Publicado el 23. octubre 2019 In Vida en alianza

Yo estuve allí hace 50 años

ESPAÑA, Paz Leiva •

Yo estuve allí hace 50 años.  Estuve en la bendición del santuario de Pozuelo, el primer santuario en España. Tenía la edad de mi nieta mayor cuando conocí al padre Ricardo Bravo. —

Misa, 18.10.2019

El pasado sábado, 19 de octubre, me pidieron que diera un testimonio durante el festival, el día después de la celebración solemne de renovación de la Alianza de Amor. Y allí estaba ella, mi nieta Dalia, en primera fila, dispuesta a escucharme, junto con sus amigas. “¡Qué vergüenza, por Dios, mi abuela se ha dirigido a mí en dos ocasiones!”.

Y es que yo era alumna del Colegio Alemán, cuando llegó el padre Ricardo a dar unas charlas cuaresmales. Un día me propuso construir un santuario a la Virgen, para que desde allí repartiera sus gracias a todo Madrid. Se lo había contado también a dos chicos de mi clase, pero a mí no me dio detalles y creí que esa genial idea era suya: construir un santuario, rezar y pedirle a María que se estableciera entre nosotros. Llevarle sacrificios, anhelos, planes…ir a visitar el terreno.

La proposición del padre Ricardo cambió mi vida para siempre

santuario Madrid

P. Ricardo Bravo

El terreno quedaba más lejos de Madrid que ahora, la llegada era incómoda y larga. En mi primera visita, con uno de mis compañeros, encontramos allí la ermita, con una imagen desconocida para nosotros, que aún no sabíamos nada de Schoenstatt.

“La habrá colocado el padre Ricardo” – pensamos.

Yo era una adolescente entusiasmada, pensé que la misión era importante y creí que se me ofrecía la oportunidad de colaborar en algo grande, conquistar Madrid.

Si yo no cumplía mi parte, la misión se quedaría sin realizar. La proposición del padre Ricardo cambió mi vida para siempre.


Ha insistido como hacía ya hace 50 años en el servicio a la Iglesia

La Divina Providencia ha hecho posible que el padre Ricardo Bravo nos haya acompañado ahora, 50 años después. Puede parecer mentira, pero está igual, sólo el color del pelo ha cambiado. Su amor por la misión sigue intacto y su entusiasmo contagioso también.

Estos días le he seguido casi a todas partes. Nos ha hablado de poner a Cristo en el centro, de dar a luz a Cristo en el mundo como hizo María, del cultivo del espíritu, de los medios ascéticos, de la inscriptio, de su experiencia como fundador en España y de sus conversaciones con el padre fundador en Milwaukee y en Chile. Ha insistido como hacía ya hace 50 años en el servicio a la Iglesia, en el Schoenstatt en salida. Nos ha hablado de justicia social, ha hablado del manejo de los bienes materiales, de cómo cuidar los vínculos con los que nos ayudan, colaboran con nosotros, nos atienden o nos sirven.

Homilía del P. Ricardo Bravo, 18.10.2019

 

Kentenich fundó hace más de un siglo un Movimiento Apostólico, no un club de amigos

Existe un Schoenstatt social inexplorado y poco conocido. Llevamos 50 años en Madrid y nos movemos en el entorno de nuestros dos santuarios, Pozuelo (una localidad a 14 km del centro) y de Serrano (una de las calles más importantes y cotizadas del centro). En la Iglesia apenas se nos conoce ¿No habrá llegado la hora de cambiar la estrategia? Llevamos 50 años intentando que llegue gente a nuestros santuarios ¿a qué esperamos para ser nosotros los que llevemos el santuario a la gente? Madrid tiene 21 distritos y es tierra de misión, los párrocos buscan desesperadamente quien les ayude a anunciar a Cristo, a parir a Cristo en el mundo, como hizo María. No hay que quebrarse la cabeza. Un sacerdote alemán llamado José Kentenich fundó hace más de un siglo un Movimiento Apostólico, no un club de amigos. También de eso ha hablado el padre Ricardo.

Ahora mis nietas, sus hermanos, sus amigos y todos los adolescentes y jóvenes que han vivido este jubileo tienen 50 años por delante para realizar aquello que queda por hacer. Yo les acompañaré como pueda mientras Dios lo permita y si llego al Schoenstatt eterno, prometo seguir apoyando esta misión con el mismo entusiasmo que tenía cuando se bendijo el santuario.

 

Fotos: Ignacio García de Sola, Juan Zaforas

Más fotos y videos

Etiquetas: , , , ,

3 Responses

  1. Querida Paz: mil gracias por este artículo tan vital, hermoso y que da para reflexionar respecto a estos 50 años del Santuario de Pozuelos y el desafío de que el movimiento de Schoenstatt no se convierta en ese «club de amigos» que menciona el Padre Ricardo. Que Dios Trino, la fiel MTA y nuestro Padre Fundador bendigan a la familia de España, bendigan a todos los que trabajan por ser ese Schoenstatt en salida que tanto hace falta y que nuestra Matercita te bendiga a ti, querida amiga «colega» por todo el tiempo y dedicación que le entregas al movimiento y muy especialmente a nuestro sitio http://www.schoenstatt.org a través de tus traducciones y tus artículos.
    Un abrazo agradecido desde Viena.
    Tita Ravera de Andras

  2. Buena tarde a todos, gracias por sus publicaciones, desde hace mucho tiempo deseo ir a Schoenestat, Amo la virgen, le rezo el rosario y la novena. He preguntado sobre la pagina muchsismas veces consejos para hospedarme,en el Santuario de Schoenestat, pero nadie me ha respondido de quienes han ido alli, nuevamente recurro a ustedes que han estado alli como y con quien debo comunicarme (nombres, correo electronico, telefono, contacto en la pagina web) para poderme contactar con ellos directamente en el Santuario, mil gracias de corazon!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *