Krug tinaja jar

Publicado el 26. febrero 2020 In Santuario Original

La alianza se renueva con una nueva vasija para el capital de gracias

SANTUARIO ORIGINAL, María Fischer •

De camino del trabajo, es simplemente cuestión de girar en la autopista en dirección a Fráncfort, en lugar de Colonia. Es 18 de febrero, día de alianza, y mi teléfono móvil lleva dentro tantos anhelos y personas, que necesita urgentemente llegar al santuario. Esta peregrinación espontánea al santuario llega con dos sorpresas: la bendición con el Santísimo a las 6 de la tarde, al final de la adoración, y una vasija grande y nueva con la inscripción “Capital de Gracias” en muchos idiomas. —

El P. Pablo Pol imparte la bendición con el Santísimo, 18 de febrero de 2020. Foto: Fischer

Hace muchos años surgió en Austria la vasija como símbolo del proceso de vida del capital de gracias. El término “capital de gracias” es muy gráfico, fue conscientemente elegido por el P. Kentenich de la vida económica y pertenece a lo fundamental de Schoenstatt: al contrario que en otros lugares de peregrinación o lugares de gracias, en cada uno de los santuarios de Schoenstatt – desde el Santuario Original hasta el santuario del corazón – tiene validez indiscutible la colaboración responsable, creativa, activa y decisiva. Por decirlo de alguna manera, son “ingresos” en la cuenta de la MTA para que ella pueda repartir a manos llenas a otros, a todos, o a ese que, precisamente en este momento, necesita todo el capital de gracias disponible. La teología que hay detrás está fundamentada y es ortodoxa, la imagen del capital de gracias es comprensible para todos los que utilicen cuenta corriente, tarjeta de crédito o transferencias. Es decir, todos. Esa expresión tan gráfica no es suficiente para las personas más pragmáticas, y así han surgido imágenes para este proceso de colaboración, desde la caja con notas hasta coloridos «capitalarios» en América del Sur, y desde las cestas trenzadas de Burundi hasta la vasija basada en el evangelio de las bodas de Caná. En esta colaboración nada es demasiado pequeño ni demasiado grande para ofrecer y recurrir a todo el poder concentrado del capital de la gracias.

La nueva vasija, con la inscripción “capital de gracias” en 11 idiomas. Foto: Weweler

La vasija rota

Ahora ya está delante del altar del Santuario Original esta bonita vasija con la inscripción “capital de gracias” en varios idiomas.

A través del saludo navideño del rector del Santuario Original, el P. Pablo Pol, que también fue difundido por Schoenstatt.org, se supo que se había roto la vasija:

“Hace un par de semanas pasó algo muy especial: Se rompió la vasija que contiene las cartas, las ofrendas… es decir, todo el capital de gracias del Santuario Original. Como se puede ver en las fotos, las cartas que llegan de todo el mundo con súplicas a la Santísima Virgen se fueron introducidas con gran entusiasmo y la vasija no pudo resistir… simplemente se rompió”.

Respuesta del p. Pablo Pol a una breve pregunta: “Hemos encargado una nueva vasija para el capital de gracias, porque se rompió la anterior. La nueva la han hecho en Höhr-Grenzhausen. La idea de escribir en ella la palabra “capital de gracias” en distintos idiomas es para enfatizar la internacionalidad.

La vasija rota

Bernadette y Norbert Weweler, sacristanes del Santuario Original, comentan:

“Sí, con la tinaja sucedió una historia especial. La “anciana vasija” se rompió alguna vez y estaba pegada, por eso un día un grupo de polacos donaron una nueva, relativamente ligera y de paredes finas. En cualquier caso, se había volcado alguna vez y tenía un pequeño desconchón. Pero aún aguantaba…

Una noche vino un grupo de jóvenes de Paraguay, que disponía de un tiempo propio en el santuario, tras la bendición de la noche. Habían recogido mucho capital de gracias y lo traían en un fajo. Habían puesto una hermosa música y cada uno del grupo se acercaba y metía su fajo de capital de gracias en la vasija, que estaba bien llena. Entonces hubo que apretar un poco, para que cupiera todo. Justo se terminó la música…- La vasija reventó, partiéndose en dos con un chasquido audible. Sorprendida, miró a la cámara la aportadora del capital de gracias…- una imagen maravillosa – la vasija se desborda, no puede contener la cantidad de capital de gracias…- el grupo quedó destrozado, querían confesar lo sucedido a la mañana siguiente. Pero la Hna. Vanda, del equipo de sacristía, reconoció inmediatamente la bella imagen: ¡La vasija no pudo contener la cantidad de capital de gracias!”

Este mensaje salió también con el saludo navideño del P. Pablo Pol a todo el mundo:

En este tiempo de Navidad quiero invitarles a dejarse llenar por un momento con el signo: el capital de gracias “se desborda” en el santuario. ¡Qué alegría para la Virgen que sus hijos de todo el mundo tomen en serio la petición del Acta de Fundación: “Traigan abundantes contribuciones al capital de gracias…!” (18.10.1914)

zerbrochener Krug | broken jar | tinaja rompida

La vasija rota. Foto: Weweler

Surge una nueva vasija

Se necesitaba una nueva vasija.

Bernadette y Norbert Weweler comentan:

“Entonces nos pusimos a buscar una nueva vasija, por encargo del rector. Teníamos una idea muy clara: estable, duradera, preferentemente clara, asas poco prominentes, pero fuertes, altura mínima 50 cm. Y una amplia embocadura, para poder meter bien la mano.

Y el rector, el P. Pablo Pol, tuvo otra idea: poner, por delante y por detrás, la conocida inscripción “nada sin ti, nada sin nosotros” en latín y añadir “capital de gracias” en el borde superior, en varios idiomas: español, portugués, inglés, italiano, alemán, tamil…once idiomas en total.

Tuvimos que admitir que el primer desafío era la búsqueda del fabricante. Obviamente, hay poca capacitación en esta área. Las personas que saben hacerlo se están retirando… ¡Y precisamente aquí cerca se encuentra la antigua ciudad de la cerámica, Höhr-Grenzhausen!

Cuando hubimos encontrado un fabricante y le expusimos nuestras ideas, nos dijo: “Esto no es así, ahí no se puede grabar correctamente… no sería legible…” o, “como mucho, se podría pegar de alguna forma, pero con curvatura no va a aguantar…”

Desconcertados, fuimos a la adoración…

Al día siguiente, la contable de la Casa del Padre se enteró de la búsqueda e indicó a su hermana y su cuñado, que tienen una empresa propia en Höhr-Grenzhausen. El P. Pablo Pol llamó por teléfono, fue para allá y nosotros también

“Sí, quizá se pueda hacer, nos dijeron. Mi marido es alfarero, es decir, maestro ceramista y yo soy pintora titulada de cerámica” dijo Frau Hastenteufel. “Pero con estas once inscripciones en el borde…no va a resultar.

Explicó el esfuerzo de semejante trabajo: una vasija muy grande, para cuya producción es necesario procesar 13 kilogramos de arcilla, precocida y posthorneada, luego la escritura. Muchas operaciones por separado.

Para un encargo así se puede calcular un precio entre 800 y 1000 Euros.

La calidad tiene un precio y la Virgen en el santuario y sus peregrinos se merecen calidad. El P. Pablo Pol se mostró inmediatamente de acuerdo y explicó que, por una vasija hecha a medida, se debe pagar este precio.

Ehepaar Hastenteufel mit dem neuen Krug

El matrimonio Hastenteufel con la nueva vasija. Foto: Weweler

Internacionalidad horneada

Una nota al margen, pero conmovedora: el matrimonio Hastenteufel ya ha proporcionado su ayuda para el desarrollo de trabajos en arcilla y cerámica en algunos países, incluso en Ruanda.

“Posiblemente no pueda conseguir poner más de seis idiomas”, se dijo, cuando el trabajo ya estaba en marcha. “Elija usted los que no pueden faltar”. Y elegimos. “Aunque le pedimos ayuda a la Virgen, quizá pueda usted poner alguna inscripción más”, dijeron Bernadette y Norbert Weweler

Y cuentan:

“Y, efectivamente, Arno y Ute Hastenteufel trajeron personalmente la vasija terminada. Estaban visiblemente entusiasmados con su obra maestra, con las once inscripciones en el borde de la vasija. ‘Hasta en tamil’, anunciaron llenos de alegría”.

La vasija está ahora en el Santuario Original, esperando ser llenada hasta que rebose.

Y quizá…si, quizá, el próximo día de alianza los schoenstattianos mandemos por WhatsApp, Facebook, Instagram o email la foto de esta vasija, en vez de la imagen antigua, para que se desborde el capital de gracias y fluya hacia los territorios en guerra o en crisis de nuestro mundo, en los proyectos sociales y pastorales de nuestro Movimiento de Schoenstatt mundial.

Santuario original, 18.2.2020 – Foto: Fischer

Video del momento en el que se desbordó el capital de gracias:

Álbum de fotos en Flickr

Santuario Original - Urheiligtum 18.02.2020

Original: alemán, 23.2.2020. Traducción: Paz Leiva/es, Madrid, España

Etiquetas: , , , , , ,

1 Responses

  1. Bellísima tinaja llllll todo por Ella y para Ella .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *