Publicado el 2016-12-23 In Vida en alianza

Los 40 años del Grupo Tayi

PARAGUAY, Morocha y Carlos Etchegaray •

Hoy estamos aquí el grupo Tayi, a 40 años de habernos llamado.

Queremos darte gracias por elegirnos para formar parte de la Familia de Schoenstatt en nuestra patria y ser parte de la primera generación.

Al mirar el presente y ver todo lo que ha crecido el Movimiento, su amplitud y fecundidad, podemos afirmar, con humildad y alegría, que el lema que nos guió en aquel tiempo y todo lo ofrecido no fue en vano: “Por tu entrega, desciende María a Tupãrendá”.

tayi1

Aquel Tayi creció y esparció su semilla…

Hoy te pedimos por esta nueva y joven generación en el Movimiento, para que vivan con conciencia de misión el “Nada sin ti, nada sin nosotros” y así hacer realidad, cada día un poco más, de nuestro querido Paraguay, la Nación de Dios, corazón de América.

No podemos dejar en este día de agradecer por nuestros primeros Asesores: el Padre Antonio Cosp, el Padre Nicolás Schwizer, Monseñor Claudio Giménez y la Hermana M. Andrea, y por nuestros queridos encargados de grupo Magdi y Nonino, que nos enseñaron a dar los primeros pasos en este caminar como Schoenstattianos.

Y nuestro recuerdo cariñoso a nuestros hermanos de grupo que hoy ya gozan del Schoenstatt Eterno: Estela y Manolo Muñoz, Rosa Ortiz y José Fernández.

Como aquel primer día, te decimos hoy y siempre: ¡Quedamos en eso, permanecemos fieles!

Semblanza del Grupo Tayi de la Liga Apostólica de Familias

En el año 1976 se realiza la primera Jornada de iniciación de la Rama Familiar del Movimiento de Schoenstatt en Paraguay.

De esa jornada nacen 3 grupos: “Renacer”, “Tayi” y “Pequeña Grey”; y el grupo “Tayi”, somos quienes hemos permanecido todos fieles desde aquella jornada de iniciación.

Ocho matrimonios fieles a Schoenstatt, quienes vivieron los primeros tiempos de fundación con entrega radical, sacrificada y con el fuego y la fuerza de los fundadores. Estos matrimonios son:

Lola y Horacio Chiola

Gilda y Chilo Dos Santos

Morocha y Carlos Etchegaray

Yuti y José Fernández

Pacha y Luis Fontclara

Estela y Manolo Muñoz

Rosa y Oscar Ortiz

Maria Yolanda y Kikito Vázquez

Por la inculturación de Schoenstatt en Paraguay

Como grupo elegimos el nombre “Tayi”, palabra guaraní que quiere decir “Lapacho” en español. Elegimos este nombre porque queríamos expresar con él nuestra misión como grupo fundador:

una forma concreta de que Schoenstatt se inculturace en nuestra patria.

Así como el lapacho hunde sus raíces en la tierra, anhelábamos que Schoenstatt se asiente en nuestra patria. Queríamos ser como el árbol del tayi que tiene raíces profundas y es de madera firme, dura y fuerte. Si las raíces prenden y se arraigan en la tierra, entonces en sus frondosas y hermosas ramas podrían cobijarse en el futuro numerosas personas y dar sus hermosas flores y frutos expresión de vida y plenitud.

Ver hoy el Movimiento de Schoenstatt en Paraguay, nos llena de orgullo y podemos decir con certeza que la MTA aceptó nuestra entrega. La entrega de estos fieles ocho matrimonios. Así como el tayi, Schoenstatt echó raíces profundas en nuestra tierra paraguaya. El lema de los años de conquista del terreno y del Santuario de Tupãrendá fue un gran estimulo e impulso para cada uno de estos matrimonios y para la pequeña familia de Schoenstatt de aquel tiempo:

“Por nuestra entrega desciende María a Tupãrendá”.

Dando todos todo para Schoenstatt

En aquel tiempo, formamos parte de tareas dirigenciales en el Movimiento, y con trabajos específicos íbamos haciendo que el Tayi creciera: uno de los miembros del grupo, al contar con una herrería, hizo la campana y el campanario del Santuario de Tupãrendá, otro fue el administrador de Tupãrendá, otro en la parte económica, otro en el equipo de misión, otros como encargados de grupo etc, etc. Cada uno dando todo por Schoenstatt.

Cuando ya habíamos logrado comprar el terreno de Tupãrendá, el grupo regaló 100 arbolitos de Tayi que, con el apoyo y la ayuda del Padre Antonio, plantamos en lugares especiales en todo el gran terreno. Esto fue toda una aventura y sacrificio, ya que en aquel tiempo la gran mayoría del terreno era agreste. Había agua en un solo lugar y teníamos que cargar baldes con agua y subir para regar cada arbolito. Hoy nos emociona cuando vemos a varios de ellos floreciendo. Son todo un signo para el grupo y, sin duda, son expresión de los frutos de la entrega sacrificada, alegre y fiel.

En este día de jubileo, también queremos recordar y agradecer por la vida de cuatro hermanos de grupo que ya partieron a la casa del Padre. Ellos son: el matrimonio de Estela y Manolo Muñoz, José Fernández y Rosa de Ortiz.

Fuente: Revista Tuparenda, 11/12 2016

El equipo de schoenstatt.org se siente orgulloso de contar con un «tayi» en sus filas, el gran tayi Kikito Vázquez, traductor del portugués al español.

tayi4

Etiquetas: , , , , , ,

1 Responses

  1. Con emoción les digo GRACIAS, queridos hermanos del grupo Tayi. Estoy hondamente vinculada con Uds. Me ayudaron a echar profundas ralces en ñande reta põra, a admirar y valorar la cultura paraguaya en todas sus manifestaciones. Con Uds. vi nacer y crecer Tupãrenda, el ideal Nación de Dios-Corazón de América, el Santuario, las primeras vocaciones de las Hermanas… Y el tayi sigue floreciendo… La fidelidad es lo más grande ¡FELICITACIONES! Hna. M. Andrea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *