Koch

Publicado el 2023-01-08 In José Kentenich

Otra mirada al P. Kentenich: cocinero

P. Elmar Busse •

Si se va a las publicaciones sobre el P. Josef Kentenich con métodos de análisis de contenido cualitativo de las ciencias de la comunicación o investigación de palabras clave de marketing, se encuentra como marca o logotipo la barba blanca como la nieve y como palabras clave: «pronta canonización» , «siempre» , y desde 2020: «abuso». En la siguiente serie de artículos nos gustaría dar una mirada diferente a Kentenich: ni el de la barba poblada ni el candidato a canonización, pero tampoco el sospechoso de abuso de poder o abuso espiritual. —

Estos textos fueron escritos hace unos 30 años. La perseverancia de la Iglesia, que respira durante siglos, nos permite volver a poner en discusión estos textos con ligeras actualizaciones. Esperamos, más allá de las atribuciones habituales, posibilitar una mirada nueva y viva sobre la compleja figura del fundador y despertar así la curiosidad por tratarla con mayor intensidad. ¡Creemos que vale la pena! 

Cocinero con estrellas

La calidad de los hoteles, casas de huéspedes y autocares se puede ver en el número de estrellas que tienen. Si un autocar está equipado con aire acondicionado, bar, aseo y monitores de televisión, entonces confluyen toda una serie de estrellas. Pero también se ha hecho habitual que a cocineros de primer nivel se les otorguen estrellas a la calidad de su cocina. Los concursos internacionales y un jurado estricto deciden entonces sobre la calificación. Incluso si Alemania ha alcanzado a Francia en las artes culinarias, los cocineros con 3 estrellas siguen siendo una rareza en Alemania y, por lo tanto, una atracción para las personas con dinero y buen gusto. Dado que a menudo como pizza, bockwurst o sándwiches sobre la marcha y sólo conozco muchas delicias por las descripciones de los libros de cocina, probablemente no sería capaz de apreciar lo suficiente los logros de un cocinero así. Además, me siento más cómodo en los restaurantes donde lo que se sirve pesa más que la vajilla necesaria para servirlo que en los restaurantes donde además de los 3 platos y 4 cubiertos, en realidad solo falta la lupa y las pinzas para las raciones servidas.

Koch

Alimento para la mente y el alma

Además de la nutrición física, nuestras mentes y almas también necesitan una nutrición adecuada para no estar desnutridas. Jesús respondió al tentador en el desierto: «No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios» (Mt 4,4). Y recuerda a sus discípulos: «Mi comida es hacer la voluntad del que me envió y terminar su obra» (Jn 4,34).

Pero es precisamente con este alimento que Jesús señala que a mucha gente le da “indigestión”. Pablo siente el problema y escribe a los corintios: “Pero delante de vosotros no pude hablar como delante de los llenos del Espíritu; aún erais hijos terrenales, menores en Cristo. Os di de beber leche en lugar de alimento sólido; porque todavía no lo asimilabais. Ni siquiera podéis ahora; porque todavía estáis pegados a la tierra. ¿O no sois terrenales, no estáis actuando con mucha humanidad cuando reinan entre vosotros celos y contiendas?” (1Cor 3,1-3).

¿Qué pasa hoy, después de casi 2000 años, con las ofertas de alimentación y las dificultades digestivas en el ámbito espiritual y religioso?

Si uno va a una librería grande, a menudo se siente abrumado por la abundancia de literatura religiosa que se ofrece. La radio y la televisión retransmiten servicios religiosos y dan conferencias sobre temas religiosos. No obstante, hemos de observar un descenso en los datos de medición tradicionales de la asistencia a misa de los creyentes. El número de personas que reciben los sacramentos está disminuyendo, y el número de personas que abandonan la Iglesia es relativamente alto. Por otra parte, la literatura esotérica es muy popular y se están construyendo nuevos templos sectarios en muchos lugares.

Suche

Vago anhelo de profundidad y experiencia

Un vago anhelo de profundidad y experiencia, de comunidad y de encontrar sentido recorre a nuestra gente. Pero la falta de expectativas hacia las grandes iglesias, que probablemente no satisfagan exactamente estas necesidades, es aterradora. ¿Han cambiado los gustos? ¿Ha empeorado la oferta? ¿Cuál es el motivo?

Las injusticias actuales en el mundo han hecho que se preste una gran atención al compromiso social. Sin embargo, la sensibilización de la conciencia en este ámbito sin una profundización de la relación con Dios conduce exactamente a las mismas exigencias excesivas que a principios del siglo, en el que el anuncio de la Buena Nueva se reducía a menudo a la inculcación de mandamientos y prohibiciones.

Podemos observar signos de nueva vida en las parroquias donde existe un cierto equilibrio entre el esfuerzo por profundizar en la relación con Dios en la liturgia y la oración y el compromiso social. También hay jóvenes y adultos que quieren pertenecer y bautizarse.

