Publicado el 11. septiembre 2016 In Vida en alianza

Belmonte, en la víspera de la canonización de la Madre Teresa: peregrinos de tres continentes

ROMA, Maria Fischer •

La Ciudad Eterna se iba llenando de visitantes y peregrinos de todo el mundo en las vísperas de uno de los más grandes acontecimientos del Año de la Misericordia: la canonización de la Madre Teresa, santa de la misericordia. También el Centro Internacional de Schoenstatt en Belmonte se iba colmando de gente.

IMG_9881

Veinte sacerdotes, y más de treinta religiosos y laicos de la diócesis de Murang’a, en Kenia

Después de varias cartas, llamadas y mensajes, finalmente se concretó la llegada a Belmonte de un grupo de cincuenta y tres keniatas, incluyendo veinte sacerdotes y varias Hermanas de distintas congregaciones religiosas. El P. Reinhard Foerster del Instituto de Sacerdotes Diocesanos de Schoenstatt los había motivado a incluir el Santuario de Schoenstatt y la Domus Pater Kentenich – todavía en construcción – en su cargado programa de la semana que permanecerían en Roma por la canonización de la Madre Teresa. Todos procedían de la diócesis de Murang’a, donde Schoenstatt fue fundado hace más de veinte años. Algunos de los sacerdotes pertenecían al Movimiento, pero para la mayoría de los peregrinos era su primer encuentro con Schoenstatt. Después de una cálida bienvenida, escucharon con entusiasmo la charla del P. Daniel Lozano, que explicó que Schoenstatt es uno de los muchos carismas de la Iglesia, que ese Centro de Schoenstatt es un regalo de todo el Movimiento a su fundador, el Padre Kentenich, y que es para la Iglesia un lugar de gracia y de enriquecimiento mutuo de los diferentes carismas personales y comunitarios. Solo mediante la colaboración de todas las iniciativas apostólicas es posible ayudar a la Iglesia a responder a las necesidades urgentes de la sociedad de hoy, de toda la humanidad. Este mundo, explicó el P. Daniel Lozano, necesita de personas que vivan en alianza con Dios y entre sí, en una alianza basada en el amor. Schoenstatt ha experimentado el poder transformador de la Alianza de Amor con María, y lo quiere ofrecer a todo el mundo. «¿Qué es exactamente lo que desea que sea este Centro?» preguntó uno de los keniatas. «Queremos que sea un lugar de donde se vayan con un renovado amor a la Iglesia», respondió, «y con un renovado amor por su propia vocación personal al servicio de la Iglesia y del mundo».

La sencilla comida compartida en un restaurante cercano fue una buena oportunidad para reflexionar acerca de sus impresiones. Después de una breve visita al Santuario, todos participaron en una alegre Sta. Misa concelebrada por todos los sacerdotes presentes en el salón de la Casa Padre Kentenich.

Antes de partir, cada peregrino recibió un folleto del peregrino de Belmonte, y varios de ellos agradecieron poder llevar como recuerdo algunas postales y rosarios. Un joven sacerdote de Schoenstatt llevó treinta postales: «Este es un hermoso regalo para mis amigos en casa. ¡Un mensaje de Schoenstatt en Roma!».

IMG_9883

El Santuario, centro de encuentro

La Santa Misa en el Santuario a las seis en punto, fue la oportunidad para que muchos peregrinos se encontraran: los vecinos italianos del barrio, algunos peregrinos de Brasil entre ellos Teresinha y Nivaldo Abram, que sirvieron durante muchos años en Belmonte, y Carmen y Hans Jürgen Reinle de Alemania junto con un grupo de gente joven que acababa de llegar a Belmonte para trabajar durante una semana como voluntarios en la construcción. ¡El estacionamiento está a la espera de ser pavimentado por ellos! Fueron recibidos con gran generosidad en el salón parroquial y se reunieron con los jóvenes de la parroquia para jugar un partido de fútbol.

Al final de la Sta. Misa, Teresinha Abram compartió un hermoso testimonio: habían traído una imagen de la Virgen Peregrina para la habitación de Brasil en la Domus Pater Kentenich, así que además de Australia, la Argentina y las Filipinas, también la habitación de Brasil «está completa» con algo representativo de su país.

Hay treinta y una habitaciones disponibles en la Domus Pater Kentenich para recibir huéspedes y para los que asisten a los diferentes encuentros. Estas habitaciones llevan los nombres de los países donde hay uno o más Santuarios de Schoenstatt.

Se invita a cada uno de esos países a estar presentes en su habitación a través de una imagen de la Mater, una cruz y de algo representativo de su tierra. ¡Bienvenido, Brasil!

Original: inglés. Traducción: Susana A. Llorente, Buenos Aires, Argentina, aat, Argentina

Etiquetas: , , , , , ,