Publicado el 2020-05-30 In Alianza de Amor Solidaria en tiempos de Coronavirus, Temas - Opiniones

Ayudar a arder

Por Roberto Henestrosa, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia •

«Cumpliré tu deseo cuando tu corazón y el corazón de toda nuestra Familia se haya convertido en un floreciente Jardín de María» (P. José Kentenich).  Parafraseando la carta del P. Kentenich: ¿Cuándo se bendecirá nuestro santuario en Santa Cruz de la Sierra? Cuando nuestros corazones ardan de alegría, de filialidad, de generosidad, de misión, de todo lo que el padre esperaría de una familia ardiente en el amor de Cristo. Se acerca Pentecostés y con ello quién más que la figura trinitaria del Espíritu Santo para encender en nuestros corazones, este sentido y sentimiento de ardor interior.—

 

Hubiéramos creído que era difícil hacer arder un corazón virtualmente, pero definitivamente la Iglesia nos ha demostrado que sí se puede con la apertura virtual con misas online, peregrinaciones a tantos santuarios, exposiciones al Santísimo en red, conciertos en vivo, talleres, conversatorios y otros eventos.

La pregunta del cómo exteriormente está resuelta, pero nuestra pregunta interior del cómo yo puedo arder quizás nos interpela más, sobre todo ante un escenario de angustia por la pandemia. La respuesta del padre ante esta angustia la podemos encontrar en un sin número de bibliografía, donde la Fe Practica en la Divina Providencia es el mecanismo donde yo me puedo responder el cómo de una forma creativa, el “incansable impulso de conquista” del cual habla el padre en su libro Instrumento de María.

Nuestro propio Pentecostés

Se acerca también el 31 de mayo, nuestro “propio Pentecostés” como familia de Schoenstatt. El Papa Francisco nos regala una jornada de unión entre santuarios marianos, como esperanza y respuesta a nuestra pandemia. En Schoenstatt hicimos de su corona nuestra misión, como la gran Reina de la salud física y espiritual. Me gusta mucho cuando nos dicen: “Ruega por nosotros” y desde todos nuestros hogares le respondemos: “¡María Reina, cuenta con nosotros!”. Una vez más el «Nada sin, ¡nada sin nosotros!», cobra sentido de complicidad en este tiempo, donde nuestras almas están desvalidas.

Nuestro compromiso es a arder en estos momentos, donde las penas apagan la fe y la esperanza se resiente, la incertidumbre nos agobia, donde nuevamente el “Alma de mi Alma” viene a nosotros a darnos ese impulso a través de sus dones, y nosotros debemos responderle con un humilde «sí, aquí estoy», esa es nuestra mayor fortaleza, ser imágenes de María.

¡Qué sería de nuestra vida en estos momentos sin un continente espiritual! (sin algo que nos contenga espiritualmente) Eso que nos sostiene en fe, a proyectarnos en un futuro que será mejor, esa deberá ser nuestra etapa evangelizadora ahora, nuestro Schoenstatt en salida. AYUDAR es el verbo que debería estar más vivo que nunca, y hoy lo acompañamos de otro, ARDER.

AYUDAR A ARDER, nuestra misión, y en estos momentos de pandemia seamos la llama en tiempos de frío y dolor.

 

Santa Cruz de la Sierra. Foto: Lic. Manuel Chen, 21.05.2020

Santuarios en el mundo. Ya en ellos arde el fuego de Pentecostés

Etiquetas: , , , , , , ,

2 Responses

  1. Felicitaciones por este gran paso!!! Que la Mater haga muy fecunda a Santa Cruz de la Sierra. Cercanos y casi vecinos desde Tuparenda, Paraguay.

  2. Realmente me llegó al corazón…Ayudar a arder !!! cuando vemos eso en las calles, en las ciudades, en las noticias, en la rrss. .. un escenario frio y de dolor que nos despierta a ser fuego, ser abrigo y ser esperanza desde donde nos ha puesto Dios. Ver desde nuestro corazón , el corazón de mi prójimo… una gran misión : ser pentecostes para ayudar a arder.
    Unidos en la misión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *