Publicado el 2020-09-10 In schoenstattianos

Falleció el P. Antonio Arbulú, del curso fundador de la Federación de Presbíteros de Schoenstatt en Perú

PERÚ, P. Alberto Celis con Maria Fischer •

En vísperas de la Natividad de María, el 7 de septiembre, falleció el P. José Antonio “Toño” Arbulú Atoche, miembro del curso fundador de la Federación de Presbíteros Diocesanos de Schoenstatt en Perú, “Padres en María, en fidelidad a la misión». La fundación de la Federación de Presbíteros diocesanos fue un anhelo de mucho tiempo que se concretizó a fines del año 2017 con la consagración de este primer curso. Ahora, el primero de ellos, entregó su vida “en fidelidad a la misión”. —

 

Primer curso en Perú

Con su salud delicada desde hace rato, el P. Antonio Arbulú Atoche fue internado con un posible cuadro de COVID-19 a inicios de septiembre, siempre acompañado por la oración confiada de sus hermanos de la Federación y de muchos schoenstattianos en Perú.

“Al padre Toño, Schoenstatt le estará por siempre muy agradecido. Él llevó el movimiento al Callao y siempre estuvo generosamente dispuesto a acompañarlo y servirlo, con Misas en el santuario. A pesar de lo lejos que le quedaba, se tomaba el tiempo para asumirlas innumerables veces”, dice el P. José Luis Correa, quien durante muchos años reunió sacerdotes diocesanos interesados en Schoenstatt. “En el sótano del santuario, en la ‘sala del padre’ tenemos dos regalos que hizo Toño al movimiento: los cuadros de la Mater y de San José firmados por su autor, el pintor Luigi Crosio.

José Antonio perteneció al curso fundador de la Federación de sacerdotes diocesanos de Schoenstatt del Perú. Innumerables veces participó en jornadas para presbíteros diocesanos en la casa de retiros junto al santuario de la Mater en Bellavista en Santiago de Chile.

Generoso y entregado a jóvenes y adultos, a hermanos presbíteros y a religiosas, fue un gran pastor. Ordenado sacerdote por san Juan Pablo II en su visita pastoral al Perú, el querido Toño Arbulú vivió su ser sacerdote de Jesucristo inspirado en el padre Kentenich. Como él, también sufrió en cuerpo y alma. De salud frágil y en el otoño de su vida no fue bien tratado por quien fuera obispo por corto tiempo (a Dios gracias) en su querida diócesis de Chalaca, de la que fue Vicario Episcopal.

Doy fe de su amabilidad, fraternidad y humildad, pues fui acogido tantas veces en su casa parroquial en Bellavista, Callao”.

Santuario de Schoenstatt, Lima, Perú

“El P. Antonio fue un sacerdote santo”

“El P. Antonio fue un sacerdote santo. Siempre preocupado de los suyos”, escribe la Hermana M. Amelia, desde Bellavista, Chile. Ella le conocía desde su trabajo en Perú. “Fue un sacerdote que vivió su entrega fiel a su iglesia, que comprendió Schoenstatt profundamente y consagró su vida fecunda a María. Fue una alegría conocerlo y compartir algunos momentos. En el Cenáculo rezo por él”.

“Compartimos esperanzados la Pascua de nuestro hermano José Antonio Urbulú, con la serena certeza que nos da la Alianza de Amor con María: ¡“Servus Mariae nunquam peribit”! Que la Mater reciba su Pasión y su Pascua como un capital de gracias para atraer los corazones sacerdotales al mundo de Schoenstatt y a nuestra comunidad de Federación. ¡P. José Antonio Urbulú, Cruz Negra del Callao!”, escriben los padres Maximiliano Bartel, presidente de la región Padres del Plata, y Martín Aversano, delegado para el acompañamiento de la Pro-Región Perú.

El 8 de septiembre se ofreció la Santa Misa por él en el Santuario de Schoenstatt en Lima, su santuario.

Etiquetas: , , , ,

8 Responses

  1. He was a good priest, my grandfather always spoke highly of him and his humble beginnings, a good son, god brother, good cousin (says mom) and a One in a Million Priest, I am proud to be his nephew.
    May he rest in peace to the right of The Lord
    Amen
    Mark Risco
    Perth, Australia

  2. Tengo el orgullo de ser su sobrina y de haber vivido junto a el y a mis primos y tíos dese hace tiempo, Antonio siempre fue ejemplo de rectitud, de fe y de entrega no solo en la vida familiar sino en todo su entorno, llego muy alto en la vida Episcopal y ahora sabemos que esta a la derecha de Jesus bendiciéndonos desde allá arriba y ayudando a que acbe esta terrible enfermedad.
    Tonito tu me casaste y bautizaste a mi hijo siempre serás una parte enorme en nuestras vidas, desde tan lejos nunca dejamos de estar cerca y unidos en oración.
    Ana RIsco
    Perth, Australia

    • Buenas tardes, soy Patricia Ibáñez, directora del coro «Melodías y Voces» de la Parroquia Santa Beatriz de Lince, donde tuve el honor de conocerlo, sin saberlo, junto con mi madre y dos hermanas más fundamos un coro «Juan Pablo II» que era la obra evangelizadora de ese entonces del coro MV, en la capilla de San Eugenio de Lince, allí nuestro Párroco Padre Roy Cutire nos dejó en sus manos y descubrimos que Juan Pablo II lo trajo a nuestras vidas, pues él fue sacerdote de manos del Santo Patrón de nuestro coro MV. Hoy que celebramos al Santo Juan Pablo II, hicimos la misa en Lince en Honor a nuestro Santo Patrono encomendándole a nuestro querido amigo sacerdote pidiendo por su alma, Padre José Antonio Arbulú, amigo de mi niño Giovanni (7 años) con quien rezaba una vez al mes en Magdalena en el Movimiento Sacerdotal Mariano. Nuestro amor y agradecimiento por siempre para su tío estimada Ana Risco.

  3. Un buen pastor y magnífica persona!
    El presidió mi Alianza de Amor, nos dejó un gran legado, siempre vivirá en nuestros corazones.

  4. Nació en Lima, en Barrios Altos pero la mayor parte de su vida la vivió en el Callao. Como él decía: «Limeño de nacimiento pero Chalaco (denominación que reciben los habitantes del Callao) de corazón».

  5. Me enorgullece haber sido su sobrina, El ha dejado huella toda si Vida, un ejemplo de ser humano, sacerdote y ya debe estar a la diestra de Jesus nuestro Señor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *