Niños de Marìa

Publicado el 2021-05-09 In Obras de la misericordia, Proyectos, Schoenstatt en salida

“Niños de María” sigue con su compromiso también en la pandemia

ECUADOR, P. Rafael Amaya /mf •

“Educamos transformadores del mañana” es el lema de la fundación “Niños de María” en Quito, Ecuador, que ayuda a niños pobres en educación y alimento. —

 

“A pesar de los tiempos difíciles que estamos atravesando por la pandemia…”, así comienza el video que en estos días se difunde desde la fundación padre José Kentenich del Movimiento de Schoenstatt en Quito, “Niños de María”.

Darles una mano a los niños más vulnerables

La Fundación Padre José Kentenich, «Niños de María», con su proyecto educativo «Escuela de Educación Básica San José de la Comuna” acoge a estos niños con el fin de educar su cuerpo, mente, alma y corazón para transformarlos en personas con dignidad, que sepan que ellos se merecen un futuro mejor y más digno que el de sus padres.

La fundación abrió sus puertas en el año 1994 con 11 niños; poco a poco hemos ido incrementando este número llegando actualmente a atender a aproximadamente 300 niños. Sin embargo, siempre necesitamos contar con gente de buen corazón que crea en una educación basada en el amor y valores para acoger a más niños necesitados.

Son 300 niños que tienen o han tenido un perfil de fracaso escolar en la educación pública.

Los motivos que llevan a ese fracaso son los típicos de los países pobres, como ya conocemos desde la labor de Dequeni en Paraguay o de las Casas del Niño en Argentina.

Son niños que provienen de familias con graves problemas de alcohol, droga, violencia intrafamiliar, con trastornos congénitos, algún padre en prisión o separaciones conflictivas.

Son niños con malos procesos de aprendizaje o que han desertado de la educación por algunos años.

Es una realidad que, en países como Ecuador, las condiciones de extrema pobreza conlleven a muchísimos problemas sociales como el maltrato psicológico y físico, el abuso de drogas y alcohol y hasta abuso sexual a niños.

 

 

Los inicios

En el año 1993, un grupo de familias solidarias y comprometidas con Dios y nuestro país, decidió emprender un proyecto de ayuda a niños altamente vulnerables de nuestra sociedad. Convocaron a un grupo de asesores y sacerdotes conocedores de la realidad social de nuestro país, para que los guiaran en la búsqueda de un lugar adecuado donde poder arrancar con su proyecto solidario. Después de este análisis, se eligió el sector de «Santa Clara de San Millán» en las faldas del volcán Pichincha, área que no solamente es caracterizada por su pobreza material, sino que existe una carencia total de valores y una pobreza interna que muchas veces marca más que lo material.

La Fundación padre José Kentenich, con su proyecto educativo para los “Niños de María”, desde su inicio ha ido creciendo gracias al apoyo de muchas familias y empresas comprometidas que ayudan con la donación de becas completas, medias becas, alimentos, o activos en buen estado (para ser reutilizados o vendidos a terceros).

Queremos llevar internet a los hogares de 300 niños humildes

Ahora, en plena pandemia, los desafíos son enormes.

Faltaba comida. Con gran esfuerzo y ayuda humanitaria se logró la alimentación de los niños y sus familias.

Pero… ¿cómo imaginar clases a distancia para niños que viven en hogares humildes sin acceso a internet, ni hablar de tener tablets o computadoras? Manos a la obra…

“Niños de María” lanzó una gran campaña de donaciones para “hacer un gran impacto” y llevar internet a los hogares de los niños.

Niños de Marìa


Con una donación via PayPal cada uno puede sentir la inmensa alegría de cambiar para siempre la vida de un niño, de educar a un gran transformador del mañana.

ninosdemaria.org

Colaboración: P. Rafael Amaya, Quito

Etiquetas: , , , , , ,

1 Responses

  1. Maria del Rosario Rodriguez de Ramirez dice:

    muchas felicidades por esta importante labor Dios les bendiga! me gustaría saber como podemos comenzar este apostolado en Monterrey Nuevo Leon México, pertenezco al Mov de schoenstatt rama de familias un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *