Publicado el 25. septiembre 2018 In Dilexit ecclesiam

Gran repercusión del proyecto Altar Familiar en Dublin

MEXICO/ENCUENTRO MUNDIAL DE LAS FAMILIAS, Memo y Ligie Barragán •

A unas semanas después del Encuentro Mundial de las Familias y la publicación de varios artículos sobre el mismo por parte del P. José Luis Correa, compartimos ahora una retrospección de lo vivido y de su apostolado con el “Altar Familiar”.—

Desde que aterrizamos en Dublín se empezó a respirar la atmósfera del Encuentro Mundial de las Familias. Vimos a un grupo de africanos vistiendo camisetas iguales que bajaban del mismo avión, así como familias enteras que usaban también algún distintivo que claramente nos indicaba que venían al Encuentro.

El martes 21 de agosto volamos desde Frankfurt a Dublín, después de haber estado una semana en Schoenstatt, participando en el excelente seminario “Liderazgo para el Amor”. Viajamos junto con Ana y Jaime Zorrilla, queridos amigos y grandes compañeros de viaje.

Toda Irlanda se preparó para recibir a miles de familias esos días dedicados a la alegría del amor. Con un clima inusualmente cálido y lleno de sol, Dublín recibió y acogió a todos los visitantes. Además, la amabilidad y disposición de servicio de todos los irlandeses, preocupados por ayudar a los demás a ubicar el camino correcto, se hizo patente.

El Encuentro inició con un congreso y una exposición. Nos emocionó llegar al lugar del recinto y ver como emblema un tríptico con la Sagrada Familia en el centro.

El congreso tuvo como eje central la exhortación apostólica Amoris Laetitia, y las diversas ponencias y paneles que se presentaron tocaban algún punto de particular interés para las familias, de acuerdo con los temas señalados para cada uno de los días del congreso: “La Familia y la Fe”, “La Familia y el Amor” y “La Familia y la Esperanza”.

Schoenstatt se hizo presente participando en dos paneles. Panel 1: ¿Por qué casarse en el seno de la Iglesia? Presentando el matrimonio sacramental como un camino a la alegría. Panel 2: ¿Quién lava los platos?: el Papa Francisco acerca de las pequeñas cosas que importan en la vida familiar.

La exposición nos sorprendió con stands de todo tipo: órdenes religiosas, movimientos católicos, apostolados, diócesis y oficinas eclesiales, casas comerciales que ofrecían ornamentos para sacerdotes, rosarios, instrumentos musicales para música sacra y hasta muñequitos con la figura del Papa.

Encuentro de los schoenstattianos en Dublin

Schoenstatt compartió algunos de sus proyectos

Schoenstatt también estuvo presente con un stand en donde se presentaron varios de los proyectos que la Obra de Familias promueve a nivel mundial: El Forta (Fortalecimiento Matrimonial), las Misiones Familiares, el Camino Matrimonial, Familia es Sagrada, Altar Familiar, la Academia de Pedagogía Familiar y la Campaña del Rosario de la Virgen Peregrina (NR: este ultima no es un proyecto de la Obra Familiar sino una propia corriente de vida y de gracias, en el Movimiento Popular de Peregrinos de Schoenstatt, surgida y desarrollada independentemente).

El proyecto de Altar Familiar en el que participamos tuvo una muy buena acogida entre los visitantes al stand.  El ver la similitud del emblema del Encuentro con los Altares Familiares que también llevan a la Sagrada Familia en el centro, los acercaba al stand aún más. Habíamos llevado algunos altares hechos en México, Chile y EUA para regalar a quienes estuvieran interesados en llevar a sus lugares de origen este apostolado, pero no fueron suficientes. Se repartieron altares para llevarse a muchos rincones del mundo:  Filipinas, Etiopía, Dubái, Tailandia, Estados Unidos, Argentina y, como si fuera un mensaje de la Mater, también unas familias de Nazaret, Israel se llevaron un altar familiar a casa, para compartirlo con los grupos que tienen en la parroquia.

Muchas de las familias no habían visto antes a la Mater ni conocían Schoenstatt, pero se interesaron en conocer más y nos preguntaban en dónde estaba el santuario más cercano para ellos.

Al término del congreso tuvimos la oportunidad de reunirnos como familia de Schoenstatt Internacional en la parroquia de San José, en Dublín, para una convivencia y una misa, concelebrada por todos los sacerdotes de Schoenstatt que asistieron. Nos dio mucha alegría poder encontrarnos con cerca de 120 schoenstattianos de diversos países. El idioma no fue un obstáculo para estrechar vínculos unos con otros como familia de familias. Al terminar la misa caminamos hasta el estadio Croke Park, donde se celebró el “Festival de las Familias”, en un ambiente totalmente festivo, que culminó con la visita del Papa Francisco como el asistente de honor y para quien dedicaron sus respectivos números artísticos varios artistas de renombre, incluyendo la agrupación de danza folklórica irlandesa Riverdance y Andrea Bocelli.

Luego de los números artísticos, varias familias dieron su testimonio de vida, donde resaltaron el perdón y la esperanza.

Schoenstatt en salida, Schoenstatt para la Iglesia

El domingo 26 de agosto se celebró el cierre del Encuentro con una misa multitudinaria en Phoenix Park. El día, típico irlandés, fresco, nublado y con pequeños episodios de lluvia, no fue impedimento para que 500,000 asistentes camináramos varios kilómetros para llegar al lugar de la celebración, en medio del parque, en donde ya estaba preparado el altar, justo donde se encuentra la cruz monumental que señala el sitio en donde 39 años atrás estuvo San Juan Pablo II en la primera visita de un Papa a Irlanda.

Las calles que convergían al parque fueron cerradas desde temprano, y poco a poco se fueron inundando de personas que caminaban hacia el lugar de la celebración. Matrimonios, familias completas empujando las carriolas de los más pequeños, personas mayores que nos ponían el ejemplo con el paso firme con el que avanzaban, algunos de ellos incluso con muletas.

Llegamos, nos acomodamos y esperamos… ¡y llegó el Papa!  Antes de dirigirse al altar, recorrió a bordo del papamóvil varios de los pasillos entre la gente. Y llegó el momento en que pasó justo frente a nosotros, con su sonrisa franca y su sencillez, saludando a todos los que estábamos allí para verlo, compartir con él la misa y mostrarle nuestro apoyo y solidaridad a nuestro pastor.

Fue hermoso estar ahí y experimentar la riqueza del Encuentro. Después de todo lo vivido en esta semana, y al ver la gran amplitud de carismas, espiritualidades y apostolados en la Iglesia, nos queda la inquietud y el compromiso de llevar a Schoenstatt más allá y compartir el regalo de nuestra espiritualidad con toda la Iglesia universal. Después de todo, es la misión que nuestro padre fundador nos encomendó y que renovamos junto a nuestro Papa Francisco en el 2014: ¡Queremos ser un Schoenstatt en salida, un Schoenstatt para la Iglesia!

VIAJE APOSTÓLICO DE SU SANTIDAD FRANCISCO
A IRLANDA CON OCASIÓN DEL ENCUENTRO MUNDIAL DE LAS FAMILIAS EN DUBLÍN

25-26 DE AGOSTO DE 2018

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *