Publicado el 2020-07-09 In Laudato Si

Una pequeña respuesta a Laudato SI

Por Tatiana Alfonso, Miembro de la Comisión Laudato Si, Movimiento Schoenstatt de Costa Rica •

Hace un mes conmemoramos los 5 años de la encíclica Laudato Si, escrita por el Papa Francisco, y en esta ocasión, después de encontrarnos con un material excelente del que aprendimos mucho, nos decidimos a efectuar pequeños pasos concretos hacia un consumo más responsable en nuestro hogar.—

Dentro del mucho material que se encontraba en la web escogimos un podcast que nos encantó y que oíamos cada noche en familia. Se llama: Laudato Si: El cuidado de la casa común, producción de la red Eclesial Pan Amazónica. 

Fueron 20 capítulos, cada uno con una duración aproximada de 10 minutos. Se volvió emocionante ver a nuestros hijos tan entusiasmados…

Cada noche esto era lo que sucedía:

 

Santi: Mami, oigamos Laudato Sí. 

Pedro: ¡Sí! 

Papá: ¿Por cuál capítulo vamos? 

Joaquín: Vamos por el 9. 

Santi: Si, el último fue, hermana lluvia.

Mami: ¡Ya voy! Acá traigo el cel. 

Clara: Yo no lo quiero oír…

Así fue…. Todos estábamos entusiasmados menos nuestra hija Clara. A ella le parecía doloroso oír los capítulos porque se asusta de los problemas que escucha: el calentamiento global, el exceso de plástico en los mares, la contaminación del aire… «mami, ¿Nos vamos a morir?»

Ser actores de nuestro tiempo

Y es acá, como padres que debemos de tener cuidado. No ser alarmistas, pero si ser actores de nuestro tiempo y motivar a nuestros hijos a tomar acción en los retos actuales que nos toca vivir. Retos que están tan bien esbozados por el Papa Francisco en su encíclica donde descubrimos que la explotación desmedida al medio ambiente está fuertemente relacionada con abusos a las comunidades más desprotegidas.

Santiago, nuestro hijo mayor dice «Clara, todas las épocas tienen sus problemas… Ha habido épocas de guerra y a nosotros nos tocó este problema” Y así es. Tenemos que enfrentarlo, pero desde nuestro centro, desde nuestros principios más propios de cristianos. ¿Cómo no cuidar nuestra Casa común si es la creación de nuestro Padre Dios? Y más aún… si no cuidamos nuestra casa común las personas más necesitadas en el planeta serán los primeros en verse afectados. ¡Nuestros hermanos!

«¡Cuídala!»

A mí me encanta pintar, no lo hago ahora porque no tengo mucho tiempo, pero ¿Saben lo que me imagino? Me imagino que alguien me confía una pintura…. Me dice: «¡Cuídala!» y agrega: «¡Esta pintura la hizo Dios!» La cargo abriendo mis brazos porque es muy grande… Me detengo a observarla y para mi sorpresa veo que en ella todo se mueve: Es una pintura dinámica…Los colores del paisaje cambian y los seres ahí dibujados interactúan entre ellos ¡Parecen vivos! ¡Siento que tengo entre mis manos el mayor tesoro! Dios mío: ¡Tu hiciste esto! ¡Es una maravilla! ¿Por qué me lo confiaste a mí que soy tan torpe?

¿Ustedes se imaginan tener esto? ¿Qué harían si viene alguien y la pinta encima con un garabato? ¿O si alguien más se acerca con una tijera para llevarse un fragmento? ¿No la defenderían con su vida?

Y a veces el tamaño juega en nuestra contra porque somos tan pequeñitos… ¡El planeta en relación a nosotros es tan grande! Pero este planeta azul, que desde el espacio si se ve pequeñito resulta que es esta pintura. Y también resulta que Dios nos la dio…. Todos la tenemos en nuestras manos. Todos la sostenemos. ¡Es un regalo muy grande! ¡Que afortunados somos los humanos!

Termina bien

Volviendo a Laudato Si, el cuidado de la casa común ¿Les cuento que pasó después del último capítulo?

Santi: ¡Ay no! Esta noche toca oír el ultimo capitulo. 

Mami: ¡Vengan todos! ¡Oigámoslo juntos! 

Joaquín: ¿Cómo se llama? 

Papi: Se llama, Cambiar de rumbo. 

Mami: Clara ven a oírlo. ¡Este te va a gustar! 

Clara: ¿Termina bien? 

Santi: ¡Si! ¡Termina bien! 

Y así es… Nuestra visión es siempre desde la esperanza. ¡Tenemos esperanza!

Como familia estamos aún lejos de lo que queremos ser y por consiguiente hacer, pero ¡Ya empezamos! Sabemos que hay muchas familias que nos pueden dar ejemplo y ayudar mucho. En estos últimos días me he unido a grupos donde encuentro personas que nos llevan mucho por delante… Nos motivan y alientan. Nos dan ideas y guían.

Bueno, pero ¿Qué pasó esa noche? … ¡Les sigo contando! Me quedé en que oímos el último capítulo de Laudato Si… Se llama: Cambiar de rumbo.

Pedro: ¿Terminó?

Todos: Sí Pedro, ya este era el último capítulo. 

Joaquín: ¡Me gustó mucho oír a San Francisco de Asís!

Clara: ¿y ahora qué? 

Este podcast nos inspiró y movió nuestras fibras. Nos llenó de esperanza y de ganas de hacer algo más, de ir un paso más allá… así que esa noche hicimos una lluvia de ideas y logramos llegar a una idea muy concreta:

Vamos a juntar todos los desechos de un mes y luego vamos a abrir las bolsas y analizar nuestros desechos. 

¡Y empezó la tarea! 

¡Tenemos la suerte de vivir en una comunidad donde todos los lunes y jueves se llevan nuestros desechos orgánicos al centro de compostaje! Cada mes llenamos entre 8 y 9 cubetas. Los desechos ordinarios los separamos también.

Pero en lo que estábamos aún confundidos es en el manejo de todos los otros desechos, en especial los plásticos … ¿Cuáles se reciclan? ¿Cuáles no? ¿Por qué algunos están categorizados con números del 1 al 7 y otros envases y envoltorios no tienen esta información? Todo eso iba a ser parte del ejercicio. El propósito era aprender y también concientizarnos de nuestro consumo irresponsable.

Reunimos los desechos desde el 18 de mayo al 18 de junio. Guardamos las bolsas en la bodega. Fueron 6 bolsas grandes.

¡Y hoy 4 de Julio las abrimos!

No fue fácil. Pero teníamos que enfrentarnos con esto… Aquí les compartimos un pequeño fragmento de lo que sucedió….

 

Nos sentimos unidos a Dios en cada pequeña acción que hacemos

Del ejercicio surgieron algunas respuestas, pero surgieron aún más preguntas… Tenemos mucho que investigar y esto nos despierta una gran ilusión. Cómo familia tenemos un camino por el que queremos ir mejorando en este propósito que nos une a muchísimas otras familias alrededor del mundo: El propósito de cuidar nuestra casa común. Nos sentimos unidos a Dios en cada pequeña acción que hacemos… En lavar un desecho antes de depositarlo en el basurero… En rechazar una bebida que se nos antojó fuera de casa pero que sabemos que una vez saciado nuestro impulso nos queda en las manos un envase plástico que nos empieza a pesar…En recordar llevar las bolsas reutilizables al supermercado… Son todas tareas muy pequeñas…

¡Somos hijos de Dios! Somos creativos y junto a El podemos ser altruistas, tener espíritu de sacrificio, ser serviciales, dejar de tener yo para darle al otro, cuidar y proteger… Y es que todo esto necesitamos ser para enfrentar el reto que ahora tenemos como generación. El reto de ‘»incomodarnos» en nuestro estilo de vida. Ese es nuestro reto de cristianos …Poder incomodarnos con y por amor a Dios…Incomodarnos para atender a los más necesitados… Poder ponernos LIMITES. Son tan necesarios para el bienestar de otros y para el nuestro también, en el sentido más espiritual y profundo. ¡Necesitamos estar más cerca de Dios para poder ser lo que somos! Ser Hijos que cuidemos de la casa común en la que reina nuestro Padre y en la que vivimos con muchos hermanos.

Me puse a investigar y encontré una economista británica llamada Kate Raworth que nos presenta un modelo económico que consiste en prosperar como sociedad de forma justa y en armonía con el planeta. Conocido como el modelo “donut” se apoya en un concepto poco habitual en economía: existen límites.

Sabemos que somos sólo una familia más entre los siete mil millones de habitantes del planeta…Aun así estamos viviendo en el 2020 y queremos decirle a nuestro querido Papa Francisco. «Aquí estamos» «¡Queremos seguir tu guía!» «¡Queremos dar nuestra respuesta!”

Vamos tras un ideal: Una manera renovada de relacionarnos con Dios, con las demás personas, con las cosas materiales, con la naturaleza… Una manera de ser más austeros, más humildes y más respetuosos… ¡Una manera de vivir el 31 de mayo!

¡Sí a Laudato Si! ¡Alabado seas Dios por Tu creación!

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.