Publicado el 2021-01-09 In Año de San José

San José padre de la valentía creativa

HOMBRES SAN JOSÉ |Roberto Henestrosa, Bolivia

The Joseph Challenge 2021 by Schoenstatt.org, only for men (El Desafío José 2021 de Schoenstatt.org, sólo para hombres): Hombres de diferentes opciones vocacionales en la Alianza de Amor, de diferentes países y generaciones, se dejan desafiar por la carta del Papa Francisco Patris Corde sobre José, “esta figura extraordinaria, tan cercana a nuestra condición humana” y comparten lo que más les impacta y motiva en la figura de San José y la carta del Santo Padre sobre él. Roberto Henestrosa, de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, eligió el punto 5 – Padre de la valentía creativa – para su testimonio.

De una lectura superficial de estos relatos se tiene siempre la impresión de que el mundo esté a merced de los fuertes y de los poderosos, pero la “buena noticia” del Evangelio consiste en mostrar cómo, a pesar de la arrogancia y la violencia de los gobernantes terrenales, Dios siempre encuentra un camino para cumplir su plan de salvación.

Incluso nuestra vida parece a veces que está en manos de fuerzas superiores, pero el Evangelio nos dice que Dios siempre logra salvar lo que es importante, con la condición de que tengamos la misma valentía creativa del carpintero de Nazaret, que sabía transformar un problema en una oportunidad, anteponiendo siempre la confianza en la Providencia. Si a veces pareciera que Dios no nos ayuda, no significa que nos haya abandonado, sino que confía en nosotros, en lo que podemos planear, inventar y encontrar. Es la misma valentía creativa que mostraron los amigos del paralítico que, para presentarlo a Jesús, lo bajaron del techo (cf. Lc 5,17-26).

La dificultad no detuvo la audacia y la obstinación de esos amigos. Ellos estaban convencidos de que Jesús podía curar al enfermo y «como no pudieron introducirlo por causa de la multitud, subieron a lo alto de la casa y lo hicieron bajar en la camilla a través de las tejas y lo colocaron en medio de la gente frente a Jesús. Jesús, al ver la fe de ellos, le dijo al paralítico: “¡Hombre, tus pecados quedan perdonados!”» (vv. 19-20).

Jesús reconoció la fe creativa con la que esos hombres trataron de traerle a su amigo enfermo. El Evangelio no da ninguna información sobre el tiempo en que María, José y el Niño permanecieron en Egipto. Sin embargo, lo que es cierto es que habrán tenido necesidad de comer, de encontrar una casa, un trabajo. No hace falta mucha imaginación para llenar el silencio del Evangelio a este respecto. La Sagrada Familia tuvo que afrontar problemas concretos como todas las demás familias, como muchos de nuestros hermanos y hermanas migrantes que incluso hoy arriesgan sus vidas forzados por las adversidades y el hambre. A este respecto, creo que san José sea realmente un santo patrono especial para todos aquellos que tienen que dejar su tierra a causa de la guerra, el odio, la persecución y la miseria.

Corazón de Padre. Mucho se habla que María fue la escogida como la llena de gracia, pero San José también fue un escogido de Dios, también se le presentó un ángel, el que le confió el nombre de Jesús. Un humilde carpintero, un hombre justo, un hombre valiente que salió desde Nazaret hasta Belén para ver nacer a su hijo.

Construyó un pesebre como buen carpintero creando un lugar acogedor.

En el pasado nosotros también estuvimos en nuestro Nazaret, tuvimos ese momento donde aprendimos que debemos dejar atrás muchas cosas para ver nacer otras en Belén. El hijo que me encomendó Dios, es Andrés, el primero que vi nacer en mi Belén.

Una charla con Andrés

Ayer tuvimos una de esas charlas que sólo pueden comenzar escuetamente con un hijo preadolescente de camino a su academia de fútbol.