En esta imagen de grano muy grueso del paisaje espiritual estamos buscando el área donde Schoenstatt debe ubicarse.

¿Qué alimento espiritual ofrece? ¿Cuál es la especialidad del chef José Kentenich? En primer lugar, llama la atención la riqueza de su menú: sabía dar una alimentación dietética adecuada a los enfermos psíquicos; era capaz de inspirar a los mentalmente sanos y resistentes para grandes metas, y no temía mostrarles el precio necesario para su realización. Por ejemplo, en el Acta de Fundación del 18 de octubre de 1914:

“Cada uno de nosotros ha de alcanzar el mayor grado posible de perfección y santidad, según su estado. No simplemente lo grande, ni algo más grande, sino precisamente lo más excelso ha de ser el objeto de nuestros esfuerzos intensificados. Ustedes comprenderán que me atrevo a formular una exigencia tan extraordinaria sólo en forma de un modesto deseo“.

Lo valioso en lenguaje sencillo

En los años 30 del siglo XX, miles de personas acudían cada año a Schoenstatt para escuchar sus charlas y encontrar en una conversación personal a un educador paternal que sabía darles exactamente lo que necesitaban. En Dachau consiguió movilizar las fuerzas espirituales de resistencia de muchos de sus compañeros contra las duras pruebas de la vida cotidiana en el campo, que destruían su personalidad. Parte de ser cristiano es la afirmación de la cruz. El hecho de que el cumplimiento de la incomprensible voluntad de Dios pudiera convertirse en alimento vital, especialmente en Dachau, fue ejemplificado por el P. Kentenich, que también hizo accesible a otros esta estrategia de supervivencia. Así, gracias a la influencia del prisionero Kentenich, la fe de muchos compañeros de prisión no se quebró, sino que se profundizó. En 1950/51 multitudes de personas interesadas en religión y pedagogía acudieron a Schoenstatt para asistir a sus conferencias.

En todas sus charlas utilizaba un lenguaje sencillo, de modo que no hacía falta ser doctor en teología para entenderle. Era más probable que un intelectual no familiarizado con la vida subestimara el logro intelectual de observación y exploración del P. Kentenich porque presentaba sus resultados con un ropaje lingüístico tan sencillo.

Koch

Y siempre recién preparado

Los asistentes estuvieron de acuerdo en una cosa: lo que el P. Kentenich les servía estaba siempre recién preparado, aunque algunos de sus ejemplos fueran tan comunes en la mesa como el spaetzle en el sur de Alemania y las patatas en el norte.

No esperaba que nadie escuchara conferencias y sermones que parecieran pan duro. Tampoco daba la impresión de que alguien hubiera echado un poco de polvo instantáneo en el agua y lo hubiera removido una vez.

Una oyente que lo escuchó en Milwaukee en los años sesenta dijo: «Sabía predicar como si acabara de venir de Dios y ahora quisiera compartir sus experiencias con nosotros».

Su pronunciado gusto por y para lo divino le llevó también a decidir el 20 de enero de 1942, contra todas las expectativas y esfuerzos de las Hermanas y Padres, la posibilidad de evitar Dachau.

En el verano de 1914, su buen olfato para la obra de Dios le llevó a sacar consecuencias personales de la lectura de un artículo periodístico en el que se informaba de la creación de un lugar de peregrinación mariano, en Italia, sólo gracias a las oraciones y ofrendas de un abogado. Otros en aquel momento consumieron este artículo y a lo sumo pensaron: «¡¿Qué es posible en Italia?!». Para el P. Kentenich, este artículo se convirtió en el impulso para preguntarse: ¿Por qué no aquí también?

El 15 de septiembre de 1968, murió este cocinero de alimentos espirituales y psíquicos “con tres estrellas». Sin duda, le damos la mayor alegría si le imitamos y damos a la gente que nos rodea alimentos buenos para sus almas, para que puedan volver a tener esperanza.

Pero no demos a la gente pastillas de caldo para masticar, ¡hagamos primero una buena sopa con verduras frescas de nuestras propias experiencias! Que todo lo que queramos decir pase primero por nuestro propio corazón. Cocinemos con amor. Al fin y al cabo, los demás deben poder disfrutar con alegría de lo que les hemos preparado. Y el apetito viene con la comida. La esperanza crece allí donde la gente puede saciar su hambre espiritual.

Palabras del fundador
«¿De qué se trata?
Del instinto divino, del gusto divino, de la entrega divina total.
El instinto divino establece la escala de valores correcta en todas partes;
El sabor divino nos hace buscar y «saborear» a Dios en todas partes;
la entrega divina total nos enseña a entregarnos a Dios como él se entrega a nosotros».

Original: alemán 6.1.23. Traducción: Paz Leiva. Madrid, España

 

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *