Publicado el 2016-02-16 In Francisco - Mensaje, Iglesia - Francisco - Movimientos

Anda a construir mi santuario

FRANCISCO EN MÉXICO, por Maria Fischer y Blanch Ramírez •

CbI73VKUEAAnxXV.jpg largeFrancisco en el camarín de la Virgen de Guadalupe. Ha cumplido su sueño de rezar a solas ante la imagen de la Virgen de Guadalupe en su santuario. Un largo tiempo de oración en silencio. El Papa, después de depositar sus regalos a la Virgen: la corona y un ramo de rosas amarillos, se mantiene en diálogo silencioso, mirándola y dejándose mirar. Tantas veces habla de la relación de María con la gente sencilla, con los peregrinos a los santuarios, como «mirarla y dejarse mirar por ella». El peregrino Francisco mira a la Virgen de Guadalupe, la Morenita, la patrona de México y de las Américas, y se deja mirar por ella. “Nos hace bien”, había dicho en la prédica en la basílica de Guadalupe, «Por eso nos puede hacer bien un poco de silencio, y mirarla a ella, mirarla mucho y calmamente. Y en este estar mirándola, escuchar una vez más que nos vuelve a decir: ¿Qué hay, hijo mío el más pequeño? ¿qué entristece tu corazón? ¿Acaso no estoy yo aquí, yo que tengo el honor de ser tu madre?”.

Mientras el Papa estuvo ante la imagen de la Virgen, los obispos mexicanos lo acompañaron desde el altar mayor de la Basílica, y los más de 40 mil fieles que asistieron a la Misa rezaron con él en silencio. Al concluir este intenso momento de oración el Papa tocó la tilma e hizo la señal de la cruz.

¿Por qué no asume cada uno el mensaje de Guadalupe y ayuda a edificar un Santuario y un lugar para que ella reparta sus gracias?

«Es un gran regalo del día del Amor y la Amistad tener al Papa Francisco en esta Ciudad de México y recibir su mensaje y bendición. Tuve el regalo de que pasara 4 veces frente a mi edificio. Les comparto estas bendiciones y un abrazo para todos», comparte Blanch Ramírez, miembro de CIEES (Centro Internacional de Empresarios y Ejecutivos Schoenstattianos) de México. Hace suyo el mensaje del Santo Padre en esta Misa multitudinaria en la basílica de Guadalupe:

La reflexión: ¿Por qué no asume cada uno el mensaje de Guadalupe y ayuda a edificar un Santuario y un lugar para que ella reparta sus gracias? La tarea del católico mariano, ¡me encantó la invitación! Hoy la misa multitudinaria, muchas reflexiones más para llevar la fe a la vida diaria, seguiremos atentos…

Con Blanch dejemos resonar desde la alianza de amor las palabras de Francisco:

«¿Acaso no soy yo tu madre? ¿No estoy aquí? No te dejes vencer por tus dolores y tristezas”, nos dice. Hoy nuevamente nos vuelve a enviar, como a Juanito; hoy nuevamente nos vuelve a decir: “Sé mi embajador, sé mi enviado para construir tantos y nuevos santuarios, acompañar tantas vidas, consolar tantas lágrimas. Tan sólo camina por los caminos de tu vecindario, de tu comunidad, de tu parroquia como mi embajador, mi embajadora; levanta santuarios compartiendo la alegría de saber que no estamos solos, que ella va con nosotros. Sé mi embajador”, nos dice, “dando de comer al hambriento, de beber al sediento, dando lugar al necesitado, vistiendo al desnudo y visitando al enfermo. Socorre al que está preso, no lo dejes solo, perdona al que te lastimó, consuela al que está triste, ten paciencia con los demás y, especialmente, pide y ruega a nuestro Dios. Y, en silencio, le decimos lo que nos venga al corazón”.

“¿Acaso no soy yo tu madre? ¿Acaso no estoy yo aquí?”, nos vuelve a decir María. “Anda a construir mi santuario, ayúdame a levantar la vida de mis hijos, que son tus hermanos”.

Francisco en Mexico038

El Santuario es para todos

Hace un poco más de 100 años pidió a un tal José Kentenich lo que había pedido a Juan Diego: “Anda a construir mi santuario”. Desde que se construyó el primer santuario filial en Nueva Helvecia, lo dice a cada uno de los que viven en alianza de amor con ella: “Anda a construir mi santuario”. Es como dicho a nosotros cuando Francisco dice: «Hoy nuevamente nos vuelve a decir, sé mi embajador, sé mi enviado a construir tantos y nuevos santuarios, acompañar tantas vidas, consolar tantas lágrimas. Tan sólo camina por los caminos de tu vecindario, de tu comunidad, de tu parroquia como mi embajador, mi embajadora; levanta santuarios compartiendo la alegría de saber que no estamos solos, que ella va con nosotros”.

«El  Santuario es para todos», dijo hace un par de días Matías Fortuño, de Santiago de Chile, en un encuentro de colaboradores de Schoenstatt.org después del lanzamiento del nuevo mapamundi de todos los santuarios filiales del mundo. «Por eso tenemos que abrir las puertas de todos los santuarios de par en par, para todos. Por eso hacemos el mapa, para que todos puedan encontrar los santuarios”.

Si este mapa de los 200 santuarios filiales ya es un regalo, ¡qué regalo es el «mapa» de miles y miles santuarios vivos que andan por los caminos de sus comunidades, vecindarios, parroquias, lugares de trabajo, por las cárceles, hospitales, asilos, hogares de ancianos, de huérfanos, de refugiados!

Francisco en Mexico007

Texto completo de la prédica de Francisco en Guadalupe

Etiquetas: , , , , , ,