Martha Liotti

Publicado el 2024-03-24 In schoenstattianos, Vida en alianza

Martha Liotti, la misionera de cientos de bebés en riesgo de vida

ARGENTINA, Maria Fischer •

“Sin dudas, fue una vivencia fuerte, que, a la luz de mi fe, fue entregada a la Virgen”, escribió Martha Liotti el día de la bendición del santuario de Schoenstatt en Corrientes, el 11 de septiembre de 2022. “Gran emoción al recordar los inicios de la modalidad de Bebés y Niños en Riesgo de Vida, representada en el santuario, por la única Cruz Blanca, testimonio de la fe de los padres de Ezequiel, un angelito que nos acompaña día a día”. El santuario se levanta cerca de esta Cruz Blanca, que recuerda a Ezequiel, un bebé que recibió la visita de la “Peregrinita”, la pequeña imagen de la Virgen Peregrina de los bebés en riesgo de vida. Junto a su querido marido ya fallecido hace varios años, Ezequiel, seguramente, la recibió a Martha el 22 de marzo en las puertas del cielo. —

“Desde hace un tiempo su salud desmejoraba poco a poco. Ayer, 22 de marzo, regresó al Padre Dios, seguro la Mater le estará dando la bienvenida”, escribe Débora Gago, madre de Martina, una “bebé en riesgo de vida” visitada por la Peregrinita cuando luchaba por su vida. Hoy, Débora es misionera de esta modalidad de la Campaña, y junto a su marido Nito son muy activos en la Obra Familiar de Schoenstatt en Corrientes. “Fiel a su estilo, pidió a su grupo de madres que la despidan con alegría y le canten «María de la Alianza»; así lo hicieron. Más allá del enorme dolor que sentimos, rezamos y confiamos que su vida, de enorme fecundidad apostólica, le abrió las puertas del Cielo”.

La Peregrinita visitando a una beba

La Peregrinita visitando a una beba

El libro que Martha debe escribir

Martha Liotti, 2017 en Buenos Aires

Martha Liotti, 2017 en Buenos Aires

Mucho se podría escribir sobre Martha, sobre cómo el Espíritu Santo la inspiró a esta modalidad de la Campaña cuando, en 1999,  su nieto, Patricio, nació prematuro con pronóstico muy reservado. Muchos artículos en schoenstatt.org cuentan, a lo largo de casi 25 años, sobre el apostolado de Martha Liotti, y cada una de estas historias reales que compartió tiene un toque personal, tiene nombres de bebés y sus padres, sus necesidades y angustias. Silenciosamente se transmite el compromiso social que forma parte esencial de la “Campañita”, que en el curso de los años se expandió a otros lugares de Argentina y más allá – por ejemplo, a Paraguay, México y Alemania.

Fue aún antes de la pandemia. Una visita mía a Argentina coincidió con una visita de Martha a Buenos Aires, y decidimos vernos, con Monina Crivelli, quien años antes nos vinculó, en un café de Recoleta, para tomar un cafecito. Un “cafecito” que se extendió por 6 horas, mientras que Martha contaba una historia real tras otra. Un año después, volvimos a vernos en un café en Belgrano, más cerca de donde estaba alojada en lo de su hijo, ya que le costaba moverse. Al despedirnos, le pedí a Martha escribir un libro sobre la Campañita, con todo lo contado… y ella cumplió con un artículo.  No hay nada mejor que escribir sobre ella que lo que ella misma escribió.

En gratitud enorme por haber conocido a Martha Liotti, re-publicamos este artículo.


Encuentros en el camino

ARGENTINA, Martha Liotti, fundadora de la Campaña del Rosario de la Virgen Peregrina de Schoenstatt para Bebés y Niños en Riesgo de Vida

Puede ser en un supermercado, en una peluquería, en una celebración, en una ermita, o simplemente en la propia casa. A los 20 años del inicio de la Campañita, modalidad de la Campaña del Rosario de la Virgen Peregrina de Schoenstatt para Bebés y Niños en Riesgo de Vida, me permito escribir en primera persona para dar a conocer testimonios recibidos, que muestran los vínculos que va desarrollando la presencia de la Mater en las familias de los chiquitos que reciben la imagen peregrina y son consagrados a ella. —

Bebe en riesgo de vida

En la ermita Nuevo Tabor

En una ermita, precisamente la elegida como centro espiritual de esta misión, llamada Nuevo Tabor, donde se erigirá el primer santuario de la Mater en la Provincia de Corrientes (Argentina), me encontré con Rocío Aymará, ya de doce añitos, a quien acompañé el día de su bautismo, en esa misma ermita. Esa fue la primera vez que se celebró allí ese sacramento. Su mamá recordó muy emocionada cómo fue la visita de la Peregrinita y cuánto le ayudó su presencia en momentos en que su hijita luchaba por su vida al nacer. También allí, en esa ermita, se acercaron a abrazarme las pequeñas Florencia y Morena, quienes, con su abuelo Carlos, no dejan de ir cada 18 de mes para agradecer a la Mater por las gracias recibidas. Roque Antonio, con sus picaros primeros años, también me llena de cariño y más, una jovencita que rápidamente me muestra en su celular las fotos de su hermanita, Magali: “miré que hermosa está ahora, tiene ya 10 años”.

En la ermita

Encuentro en la ermita

En la peluquería, en el supermercado

En la peluquería, una tarde de primavera, una señora con inmensa sonrisa se acerca, me abraza y me hace ver en su celular la foto de Gonzalo, de 18 años, el día de su graduación secundaria. Se acuerda, me dice, “¡de lo chiquito que era al nacer y lo angustiada que estaba yo! No olvido nunca cuánto cambió todo al llegar la Virgencita de Schoenstatt y consagrar a mi hijito a su Corazón Inmaculado”.

Entre las góndolas del supermercado, un matrimonio me abraza con enorme calidez. “¡Qué alegría volver a encontrarnos después de tantos años!”, dicen ambos a la vez. Venían de una localidad distante 120 kilómetros de esta capital. Facundo, su segundo hijo, ya tiene 19 años y recibió a la Peregrinita cuando nació con 1,200 gramos y 7 meses de gestación, con pocas probabilidades de vida. Pasó dos meses en el área de Neonatología de una clínica de esta ciudad, siempre cobijado por la Matercita, a quien fue consagrado.

Martha Liotti con Martina

Martina

Con Martina (foto arriba) es distinto. Somos muy amigos los papás, ella y yo. ¡Claro que no podía faltar al festejo de sus 15 años!

Pero el encuentro puede ser también en la propia casa, cuando una mañana “cualquiera” suena el timbre, y al abrir la puerta ves a una niña de 16 años y a su mamá que explican su visita: “Milagros insistió tanto para venir”, – dice la madre, “yo” – dice Milagros – “quería conocer a la persona que, sin ser familiar nuestro, se acercó al sanatorio donde había nacido con la imagen de la Virgen y rezó con mis padres por mí”. Ya en un ambiente de familia, y junto al Santuario Hogar, agradecimos todos juntos el don de la vida de Milagros, nacida con 0,960 gramos y pocas probabilidades de sobrevivir. Vinieron de Loreto, localidad distante 186 kilómetros de esta ciudad, en un viaje de 2 horas y media. Valió la pena el abrazo fuerte de Milagros y sus besos mientras me decía: “Por fin pude conocerla, Abu”.

La fe, el don recibido de Dios, se convierte en el vehículo con el que arriesgamos avanzar en todos los caminos, creando vínculos de esperanza, en momentos difíciles, por el amor que nos une.

Publicación original


Al día siguiente de su fallecimiento, una colaboradora de schoenstatt.org de El Salvador pidió oraciones por el nieto de una amiga, de seis semanas, porque tiene un soplo en el corazón y necesitará un cateterismo cardíaco. Como siempre, puse el nombre del bebé a los pies de mi Peregrinita de bebés en riesgo (que visita virtualmente). Espontáneamente, le pedí a Martha su intercesión…

Gracias, Martha, por tu vida misionera. Tu misión sigue en nosotros y desde el cielo.

Martha Liotti

Etiquetas: , , , ,

2 Responses

  1. Francisco Javier Troncoso dice:

    Que maravillosa Misión y Don, los de Martha. Aún sin haberla conocido me emociona y llega como un mensaje especial de Viernes Santo. Mi hijo nació con 1.200 gr, un mes en neonatología. Vivimos la angustia y la confianza y el apoyo de los Madrugadores, que rezaban por el niño y por nosotros. Fue revivir la situación mucho más crítica de mi hermanita menor, que nació en los ’60 con 780 gr. El personal la sacó adelante a punta de entrega y sacrificios personales. El médico le dio sangre para una transfusión, sus pulmones inmaduros no conseguían oxigenar la sangre … Hoy mi hermana y comadre es exitosa en su trabajo, ha criado a 3 hijos y tiene un hermoso matrinonio. Gracias por lo que hizo Martha

  2. Hilda Pagan dice:

    Una Historia llena de vida, llena de Alianza. Una vida entregada a la Mater que nos muestra la vida que corre desde nuestros Santuarios, que son Higar del Mundo. Que nuestro Padre Fundador nos enseñó a visitar a la Mater tres veces al día y renovar nuestro compromiso de Alianza con Ella.
    Que la Mater haya recibido a la señora Martha Liotti para llevarla a la presencia de Dios Padre. Rezamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *