Publicado el 19. febrero 2020 In Dilexit ecclesiam, Iglesia - Francisco - Movimientos

Mi crónica y conclusiones del Congreso de laicos

ESPAÑA, Juan Zaforas •

En este congreso hemos tenido la oportunidad de vivir una experiencia única, hasta el momento en el que hemos aprendido y recibido de otros, esperamos haber aportado algo nuestro y deseamos que a esta experiencia vengan otras en el futuro que nos vayan mostrando el camino de ir todos juntos. —

Como seguramente muchos ya saben, el pasado fin de semana tuvo lugar en Madrid (España), la celebración del Congreso de Laicos 2020, que reunió a más de 2.000 personas representantes de Parroquias, Asociaciones y Movimientos. Al encuentro organizado desde la Conferencia Episcopal Española, asistieron así mismo, un buen número de sacerdotes y unos 70 obispos.

El Movimiento de Schoenstatt tuvo una importante representación a través de 16 participantes provenientes desde Cataluña y Madrid de diferentes comunidades dentro del Movimiento de Schoenstatt, incluyendo al P. José María García, actualmente director del Movimiento en España.

Tengo alguna experiencia en organizar congresos y eventos multitudinarios y tengo que reconocer que los aspectos de organización y logística me sorprendieron muy gratamente. No es fácil organizar y movilizar a 2.000 personas y lo consiguieron. Enhorabuena.

Unos de los schoenstattianos presentes

Un congreso de laicos… organizado por obispos

Respecto a la convocatoria, llama la atención que un Congreso de laicos deba ser organizado por la Conferencia Episcopal, pero mucho me temo que, dado que no hay estructuras que agrupen a los laicos, a sus parroquias, asociaciones y movimientos, era esta la única forma de lograrlo. Confiemos que, a partir de esta experiencia, los laicos avancemos en esta dirección, y tal y como se ha puesto de manifiesto a lo largo de las tres jornadas en múltiples ocasiones, comencemos a trabajar juntos y en comunión, buscando lo que nos une y enriqueciéndonos en la diversidad.

Sobre el contenido del Congreso, y a través del trabajo previo que se vino realizando desde casi dos años antes, se concretó en cuatro itinerarios, a saber: “Primer Anuncio”, “Acompañamiento”, “Procesos formativos” y “Presencia en la vida pública”, con una ponencia en cada uno, a las que se suman la Ponencia inicial y la Ponencia final. Todo el material está recogido en la web del Congreso .

A su vez los Itinerarios tenían, líneas temáticas, testimonios y hasta 80 grupos de reflexión. Sus conclusiones sirvieron para elaborar la ponencia final.

Sinodalidad y discernimiento, dos palabras que resonaron los tres días

Resonaron con fuerza a lo largo del congreso las palabras “sinodalidad” y “discernimiento”, y tal y como se dijo en la ponencia inicial, sinodalidad se trata de caminar bajo la guía del Espíritu Santo, es decir, caminar juntos y con toda la Iglesia bajo su luz, guía e irrupción para aprender a escuchar y discernir el horizonte siempre nuevo que nos quiere regalar. Porque la sinodalidad supone y requiere la irrupción del Espíritu Santo”. Discernimiento requiere partir de una disposición a escuchar: al Señor, a los demás, a la realidad misma que siempre nos desafía de maneras nuevas. Solo quien está dispuesto a escuchar tiene la libertad para renunciar a su propio punto de vista parcial o insuficiente, a sus costumbres y a sus esquemas.

Yo, personalmente, pude participar en la línea temática que llevaba por nombre “Hacia una presencia transformadora en medios de comunicación y redes sociales” dentro del itinerario de Presencia en la vida pública, donde tuve la oportunidad de escuchar el testimonio del schoenstattiano Javi Nieves, presentador de un programa de radio en la Cadena 100 del Grupo Cope y a una representante del Proyecto iMision. Evangelizar desde las redes.

Ambos testimonios me fueron muy útiles y me aportaron cuestiones de interés que ahora comparto con todos los lectores de schoenstatt.org.

 

Un schoenstattiano que se replantea la forma de comunicar

Javi Nieves nos contó su experiencia al frente de un programa de radio que en unos cuantos años ha pasado de ser un programa muy moderno a un programa “carca” (NR: de ideas retrógradas, conservadoras), y ello es debido a la velocidad de cambio de nuestras sociedades. Están en pleno proceso de análisis para revisar sus contenidos y ver como se pueden adaptar a lo que la sociedad demanda, pero sin cambiar sus esencias. Esta reflexión me lleva a pensar si no tendremos todos que hacer algo parecido. Si seguimos con las mismas fórmulas, con los mismos mensajes, es muy probable que nadie nos escuche. Aprovecho al hilo de este tema a felicitar a los presentadores de la ponencia final, un obispo y una periodista que trasladaron un mensaje de una manera muy diferente a la que estamos acostumbrados dentro de la Iglesia, sin duda llegaron al auditorio. Por tanto, mi primera conclusión, revisemos nuestra manera de hacer y nuestros mensajes para adaptarlos a la sociedad actual.

Javi Nieves también nos dio un consejo. No debemos discriminar, hay que intentar llegar a todo el mundo. No impongas tu bandera y comunica con el ejemplo. En resumen y como conclusión de esta parte: Más que nunca, en la sociedad que nos ha tocado vivir, las mejores herramientas a nuestro alcance son el diálogo y el ejemplo de vida.

También nos habló del cambio sufrido con relación al modelo de familia. Su programa tenía una orientación hacia un modelo de familia, pero en muy poco tiempo y con la ayuda de las redes sociales, este modelo está cambiando y la sociedad lo esta asumiendo a gran velocidad. Así es, nos guste o no, el modelo de familia está cambiando y si no tenemos en cuenta esa realidad, no podremos aportar y sumar a ésta.

Menos voluntarismo y más profesionalidad en el misionero digital

El testimonio de iMision entró de lleno en el mundo de las redes sociales, sus oportunidades, sus retos, sus peligros, … Nos hablaron de la figura del Misionero digital profesional, recordando que se requiere profesionalizar esta tarea dentro de la Iglesia. Hay mucho voluntarismo y mucho franco tirador que tienen mucho riesgo al no conocer bien el medio o utilizarlo de forma incorrecta. Por tanto, todos debemos dar un paso en este sentido y exigir la profesionalidad de nuestros comunicadores, y en especial en el entorno Internet y en las redes sociales.

Desde iMision fomentan la formación para comunicadores en la red a través de cursos online Conecta, aquellos que colaboren en tareas de comunicación de sus parroquias, asociaciones o movimientos, deben formarse con iMision o con otras iniciativas que puedan existir para evitar riesgos y ser lo más efectivos en nuestra comunicación y poder llegar al mayor número de personas. En este sentido dieron datos segmentados sobre donde está la sociedad a la que nos queremos dirigir y mayoritariamente están en las redes sociales.

Por último, nos dieron pautas y consejos sobre cómo debe ser un Social Media plan, qué tipo de contenidos son más atractivos, y cómo es el lenguaje digital. Debemos comunicar con una actitud cristiana, siempre eligiendo la verdad, utilizar vídeos, pero bien pensados y todo ello con una gestión elegante. Conclusión, hay que formarse y profesionalizar nuestra comunicación.

 

Página web del Congreso de Laicos 2020: www.pueblodediosensalida.com

 

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *