Publicado el 8. septiembre 2019 In Vida en alianza

Monte Sión Gikungu – importante centro de peregrinación de Burundi

BURUNDI, Hna.  M. Françoise Nimubona, Claudine Niyomwungere •

El santuario de Schoenstatt en Bujumbura se convierte en un punto de atracción para numerosos grupos de peregrinos de todo el país, especialmente alrededor del 15 de agosto, que aunque no es día de fiesta oficial en Burundi, tiene allí para la Iglesia Católica una gran importancia. Al final de una cuesta sobre la capital, Bujumbura, está la meta de las procesiones, que parten desde el centro -monte arriba- hacia “Monte Sión Gikungu”, construido justo en el terreno en el que celebró misa, ante miles de fieles, Juan Pablo II en su visita a Burundi. —

 

La familia del cáliz

La joven comunidad de las Académicas de Schoenstatt (formada en 2017 con 120 miembros, bajo el nombre ‘famille du calice ‘–familia del cáliz – primer “esqueje” internacional surgido de la estructura alemana) se puso en camino hacia el santuario de la MTA al atardecer del día de fiesta.

Aunque durante todo el día se celebraron en el gran terreno alrededor del santuario y en la iglesia de peregrinos numerosas eucaristías en honor a la Virgen, quisieron regalar las Académicas una celebración especial al atardecer, Alrededor de 40 miembros de la comunidad se reunieron en la plaza junto a la imagen del fundador. Allí permanecieron un tiempo y escribieron lo que en ese momento llevaban en el fondo de sus corazones. La jefa de la comunidad, Euphrasie Bigirimana, llevó un gran ramo de flores, como señal de agradecimiento al fundador. Porque sin él no habría habido santuario de María en Monte Sión Gikungu. A continuación fueron en procesión con velas hacia el santuario. También a la Virgen le llevaron un gran ramo de flores para felicitarla en su día.

Siguió el rosario, que desembocó en cantos y bailes – expresión de alegría por la presencia de María, siempre con su Hijo, en el santuario.

Movimiento Eucarístico

El 18 de agosto, no sólo se juntaron para la misa de Alianza miembros del Movimiento de Schoenstatt. Numerosos peregrinos del Movimiento Eucarístico llegaron de todos los rincones del país al Monte Gikungu para celebrar la apertura del año jubilar de su centenario. El Movimiento se fundó en Francia en 1844 y llegó a Burundi a través de un jesuita en 1920.

El rector del santuario señaló en su saludo que el santuario de Schoenstatt de Monte Sión Gikungu celebra este año sus bodas de plata.

Ambos Movimientos, el Movimiento Eucarístico y el Movimiento de Schoenstatt, se supieron unidos de manera especial a María, porque Ella es el camino más corto hacia Jesús.

En la iglesia de la santísima Trinidad, la gran iglesia de peregrinos del centro de Schoenstatt, celebró la misa el obispo emérito de Bujumbura, Mons. Evariste Ngoyagoye, junto con cerca de 20 sacerdotes.

El obispo Ngoyagoye conectó su homilía con el evangelio del día. Es Satanás quien siembra la insoportable discordia entre los hombres, en las familias y en el mundo. Pero los hebreos piden perseverancia y fortaleza. Por lo tanto, los creyentes deben asociarse estrechamente con San Tarsicio, patrón del Movimiento Eucarístico. El festejo terminó con la procesión al santuario, donde, como cada 18, se renovó la Alianza de Amor.

 

Original: francés. Redacción: Inge Wilhelm, Alemania. Traducción: Paz Leiva, Madrid, España

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *