Publicado el 7. septiembre 2019 In Dilexit ecclesiam, Iglesia - Francisco - Movimientos

Celebrando la Asunción de María

SUD AFRICA, Tapiwanashe Manhombo •

Cuando mi querida hermana Evadne me dijo que reservara la fecha para la celebración de la fiesta de la Asunción en Lansdowne, no había pensado mucho en ello. En mi opinión, este iba a ser otro de esos días geniales en los que nos entusiasmamos con la Santísima Virgen María; sería hermoso, pero finalmente sería otra de esas celebraciones de rutina. O eso pensé… —

Llegué casi una hora antes de que comenzara la ceremonia. Esto me dio tiempo para ver lo que estaba sucediendo. Un zumbido de actividad a mi alrededor:  practicaban los bailarines litúrgicos, se revisaban los micrófonos, la banda estaba en el coro, ensayando. La emoción era casi palpable, y por primera vez me golpeó: éste no sería un día de fiesta mariana común y corriente.

Oración y diversidad en la Iglesia

Justo antes de que comenzara la celebración, rezamos una decena del santo Rosario, meditando –lo adivinaron- el cuarto misterio glorioso, la asunción de María al cielo. Se trató de algo particularmente apropiado ya que el rosario es central en la devoción mariana. Cada Avemaría fue precedida por una petición que nos recordó que María, nuestra Madre, siempre está presente y siempre lista para interceder por nosotros ante su Hijo Jesucristo.

 

Procesión regia

La celebración comenzó con una procesión regia compuesta por jóvenes que portaban las banderas (la bandera sudafricana, la bandera papal y la bandera de Schoenstatt), también las banderas de diferentes sociedades y grupos fueron bienvenidas.  Los Caballeros del Santo Sepulcro y los Caballeros de Da Gama llevaban una estatua bellamente decorada de Nuestra Señora y justo al final de la procesión venía el Obispo Stephen Brislin, quien diría algunas palabras más adelante.

Tuvimos dos lecturas, una en xhosa y otra en afrikaans. Sudáfrica está integrada por una amplia variedad de culturas y etnias, lo que lo convierte en uno de los países más diversos de África. Tener al menos tres de estas culturas representadas en la celebración da testimonio de la universalidad de la Iglesia Católica. Después de todo, la palabra católica significa literalmente universal.

 

Enfrentando nuestros desafíos

Una vez que escuchamos la Palabra de Dios, vimos y escuchamos una teatralización interesante sobre los desafíos que enfrenta la iglesia hoy.

Juventud

El primer problema fue el desinterés de los jóvenes en la Misa.  Esta escena nos mostró que gran parte de este desinterés proviene de no comprender completamente el milagro que sucede cada vez en el altar. Como feligreses, necesitamos informarnos sobre la importancia de la Misa y su importancia en nuestras vidas. Los sacerdotes y los catequistas podrían hacer más para ayudar a los jóvenes a comprender mejor la Misa para que se inclinen más a prestar atención sobre lo que está sucediendo.

Familias

Otro desafío planteado fue el de la oración en la familia. Para algunas familias católicas, es prácticamente imposible ir a misa el domingo. El trabajo puede interferir, como fue el caso con la familia en la representación. Otra razón podría ser una enfermedad crónica o algún otro problema que impida que uno vaya a misa. Sin embargo, es importante que los miembros de la familia que puedan participar lo hagan y oren por su familia. Es posible que no veamos los frutos de nuestras oraciones de inmediato, pero debemos confiar en que Dios siempre nos escucha y está actuando por nuestro bien. Los adultos en la familia no deben rehuir las preguntas planteadas por sus hijos, sino que deben alentarlos y de esta manera ayudarlos a comprender y amar su fe.

Escándalos

Los escándalos de abuso en la iglesia también se destacaron cuando alguien expresó su incredulidad de que algunos sacerdotes ordenados pudieran incluso considerar abusar de los niños. Este escándalo grotesco ha devastado la iglesia, haciéndola perder credibilidad a los ojos de muchos discípulos y posibles discípulos. Puede resultar muy difícil mantener la fe cuando las personas en quienes confiamos para guiarnos en nuestro camino hacia Cristo pueden ser las mismas que cometen tales atrocidades. Es importante recordar que ésta no es la primera vez que la Iglesia se ve envuelta en terribles escándalos. A lo largo de nuestra historia, hemos luchado contra los males del mundo que han erosionado la estructura misma de nuestra iglesia, tratando de separarla del interior. Dios, en tales momentos, siempre se aseguró de que tales acciones fueran expuestas y eliminadas.

Al mismo tiempo, los santos han sido elevados precisamente en esos momentos para llevarnos de regreso a Dios. Debemos tener coraje y creer que la promesa de Jesús en Mateo 16:18 es verdadera y que no importa cuánto lo intente el diablo: las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia. Finalmente, presentamos todos estos desafíos a nuestra Patrona y le pedimos que cambiara el agua de toda nuestra inclinación al pecado en el vino de nuevos comienzos y nuevas esperanzas.

 

Mensaje del obispo y una danza digna del cielo

Después de la representación, el Obispo Brislin entregó su mensaje.  Tocó cada uno de los problemas prestados presentado en el sketch. El obispo reconoció estos desafíos y también señaló que debemos ser testigos creíbles, no solo pronunciar un «montón de palabras», como dijo un participante de una obra de teatro, que no tienen ningún significado para nosotros. Nos instó a perseverar en la fe y a seguir orando fervientemente para que Dios limpie su iglesia y restaure la credibilidad que se ha visto empañada por estos escándalos.

Poco después de su discurso, los bailarines litúrgicos realizaron una bella coreografía para el coreografiada para el popular himno As I Kneel Before You.  Los vestidos blancos que fluían, los velos azules y las cintas se arremolinaban de manera fascinante, mientras que las expresiones faciales de los bailarines eran sinceras y angelicales. Me pareció que estaba presenciando una forma de oración que no sabía que existía. Me imagino que así es como los ángeles y los santos bailan en el cielo mientras llevan nuestras peticiones al Padre con sus túnicas como incienso. Posteriormente tuvimos Bendición y un poco de silencio para reflexionar sobre la teatralización, el mensaje del Obispo y el baile mientras agradecíamos al Hijo de María en el altar… La celebración concluyó con un voto de agradecimiento de un miembro de la familia de Schoenstatt, y salimos de la iglesia con una canción maravillosa.

Conclusión

He asistido a muchas celebraciones marianas, todas ellas hermosas. Sin embargo, esta celebración en particular realmente me conmovió. Fue organizada por expertos, precisa en su ejecución y espiritualmente rica en todo su contenido. Quizás es porque enfrentamos los desafíos de la iglesia, lo cual no es algo que experimente todos los días en la iglesia. O tal vez fueron los bailarines y su impecable rutina que lo hicieron por mí. Tal vez fue el sincero mensaje   obispo. Tal vez la Santísima Virgen usó todo esto para acercarme suavemente a su Hijo. De cualquier manera, espero sinceramente que este pequeño relato mío te acerque a Dios. Que Dios bendiga a su iglesia. Amén.

 

 

Fuente: https://schoenstattsouthafrica.org.za – Con los debidos permisos

 

Original: inglés; traducción: Carmen M. Rogers, Santiago de Chile

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *