Publicado el 30. septiembre 2018 In José Kentenich

La familia de Chaco en el cierre del Año del Padre

ARGENTINA, 15 de septiembre de 2018, Griselda Pereyra/ Grupo comunicación de la diócesis junto con los coordinadores diocesanos •

Toda la familia de Chaco se reunió el sábado 15 de septiembre para conmemorar el 50º aniversario de la partida a la eternidad del padre y fundador José Kentenich. En una jornada colmada de alegrías y emociones, se llevaron a cabo distintas actividades en El Terruño, el lugar en donde estará el futuro santuario filial de Resistencia, Chaco. —

Ganaron los “alumnitos del padre”

A las 6 de la tarde inició el concurso “Conocerlo es Amarlo”, una iniciativa de la Obra de la Familia que convocó a la participación de integrantes de todas las ramas del movimiento. Se conformaron 10 equipos, que compitieron entre sí a través de preguntas sobre la vida del P. Kentenich y bajo la supervisión de jurados.

El gran premio se lo llevó el grupo “Los alumnitos del padre”, integrado por niños que demostraron su gran conocimiento sobre la obra de nuestro fundador. El equipo fue galardonado con un viaje al Santuario de Santa María, en Brasil.

Una lluvia de testimonios personales

Luego, se llevó a cabo la santa misa en homenaje al cierre del Año del Padre, que contó con una importante convocatoria. Al finalizar la celebración, se transmitió un video con los testimonios de distintos integrantes de las ramas que expresaron cómo vivieron el año que finalizó y cómo seguirán viviendo la misión del fundador.

En este momento, se vivieron emociones de alegría y nostalgia al recordar la obra y legado que nos dejó el padre. Fueron su carisma y su corazón los que nos enseñaron a ser instrumentos vivos en cada acontecimiento que se nos presenta.

Año del padre Kentenich – Testimonios – transcipción del video

El P. Kentenich crea una red de vínculos

Como conclusión, se ha logrado con esta maravillosa jornada descubrir que nada es posible sin la ayuda de la familia unida, que contribuye al capital de gracias.

Deseamos que Dios y la Mater sigan fortaleciendo esos vínculos y generen más canales de comunicación para seguir conociéndonos, compartiendo la vida en alianza con María, ya que, por cierto, siempre hay mucho por contar y por vivir.

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *