Publicado el 23. octubre 2016 In Vida en alianza

Corramos hacia… Belmonte

ROMA BELMONTE, Maria Fischer •

«Corramos hacia la ciudad de David…”. ¿Acaso el autor de esta hermosa canción alemana de Navidad se encontró alguna vez en medio del colapso diario de los atascos del tráfico romanos, mirando su GPS, que mostraba cómo la hora de llegada indicada avanzaba en forma cada vez más amenazante a la hora del comienzo de la Misa de Alianza en el centro internacional de Roma Belmonte, mientras el copiloto decía en voz alta: “dale, dale, dale”? Haciendo caso omiso a todas las normas de tránsito no romanas, atravesábamos finalmente el portón de entrada al centro puntualmente a las 17.30 hs, mientras el copiloto pronunciaba probablemente el mejor cumplido jamás obtenido antes: “Esto fue a la italiana”. Cuarenta y cinco minutos desde el Vaticano, parachoques frente a parachoques, o como lo explicaba el pasajero de Alemania: físicamente no es posible que dos autos se encuentren en movimiento en el mismo lugar en la calle. Si bien no eran dos, al menos el nuestro. Corrimos. Y finalmente llegamos.

img_9874

Unidos con todos los que se han consagrado a ti…

Corramos hacia Belmonte, es lo que le quisimos decir a personas en todo en el mundo, que, de alguna manera, se sienten profundamente vinculados con este santuario, especialmente a los Misioneros de la Virgen Peregrina de las cuarenta ermitas en Argentina, Bolivia, Chile, Portugal, Austria y Paraguay, que han expresado su vinculación con Belmonte enviando una foto de su ermita para la habitación Pozzobon, y a todos los muchos que aún lo harán. En nuestro corazón llevábamos a las 40.000 personas que celebraron en Tupãrenda su Alianza de Amor y a los schoenstattianos en el Santuario Original, agradecimos por los diez años del Colegio Monte Tabor en Madrid, que celebraron allí ese día, a los más de 100 misioneros de la Virgen Peregrina, que ese día sellaban su Alianza de Amor en Sicilia y a los muchos otros que en ese día sellaban o renovaban su Alianza de Amor. A través de ella, Schoenstatt se pone al servicio de la Iglesia y del mundo, siempre en forma nueva.

El hall de entrada de la Casa del Peregrino Domus Pater Kentenich estaba muy iluminado y cerca de 50 schoenstattianos italianos y amigos del santuario, rezaban el último misterio del rosario en este 18 de octubre 2016, el 18 de octubre en el Año Santo de la Misericordia; allí en Roma, donde el domingo pasado, el Santo Padre había canonizado a siete personas, las que fueron testigos de esta misericordia del Padre con el prójimo, cada uno con su propia forma de ser.

Los misioneros de la Virgen Peregrina trajeron sus imágenes, muchas de ellas adornadas en forma muy hermosa con rosarios, coronas, flores. Andrea, chilena y miembro del Instituto Secular de Nuestra Señora de Schoenstatt, que trabaja en Austin, EE.UU. y que se encuentra en Roma haciendo un semestre de estudios, colocó su imagen de la Virgen Peregrina junto al resto, cuando llegó poco después de la primera lectura…¡su autobús también se había atascado!

Los tres sacerdotes que concelebraron, el P. Georg Egle, el rector P. Daniel Lozano y el P. Simon Donnelly, venían de tres continentes: África, América y Europa. Entre los participantes de la Misa de Alianza se encontraban brasileños, uruguayos, chilenos y alemanes…y por supuesto italianos, muchos de ellos peregrinos diarios del santuario. Al comienzo de la misa, el rector P. Daniel Lozano saludó brevemente a todos los que habían llegado.

img_9858

Alianza de Amor

El P. Georg Egle presidió la Santa Misa. La prédica fue una catequesis concisa de la Alianza de Amor en sus dimensiones de longitud, altura, profundidad y anchura, tal como el Padre Kentenich la expresó en la Tercera Acta de Fundación el 18 de Octubre de 1944.

Delante del altar se encontraban dos vasijas: una de Costa Rica y una de Chile. A la izquierda del altar, había una gran imagen de la Santísima Virgen; sobre la mesa en frente a ella, se encontraban papelillos para escribir las contribuciones al capital de gracias. Una y otra vez se acercaba alguien a escribir algo en el papelillo. Algo de gracia, de contacto con el cielo y con los corazones se percibía sobre la comunidad que cantaba y rezaba. Allí se sintió la Alianza de Amor, en ese concreto momento , fue un encuentro profundamente personal, un compromiso personal, un envío personal.

Para renovar la Alianza de Amor, todos se dirigieron en peregrinación hacia el Santuario, entonando la canción Madre Peregrina, mientras el Santuario brillaba con la puesta del sol en un cielo que ya oscurecía. Iban las vasijas con las contribuciones al capital de gracias , las imágenes de la Virgen Peregrina… Todos juntos renovaron la Alianza de Amor, naturalmente en italiano, y entre medio se escuchaban las palabras susurradas en inglés, español, alemán…

img_9869

Cultura del encuentro

Algunos de los visitantes “internacionales” se quedaron un rato conversando. Andrea de Chile estudia en la misma universidad que el P. Rolando Montes de Cuba, que por el horario no pudo llegar a Belmonte. A ella le gustaría presentarle al P. Rolando, a otros sacerdotes a los que les ha hablado sobre Schoenstatt. El P. Simon Donelly, de Sudáfrica, le contaba a Gertrud y Norbert Jehle de Alemania, cómo vivió él aquí, la bendición del santuario y ellos le contaron sobre su experiencia durante la celebración de la colocación de la primera piedra en Belmonte, en la que estuvieron presentes.

Para algunos de ellos, la fiesta de la alianza finalizó, después de un viaje mucho menos aventuroso con pasajeros sudafricanos, alemanes y chilenos, en Pietrini, cerca del Vaticano, con muchas ideas, sueños e historias de Belmonte y su misión ¡y con algunas fotos del 18 de octubre desde “el santuario de todos nosotros” que se enviaron a muchas partes del mundo vía whatsapp! ¡Corramos hacia Belmonte!

img_9881

Más Fotos:
161018 18.10. Belmonte

Original: alemán. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria/ce

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,