juristische Schritte

Publicado el 2022-01-03 In José Kentenich

Las Hermanas de María no apelan – la sentencia es firme

ALEMANIA, Redacción •

Ha habido buenas noticias para el final de 2021, que aún no hemos encontrado en los medios oficiales de Schoenstatt o de las Hermanas de María: la disputa legal por los testimonios incluidos en el libro de la historiadora de la Iglesia Dra. Alexandra von Teuffenbach ha terminado. El Instituto Secular de las Hermanas de María de Schoenstatt, que había iniciado el proceso (y no «el Movimiento de Schoenstatt», como afirman algunos medios), renunció a la apelación. La sentencia dictada el 16 de septiembre de 2021, que desestimó la solicitud de medida cautelar, es firme desde el 27 de diciembre de 2021. —

Vater darf das Teuffenbach KentenichLa sentencia, por la que el juzgado de primera instancia de Berlín rechazó en septiembre de 2021 una solicitud de medida cautelar provisional para omitir determinadas declaraciones en la publicación “El padre puede hacerlo”, es firme. Como es habitual en el derecho alemán, el texto de los fundamentos de la sentencia es público (el texto está disponible en la redacción de schoenstatt.org). Las primeras reacciones dentro y fuera del Movimiento de Schoenstatt muestran alivio y alegría por el fin de la disputa legal, que había causado mucho revuelo en la prensa.

La solicitud de las Hermanas de María se basó, como se desprende de la sentencia, en la protección de los derechos personales post mortem del padre Kentenich, que consideraron violados por pasajes del libro.

Según el fundamento de la sentencia, el rechazo de esta solicitud de medida cautelar se basa esencialmente en tres argumentos:

  • El carácter de los derechos personales post mortem y su posible vulneración, que no se da en el presente caso.
  • El carácter científico de la publicación y la aplicación de la libertad científica. Se dice: «la reclamación de las medidas cautelares solicitadas no prospera, porque de la publicación en litigio no se desprende un contenido lesivo de los eventuales derechos personales post-mortem del padre Kentenich».
  • Falta de legitimación del Instituto Secular de las Hermanas de María de Schoenstatt para “salvaguardar los derechos personales post-mortem del padre Kentenich” y falta de base para una “cualificación especial” citada por dicho instituto para salvaguardar estos derechos personales del fundador.

«La exposición aquí cuestionada ni viola el derecho al respeto al padre Kentenich – perdurable incluso después de su muerte -, ni con ella se produce una distorsión grave de su imagen». Así concluye el fundamento de la sentencia.

Y con esta frase tal vez han dejado los jueces una pista, después de tanto clamor, conmoción, rabia y decepción. Entonces la “crisis de Kentenich” de 2020/21 (o crisis de Schoenstatt) sería una auténtica crisis, una crisis que traería un nuevo anillo de crecimiento, quizás incluso la renovación fundamental que muchos han deseado e intentado una y otra vez. Sería una renovación que dejaría atrás el culto adolescente al héroe y captaría con todas sus fuerzas la dimensión apostólica de Schoenstatt y llevaría a los hombres a Dios y a los demás. Plenamente en el espíritu del P. Kentenich, con lo que él es y sigue siendo.

Original: alemán, 02.01.2022. Traducción: Paz Leiva, Rodolfo Monedero, Madrid, España

Etiquetas: , , , , , ,

7 Responses

  1. Teresa Molina Schmid dice:

    Siempre ha existido una Iglesia jerárquica y una Iglesia carismática. Por ello, lo que se propone al fin del artículo no es sólo cambiar Schoenstatt sino 2000 años de historia de la Iglesia. Quien se dé un paseo por Asís o por Loyola, podrá notar que los fundadores son personas carismáticas, especiales, y no se trata de un culto adolescente al héroe. Pensemos también en el Padre Pio o en Teresa de Calcutta, todos forman parte de esa Iglesia carismática.

    Un fundador es un ser carismático, y el Padre Kentenich también lo es; si no lo fuera, sería bueno disolver Schoenstatt cuanto antes, para no perder nuestras energías.

    • Estimada Teresa: los carismas son dones del Espíritu para la Iglesia y el mundo, no son propiedad de una persona ni menos el seguimiento de un fundador (por más santo y canonizado que esté), pues nuestra único Camino, Verdad y Vida ha de ser Jesús.
      Si piensa que debe disolverse Schoenstatt por situaciones que se investigan sobre su Fundador es cuestionable: todo movimiento católico es de y para la Iglesia, el pueblo santo de Dios.

  2. Maria dice:

    Puedo alabar de muchas formas a una persona, pero mi máximo elogio consiste en decirle que ha permanecido *fiel*.
    P. José Kentenich.

  3. Albert dice:

    La demanda presentada por las hermanas era simplemente ridícula. Es difícil entender cómo estaban tan desorientadas y mal asesoradas. Las posibilidades de que esa demanda tuviera éxito eran nulas

  4. Miguel Ángel Rubio dice:

    Por lo que se ve, la justicia alemana no sólo ha rechazado la pretensión de ejercer la censura a las Hnas. de María (por otra parte totalmente previsible en un país como Alemania, con un sistema democrático que defiende la libertad de expresión), sino que además han quedado deslegitimadas para detentar los derechos post-mortem del P. Kentenich. Así las cosas no es de extrañar que la parte demandante haya desistido de presentar recurso, con muy pocas probabilidades de éxito y supongo que con menos ganas de soportar más costas y gastos judiciales.
    En mi tierra se dice «ir por lana y volver trasquilado».

  5. M. A. Azar dice:

    La última palabra la tiene Dios… y todavía no la «publicó»!

    • Miguel Ángel Rubio dice:

      Si la última palabra la tiene Dios. Entonces ¿para qué han recurrido a la justicia alemana? Francamente, no lo entiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *