Publicado el 8. agosto 2015 In 100 casas, Alianza solidaria, Schoenstatt en salida

En cada techo, en cada casa, en cada kilómetro recorrido, en cada donación, en cada sonrisa está la Alianza Solidaria con nuestro Papa Francisco y con los pobres…

PARAGUAY, 100 casas solidarias, por Ani Souberlich y Maria Fischer •

F2- Laetitia Patris«Todo lo que hacen para superar la inclemencia del tiempo, las inundaciones de estas últimas semanas, me trae el recuerdo, todo esto, de la pequeña familia de Belén. Una lucha que no les ha robado la sonrisa, la alegría, la esperanza. Una pelea que no les ha sacado la solidaridad, por el contrario, la ha estimulado y la ha hecho crecer», les dijo el Papa Francisco el 12 de julio a los pobres de Bañado Norte, en esta visita que no debía faltar. Resuenan estas palabras en lo que dice en Evangelii Gaudium, y lo que dijo a los schoenstattianos en la audiencia del 25 de octubre del año jubilar:

Verdaderamente María es la que sabe transformar una cueva de animales en la casa de Jesús con unos pocos trapos y una montaña de ternura… (Cultura del encuentro es cultura de alianza, Nueva Patris, 2015, p. 21).

Esas palabras nos vienen a la mente, en este encuentro del Papa de los pobres con los pobres de Asunción, el pasado 12 de julio.

Vielen a la mente aquellas ya casi 150 casas de Jesús, aquellos hogares donde casi 150 familias viven, aun en pobreza, pero con dignidad, y todo esto solo porque dos años antes las palabras del Papa Francisco, y el anhelo de regalarle algo que trascienda el jubileo, despertaba en los colaboradores de Schoenstatt.org y muchos lectores de la página el proyecto de las «100 casas solidarias».

La pequeña Mariana al final pudo regalarle al Papa sus mandarinas, las que llevó a la audiencia en octubre de 2014, pues vino a Paraguay a buscarlas.

Schoenstatt.org pudo entregarle a Francisco las 100 casas, pues vino para bendecir a Paraguay, a los pobres de Paraguay, y con ellos a las casas solidarias y a las familias que viven y que vivirán en ellas.

Él pudo ver algunas de las casas al pasar, y sabemos que sabe de las casas.

2- Cipolletti -Argentina

La fe nos hace prójimos a la vida de los demás

«La fe nos hace prójimos, nos hace prójimos a la vida de los demás, nos aproxima a la vida de los demás. La fe despierta nuestro compromiso con los demás, la fe despierta nuestra solidaridad: una virtud, humana y cristiana, que ustedes tienen y que muchos, muchos, tienen y tenemos que aprender. El nacimiento de Jesús despierta nuestra vida. Una fe que no se hace solidaridad es una fe muerta, o una fe mentirosa. “No, yo soy muy católico, yo soy muy católica, voy a misa todos los domingos”. Pero dígame, señor, señora, “¿qué pasa allá en los Bañados? “Ah, no sé, sí…, no…, no sé, sí…, sé que hay gente ahí, pero no sé…”. Por más misa de los domingos, si no tenés un corazón solidario, si no sabés lo que pasa en tu pueblo, tu fe es muy débil o es enferma o está muerta. Es una fe sin Cristo. La fe sin solidaridad es una fe sin Cristo, es una fe sin Dios, es una fe sin hermanos». Palabras del Papa Francisco en Bañado Norte.

4- reparto de ropaLa fe nos hace prójimos a la vida de los demás. La fe despierta nuestra solidaridad. En el mes de mayo, se publicó un artículo en Schoenstatt.org relatando historias de las visitas a tres de las casas solidarias; la historia de la pequeña Luz que necesita fisioterapia para poder caminar y usar sus manos, y que lamentablemente su madre no cuenta con el dinero necesario para pagar el viaje de la pequeña a la fisioterapeuta, algo que equivale a unos 12 Euros al año. A fines de mayo con el envío de donaciones para varias casas, también llegaron 50 Euros para Luz.

«Hoy en el día en que renovamos nuestra Alianza Solidaria con Francisco, el sol brilló por momentos esporádicos sobre nuestra tierra roja y entonces con ‘audacia y valentía’ pudimos llegar a siete casitas en construcción. ¡Me quedan pendientes cinco!», escribió Ani. «Todo está muy mojado e intransitable pero el súper autito blanco pudo sortear lagunas y charcos y llegar a la meta, sé que me comprenderás ahora que conoces las distancias y los caminos que hay que recorrer ¿verdad? Me acordé mucho de vos mientras pasaba esos charcos y me dije: Si María estuviese aquí vería su mirada de susto y espanto, pero a la vez vería esa sonrisa de complicidad de ‘locas’ como solo nosotros del equipo más loco de todo Schoenstatt podemos serlo. Así que hoy en cada techo, en cada kilómetro estuviste aquí presente, en la tierra más roja que nunca. Y en cada techo, en cada casa, en cada kilómetro recorrido, en cada donación, en cada sonrisa está la Alianza Solidaria con nuestro Papa Francisco y con los pobres».

Una fe que no se hace solidaridad es una fe muerta

5- Feliz buscando juguetesUna fe que no se hace solidaridad es una fe muerta, dijo Francisco.

«Según yo lo entiendo, se trata concretamente de la santidad de la vida diaria – aquí en una expresión extrema, en condiciones extremas – y del misterio del Corpus Christi, es decir que todos somos miembros del cuerpo místico de Cristo, y por lo tanto los tres jóvenes con discapacidad son mis hermanos, también Porfirio y sus hermanos son mis hermanos, su madre mi madre», dijo Susanne T., de Alemania, al leer la historia de Porfirio, que en una de las casas solidarias cuida de su tres hermanos discapacitados, que están postrados en cama, y pregunta: «¿Tienen lavarropas? Y si no, ¿puedo donarles uno?» No tienen, y tampoco tienen refrigerador ni donde cocinar. «Deben obtener lo que están necesitando ahora. Mi tía ya preguntó cómo hacer para donar – aunque ahora por dos semanas está de vacaciones – pero sí confirmó su voluntad de hacerlo, también cuenten con un aporte mío, aunque sea para llegar a cubrir una parte de sus necesidades. Como agradecimiento de que los hermanos están atendidos, como una ayuda, como un saludo de amor, simplemente así. Rezo por la familia, que Dios le siga regalando la fuerza para llevar a cabo su misión y mantenerse fiel a los suyos”.

“Quizá puedan saludarlos de nuestra parte y decirles que estamos muy contentos de ellos y que les mandamos nuestro amor fraternal y bendiciones.»

Una fe con solidaridad es una fe viva, y una fe con muchos, realmente muchos hermanos.

«Cuando fui a ver a Porfirio le dije que rezara que si Dios quiere, de a poquito corazones generosos podrían ayudarlos con sus necesidades y le conté que tu estabas detrás de eso y ¡te recordó muy bien! María, no te puedo explicar con palabras su sonrisa y el brillo en sus ojos. María, estos son santos y no macana, creo que lo que hacemos, vos, el P. José María, muchas otras personas e incluso yo, ni se compara con lo que hace Porfirio por sus 3 hermanos, eso sí que es: ¡sacrificio, renuncia, ofrecimiento por puro amor! Y sabes, yo sé que es una locura pero confío plenamente y sé que de a poco vamos a poder ‘aliviar’ a esta familia, claro está, no todo junto pero lo vamos a lograr».

3- Diusburg -Walsum

Se construyen nuevas casas

Por la lluvia intensa durante tanto tiempo recién el fin de semana pasado comenzó la construcción de las últimas casas hasta ahora financiadas – casas solidarias con el nombre de la parroquia de Duisburg-Walsum en Alemania, de un Santuario hogar en Cipoletti, Argentina, una casa «Vaterhaus-Heiligtum» y una del curso «Laetitia Patris» de la Federación de Madres de Alemania, una casa dedicada a la Virgen María, otra a San Antonio, a San Miguel, a los ángeles, y como no debía faltar, llegó el aporte de una señora no perteneciente a Schoenstatt, para una casa ¡Padre Kentenich!

En esta visita a las casas, Ani Souberlich como casi siempre hace, llevó: juegos para los niños, ropa y algo para comer. Es solidaridad en pasos sencillos y personales.

«Envío las fotos de las casitas», escribe Ani. «También puse un cartel para Italia (25 Euro) para que vean que por poco que uno done eso se junta con otro aporte ¡y se logra un techo!»

G1- Italien

 

POR_Button_CasasProyecto solidario: 100 casas – historia, lista de casas y santuarios padrinos, cómo colaborar

 

Casas solidarias 2014 – Häuser der Solidarität 2014

La donación necesaria para una casa es 200 € / 250 US$

 

TRANSFERENCIA A LA CUENTA DE DONACIONES EN PARAGUAY

Ana Esperanza Souberlich Martinez
N° de cuenta: 7.0175419/0
BIC UBBRPYPX
Banco Itaú Paraguay S.A. Asuncion
Paraguay

TRANSFERENCIA A LA CUENTA DE DONACIONES (SEPA) – Opción para donaciones desde Europa

Maria Fischer
IBAN DE08400602650062268615
BIC GENODEM1DKM
Uso previsto: Un techo para cobijar

¿Todo esto no va? Encontraremos soluciones: [email protected]

Etiquetas: , , , , , , , , ,