  • Papá: ¿Viste que tu papá puede hacer muchas cosas? (Saliendo del taller al mostrarle una mesada a medio construir para un laboratorio.)
  • Hijo: Sí, pero le falta pulir y pintar.
  • Papá: (Le mostré una foto terminada) ¡Así quedará!
  • Hijo: ¡Linda!
  • Papá: Cuando uno pone pasión en las cosas que quiere, puede hacer cualquier cosa. ¿Qué quisieras que te haga?
  • Hijo: ¡¡¡Una Máquina del Tiempo!!!
  • Papá: ¿De esas que entras y apareces en el futuro?
  • Hijo: ¡Sí!
  • Papá: Entrar y parecer dormido y ver tus sueños, tus anhelos, tus miedos y despertar con el tiempo recorrido al futuro, sin darte cuenta.
  • Hijo: De esas, pero no vas a poder hacerla. Sólo te probaba.
  • Papá: ¡De esas ya hice 5!
  • Hijo: (Cara de Incredulidad)
  • Papá: Hice una en roble, bien pegadita al piso. Otra de dos compartimientos, en pino más juvenil. Y la última la hicimos en desnivel, con tres compartimientos para guardar la magia con la que vuelves al pasado, vives el presente y te proyectas en el futuro. Además le hice un espacio con puertas corredizas donde puedes esconderte y pasar mucho tiempo en juegos.
  • Hijo: Muéstrame las fotos.
  • Papá: Hijo, diseñé las camas de nuestro cuarto donde mamá y yo dormimos, soñamos, nos amamos, jugamos con ustedes y despertamos cada día entre 7 y 8 horas adelantados en el tiempo sin casi darnos cuenta. Así también diseñamos la de tu cuarto y Federico, donde ahora pasas la mayor parte del tiempo, donde tienes la complicidad de tu compañero de vida, tu hermano. Las camas de tus hermanas Emma y Catalina, donde guardan sus peluches, muñecas, utensilios de cocina, de peluquería, donde hacen volar sus sueños. Donde se esconden a jugar en ese lugar que es sólo de ellas. Todas de madera.

La creatividad y la valentía de San José

La creatividad no es sólo crear algo nuevo, es mucho más, es subir en un burro toda tu vida, esperanzarte y proyectarte en tu hijo, es dejarte llevar por los planes que tiene Dios para vos. Es descubrir el amor alrededor de esos planes, es recibir las enseñanzas en positivo de lo que a veces nos cuesta aceptar.

La creatividad de san José, patrono de la Iglesia, fue valiente como nos toca ser valiente en estos tiempos donde Dios nos regala nuevamente un espacio para estar confinados en familia, conociéndonos, soportándonos, colaborándonos, queriéndonos, soñando juntos que el futuro será mejor, porque nosotros seremos mejores.

Que la valentía de San José nos enseñe que la muerte, al ser él su patrono, es un paso más a la vida, donde con creatividad podamos aceptar los planes de Dios en su divina providencia.

Hoy nos toca ser más valientes y creativos, nos toca acompañar en solidaridad a las familias más vulnerables de nuestra sociedad. Nos toca entrar a nuestras maquinas del tiempo y soñar como lo hizo San José, para que podamos planear, inventar y encontrar con valentía tiempos mejores.

Debemos acompañar a los más necesitados con una cultura de Alianza más viva que nunca. ¡Hoy el tiempo es de soñadores!

Creatividad

Etiquetas: , , , , , ,

7 Responses

  1. Que hermosa manera de explicar la valentía creativa, muchas gracias por compartir y ser ejemplo para otros.

  2. Roberto que lindas palabras, que buen ejemplo, para tus hijos y para todos, así es, son tiempos para sacar toda nuestra creatividad y amor para vivir estos tiempos difíciles y hacer de ellos momentos inolvidables y de gran aprendizaje, donde todo lo vivido fácil o difícil siempre nos traigan a la mente momentos de mucho amor y entrega al prójimo, a la familia. Esta experiencia tuya trajo a mi mente la vida de José, imaginándome como él junto a María enseñaban a su hijo los que haceres de la vida diaria y las enseñanzas.
    Gracias Roberto, fiel hijo de la Mater.

  3. Gracias Roberto, buena iniciativa de la Iglesia incentivar a los «José» de cada hogar para ejercer con creatividad su rol paternal. En estos tiempos de tanta confusión en el mundo, la Iglesia doméstica necesita que los «José» enseñen a crear remos para sus hijos lo suficientemente fuertes para remar contracorriente.

  4. «Roberto Henestrosa» padre soñador, padre trabajador, padre valiente, carpintero de su hogar, escogido de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *