Publicado el 21. octubre 2019 In Vida en alianza

Virgen de Schoenstatt, ven. Desciende a esta tierra española…

ESPAÑA, Laura Toves •

Virgen de Schoenstatt, ven.  Desciende a esta tierra española, protege a su gobierno, a su Iglesia y a su pueblo. Amén[1] Un día como hoy, hace 50 años, se cumplió el gran anhelo del P. Kentenich: la fundación del primer Santuario de la Mater en España. El terreno elegido en la localidad de Pozuelo, próxima a Madrid, entonces recóndito, apartado y por el que pastaban rebaños de ovejas, se ha convertido en un lugar de gracias, en un lugar de peregrinación y en un remanso de paz. Sin duda alguna la Mater se ha tomado en serio “adueñarse de esta tierra… para convertirse en una tierra de milagros del corazón”[2].—

El tierno abrazo de la Mater

El Santuario en 1969

Hoy nos hemos reunido toda la familia de Schoenstatt, y no solo los que tenemos la inmensa suerte de vivir cerca el Santuario, sino también aquellos que han viajado desde distintos rincones de España y Portugal. Me he sentido muy dichosa y a la vez agradecida por la inmensa suerte de poder estar aquí, celebrando con todo el corazón el jubileo de oro. ¡Qué audaces fueron las primeras Hermanas de María que vinieron aquí con las manos vacías pero con el corazón rebosante de ilusiones y un objetivo claro!

Hoy, escuchando la hermosa homilía que nos ha regalado nuestro Cardenal D. Carlos Osoro, me he sentido una afortunada por sentirme protegida y cuidada por la Mater, por su tierno abrazo, por conducirme al Padre. Por ser testigo y partícipe de las gracias recibidas en este Santuario, en el que un día sellé mi alianza de amor. Personalmente para mí el Santuario es “cuna de Santidad”[3], es germen para transformar de forma extraordinaria la vida ordinaria. Por este motivo, al contemplarlo hoy, primero sin la imagen de la MTA en su interior pero con el altar rebosante de las ofrendas de las realidades que vivimos Schoenstatt, y después, con la imagen bendecida, me ha conmovido.

¿Qué me transmite el Santuario?

Quizás la primera vez que entras encuentras acogedor su interior, el silencio te embarga y sus modestas dimensiones alientan el recogimiento interior. Esto es solo el principio. Hay mucho más si permites que Ella te atrape. Lo resumiría en pocas palabras:

“Hay cuatro filas de bancos, a derecha y a izquierda, y un estrecho pasillo que finaliza en un pequeño y sencillo retablo de madera con la imagen de la Virgen con el Niño, cuidadosamente iluminada. Atrapada en su mirada, Ella siempre me transmite calma y sosiego, me infunde paz… ¡Qué bien se está aquí! Me siento al final, como siempre he hecho, y cierro los ojos con la intención de serenar mi profundo dolor. En ningún otro sitio me he sentido tan llena, tan plena, con ese sentimiento de quietud que embarga todo mi ser. ”

Una alianza de amor imperecedera

No hay celebración que se precie sin una convivencia. Como es habitual, la tradicional paella nos ha reunido en torno a ella. Además, el tiempo nos ha acompañado esta mañana del 19 de octubre de 2019.

También ha sido un día muy especial para las familias de Córdoba y de Mallorca, que han sellado su alianza de amor en el Santuario. A todos ellos, ¡felicidades!

Y como siempre, quiero agradecer a todos aquellos que han hecho posible que el día de hoy, con una logística tan complicada, sea tan especial. Gracias a los que lo han organizado y a los que han participado de manera totalmente desinteresada.

Haber tenido la oportunidad de vivir este acontecimiento único e irrepetible me llena de orgullo. Lo guardaré cuidadosamente en mi corazón, porque algún día podremos decir: ¡ahí estuve yo!

[1] y 2 Extracto de la oración de bendición del Santuario de Pozuelo, 1968.
[3] Palabras del P. Kentenich, Acta de fundación, 18.,10.1914.



Video: https://schoenstattpozuelo.com/
Fotos: Juan Zaforas, Ignacio García de Sola

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *