco, tenemos mucho que hacer y hay que hacerlo juntos.

 

Buscar a Dios en todas las cosas, personas y situaciones.

Si no lo encontramos, no hay que preocuparse. Dios nos encontrará, ¡sólo tenemos que dejar que nos encuentre! J.K.

Original: alemán 9.6.2020. Traducción: Paz Leiva, Madrid, España

Etiquetas: , , , , , , ,

2 Responses

  1. Ojalá todos podamos ser transformados como Bettina. Cuidar de nuestra tierra es un mandato del Señor. Me permito, como ciudadano del hemisferio sur una reflexión adicional. Cuanto mejor estarían los mas necesitados si no se despilfarrara tanta comida. En América Latina y en especial en mi país, Argentina, mucha gente come de la basura. Mientras, producimos alimentos para varias veces el número de habitantes. La pobreza es un tema muy complicado, pero el hambre SI puede ser erradicado en poco tiempo. Empecemos por hacer un uso racional y sustentable de los recursos y veremos mejorar la calidad de vida de muchos de nuestros hermanos.

  2. muchas gracias por el testimonio y el mensaje. Es una invitación a cambiar a un estilo de vida, más ecológico, y como tal mas humano y consciente de la solidaridad como valor que hace sostenible la creación y fecunda su entrega generosa. Muchas gracias; los testimonios tienen un valor motivador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *