Publicado el 2016-01-22 In Vida en alianza

¡Muchas gracias desde Bellavista por el boletín! Ustedes nos animan, nos dan buenas ideas, nos hacen sentir unidos internacionalmente y nos infunden el entusiasmo por colaborar

ROMA BELMONTE, por María Fischer •

“¡Ustedes nos animan, nos dan buenas ideas, nos hacen sentir unidos internacionalmente y nos infunden el entusiasmo por colaborar!” – se lee en un comentario en el boletín de Belmonte que llega desde Bellavista, Chile. «No sólo el boletín, sino también Belmonte debería ser así”, dice el P. Martin Emge. Animar, dar buenas ideas, darle a Schoenstatt el toque internacional e infundir entusiasmo por colaborar.

Y si el boletín nos parece tan bueno, muchos más schoenstattianos deberían beneficiarse de él.

Desde febrero de 2015 aparece mensualmente el Boletín de Belmonte en 5 idiomas (alemán, español, inglés, portugués e italiano), y llega actualmente a 409 suscriptores en alemán, 37 en inglés, 29 en italiano, 86 en portugués y 261 en español. Un selecto y pequeño círculo. “Un puñado diminuto”, diría el P. Kentenich. Más sobre esto, más adelante.

Los artículos sobre la vida en torno al “Santuario de todos nosotros” en Roma, sobre iniciativas y proyectos logrados nos quieren motivar a hacer propio el sueño del P. Kentenich de un Centro de Schoenstatt Internacional en el corazón de la Iglesia. Al mismo tiempo, a través del boletín, se concentran iniciativas y se establecen prioridades.

Quien aún no esté suscrito al boletín, está cordialmente invitado a suscribirse, a compartirlo y a ganar a nuevos suscriptores. Con varios miles de lectores del boletín, Belmonte tendría una presencia muy diferente en Schoenstatt y mucho más allá.

Alemán

Inglés

Español

Italiano

Portugués

Portugués

 

Ejemplos del primer boletín de 2016

IMG_7228

Belmonte: Visita del matrimonio Nuño

Durante tres años, de 2006 a 2009, el matrimonio madrileño formado por Anneliese y Francisco Nuño, miembros del Instituto de Familias de Schoenstatt, trabajó aquí para Belmonte. Muchos de los muebles que aún se encuentran hoy en la Casa dell’Alleanza les pertenecían a ellos. También las “noticias romanas”, que Francisco Nuño escribió regularmente durante ese tiempo para schoenstatt.org, dejaron huellas duraderas. Durante el tiempo de Navidad visitaron Belmonte. “Estamos muy interesados en Belmonte”, comentó Francisco Nuño. “Tenemos la impresión de que nuestra Familia de Schoenstatt está muy lejos de percibir a Belmonte como una preocupación común y como algo esencial para todos nosotros”.

Australia: una puerta y una ventana

Julie D y su esposo, en 2000, estuvieron en Belmonte durante una peregrinación desde Australia hacia Roma y Schoenstatt, “cuando aún no existía nada más que maleza y una ermita”. Ahora Julie donó una puerta y una ventana cerca de la habitación-Australia en honor a su esposo que murió el 2010, ya que “él era una persona con una visión, así que algo de Belmonte tiene que recordar su persona, porque Belmonte sí es una gran visión”.

La siguiente ronda de fideos

Ya se acabaron. Vendidos y devorados: la “Pasta di Belmonti”, fideos de colores con la forma de la Basílica de San Pedro con el Santuario, que son tan buenos como regalo. Ya se ha hecho un nuevo pedido, pero la empresa que los produce podrá entregarlos hasta finales de febrero. Sin embargo, ya se pueden hacer los pedidos anticipadamente. Para el que mientras tanto se quiera consolar con las tazas de Belmonte, todavía quedan algunas. Sí, y también se pueden adquirir vales para fideos de Belmonte (a partir de 10 paquetes) – ¡más vale asegurarse, antes de que se vuelvan a agotar! [email protected]

 

¡Muchas gracias desde Bellavista por el boletín! ¡Ustedes nos animan, nos dan buenas ideas, nos hacen sentir unidos internacionalmente y nos infunden el entusiasmo por colaborar!”

¿Ellos lo merecen?

“Ustedes nos animan, nos dan buenas ideas, nos hacen sentir unidos internacionalmente y nos infunden el entusiasmo por colaborar” ¿Lo merecen algunos sacerdotes que conozco? Sí, opina P. Martin Emge de la diócesis de Bamberg en Alemania, y comenzó a ganárselos para el boletín. ¿Lo merecen los matrimonios de nuestro curso de la Federación de Matrimonios? Sí, dijo el matrimonio Rubio de Madrid y los invitó…

Todo esto está inspirado nada menos que en una idea del Padre Kentenich. Y esta idea va a cumplir 100 años.

El 22 de mayo de 1916 le escribió el Padre Kentenich a Josef Fischer. “En este sentido tu concuerdas conmigo”. “Y también estás de acuerdo conmigo en cuanto a la aceptación y convicción de que esa espiritualidad a la que aspiramos en nuestra Congregación es capaz de reconciliar la fe tradicional (sin hacer concesiones cobardes) con el alma del hombre actual y apreciar los valores vitales y culturales de nuestra santa religión. Asimismo me concederás que nosotros, los congregantes, todos juntos (una pequeña grey en comparación con los apóstoles del ateísmo y de la impiedad) podemos hacer algo como instrumentos en manos de nuestra Madre del Cielo. Así será, siempre y cuando comprometamos todas nuestras fuerzas en el lugar donde estemos y procuremos, mediante un esfuerzo organizado, alcanzar metas comunes, que el bien genere continuamente el bien, a despecho de todas las dificultades que se presenten.” [1]

Una pequeña grey para una enorme tarea.

La mayoría de los lectores de Schoenstatt.org sabe cómo sigue la carta. El Padre Kentenich desarrolló un plan “demasiado ambicioso como para considerarlo enseguida como realizable… Sueños…por supuesto…Para que un día se hagan realidad hace falta una generación que sepa ponerlos en práctica con inteligencia, consecuencia y gran capacidad organizativa…” Inicio de la idea de la Confederación Apostólica Universal en los objetivos de Schoenstatt. Tercer objetivo de Schoenstatt. “¡Un sueño, por supuesto!”. Además, la pequeña grey, entre los cuales algunos también están aún en peligro de caer en el campo de batalla, debe atraer y juntar la juventud educada del mundo – ¿en un futuro lejano, inalcanzable? ¿Sueños?

Una pequeña grey para una enorme tarea. Sin embargo nada de resignarse, sino la consecuencia: cada uno debe dar lo que pueda. Esto es un pequeño Pentecostés: La enorme tarea no desanima, más bien se convierte en incentivo: la pequeña grey debe crecer, tenemos que ganar a muchos.

¡La pequeña grey tiene que crecer, de lo contrario, la visión no puede realizarse! El Padre Kentenich nos indica un camino para iniciar fácilmente.

A Josef Fischer le escribe:

“…Retomando la idea ya mencionada, a la luz del desarrollo de la situación, nuestra Madre nos pide una propaganda silenciosa y prudente de nuestra revista… Si nosotros…“

A lo que él se refiere es: cada uno de nosotros – por el momento eran unos 50 congregantes – “Si nosotros hasta el otoño…” ¡Fecha concreta!

„Me daré por satisfecho con que hasta el próximo otoño se haya ganado a uno u otro (se refiere a suscriptores).” [2]

Esto le escribió a Josef Fischer el 22 de mayo, y el 16 de agosto le comunicó: “Hafeneth ha conquistado personalmente entre 10 a 12 suscriptores.”

¿Quién será el Hafeneth 2016? ¿El P. Martin Emge, el matrimonio Rubio o tal vez otra persona completamente diferente?

¡Si hasta el otoño (digamos en lenguaje schoenstattiano hasta el 18/10/2016) hemos ganado a uno u otro suscriptor, nos daremos por satisfechos!

El P. Martin Emge ha ganado personalmente ya a cuatro suscriptores. El matrimonio Rubio a cinco.

¡Al “Hafeneth 2016” le espera un cupón de Belmonte por tres noches más una sorpresa!

 

[1]       José Kentenich, Carta a Josef Fischer, 22 de mayo 1916, citada en MTA 4 (1919), Nr. 5/6: 46), en Kentenich-Reader tomo 1
[2]     José Kentenich, Carta a Josef Fischer, 22 de mayo 1916, citada en MTA 4 (1919), Nr. 5/6: 46), en Kentenich-Reader tomo 1

SUSCRIBIRSE AL BOLETÍN

LEER EN LÍNEA BOLETÍN 01/16

 

20150704_094037

Original: alemán. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria/Eduardo Shelley, Monterrey, México

Etiquetas: , , , , , , , , ,