Publicado el 23. enero 2020 In Proyectos

Celebrando los frutos del año

URUGUAY, vía www.providencia.org.uy •

Antes de las largas vacaciones de verano, en el colegio Providencia, en Montevideo, Uruguay, se celebró el acto de cierre de año y el egreso de los estudiantes que terminaron el ciclo básico en el Liceo Providencia. En total, en 2019, se acompañaron, en los cinco programas educativos del colegio, a 645 niños y jóvenes. —

 

Junto a las familias de los 180 estudiantes del liceo, compartimos una instancia para agradecer y celebrar los logros compartidos, y para despedir y felicitar a los 60 estudiantes que egresaron al terminar el ciclo básico. “En el acto estaban familias, profesores, alumnos, todos, y nos emocionamos y disfrutamos mucho”, comparte Aldana de primero de liceo.

En el acto de cierre, “retomamos el lema potenciador que guío nuestros proyectos y desafíos académicos durante 2019: volar alto, cuenta Marcos Tambesco, referente de segundo de liceo. Para ello, el último día de clase tuvieron un espacio para detenerse a reflexionar y compartir los logros alcanzados. “Le planteamos a los chiquilines que ellos escribieran en un papelito qué logro personal percibían como alcanzado, algo que habían llegado a cumplir, y al mismo tiempo, buscamos juntos los logros que eran de todos”, explica Marcos.

Durante el acto, compartimos con educadores, estudiantes y familias cada uno de esos objetivos alcanzados, para celebrarlos y compartirlos con alegría. “Volamos alto cada vez que nos levantamos temprano, y que, a pesar de la lluvia, el cansancio o de no tener ganas, fuimos, cumplimos, logramos, participamos, y eso fue ya el primer paso para volar alto. Ya lo percibimos como un logro, y después fuimos avanzando y pasamos por cada una de las áreas. En el deporte, cuando hicimos fútbol, en atletismo, en las olimpiadas de matemáticas, entre muchos otros espacios donde supimos dar lo mejor para volar alto y superarnos”, cuenta Marcos. También, nos tomamos un momento para compartir los proyectos que fueron reconocidos por otras instituciones: el Premio Iberoamericano de Educación en Derechos Humanos Mons. Oscar Arnulfo Romero, por nuestro proyecto transversal de participación, y el premio de Educación Solidaria 2019 durante la Jornada Nacional de Aprendizaje y Servicio Solidario de Uruguay nuestro proyecto medio ambiental, “Triciclo”. “Nos enfocamos en repasar esos logros y pedirles a los chiquilines que se pusieran de pie durante el acto si habían participado de alguno de estos proyectos. La idea era poder aplaudir, reconocer que esto valió la pena y ahora es el momento de que todos, familias, estudiantes, educadores, lo reconozcamos, y celebremos haber asumido el desafío de caminar juntos y alcanzar nuestras metas”, explica Marcos.

Logros de todos y compartidos por todos

Luego, hubo un momento para reconocer los logros personales. “A través de la votación de integrantes del centro educativo, reconocimos los esfuerzos individuales a través de la entrega de diplomas a un estudiante por generación: por rendimiento académico y por actitud Provi. Este último, es para quienes a pesar de tener distintos desafíos cotidianos que hacen más difícil sobrellevar el Liceo, lograron alcanzar la meta, entonces es un premio a la perseverancia”, explica Marcos. A su vez, se entregó un diploma a todos los estudiantes que no tuvieron faltas durante el año, valorando la responsabilidad, la constancia, y el estar y cumplir siempre, y un último reconocimiento a los estudiantes que se destacaron por su actitud de servicio, aquellos que en las situaciones cotidianas están atentos a apoyar a sus compañeros y las diferentes actividades propuestas. “Aplaudimos todo lo que hicimos en el año, nosotros, las otras clases y lo que había logrado cada uno”, comparte Aldana.

Fue una instancia que se vivió con mucha alegría, y particularmente especial para los estudiantes que egresan de tercero de liceo, finalizando una etapa y comenzando una nueva. “Me toca irme y me toca asumir desafíos nuevos. Les hacemos saber que Provi está disponible, que está el Centro Juvenil, y que vamos a estar acá cada vez que lo necesiten, pero ahora les toca volar alto en otros lugares”, cuenta Marcos. “El cierre fue muy lindo, casi me pongo a llorar, porque voy a extrañar a mis compañeros durante el verano, y a los de tercero que seguramente no los veré tanto, aunque espero que vengan a visitar Provi seguido”, comparte Aldana.

El acto de cierre y de egresados es un momento fundamental para agradecer a todos los integrantes de la comunidad su aporte en la construcción de nuestro centro educativo. “Provi es por los que pasaron, por los que estamos y por los que vendrán. Somos juntos, somos familia, estamos en comunicación constante educadores, estudiantes, y familias, y es gracias al trabajo en red y al trabajo en equipo que Providencia funciona y que hoy estamos festejando la cantidad de logros que nos propusimos y que alcanzamos. La base es el trabajo en equipo”, concluye Marcos.

Haciendo visible la participación como un derecho humano

Este año recibimos el Premio Iberoamericano de Educación en Derechos Humanos Monseñor Oscar Arnulfo Romero de la Organización de Estados Iberoamericanos por nuestro proyecto transversal de participación.

En noviembre, estudiantes y educadores concurrieron a la tercera edición de la premiación, realizada en la Intendencia de Canelones, en la que se reconoció a distintos centros educativos y ONG, por sus prácticas de convivencia, inclusión y promoción de los derechos humanos, fomentando el intercambio. A partir de este reconocimiento, la trabajadora social del Liceo y encargada del proyecto de participación, Carolina Naya, viajo a México para representar al Centro Educativo Providencia. “Consistió en la participación en el Seminario Iberoamericano sobre Educación en Derechos Humanos. Una jornada de intercambio entre los proyectos ganadores a nivel nacional y una segunda jornada de premiación de los ganadores internacionales y exposiciones entorno a la temática”, explica Carolina.

Participar de este encuentro internacional es una gran oportunidad para seguir profundizando y creciendo en la promoción de los derechos humanos. “Entender las diversas realidades en Iberoamérica, la necesidad de adaptar los proyectos al contexto, trabajar en red, enriquecer las experiencias con contenidos que den explicación y sentido”, cuenta Carolina.

Llevar el aprendizaje a todo el mundo

Es una oportunidad para poner en común con otras instituciones educativas de distintas partes del mundo nuestras prácticas, “presentar a nivel internacional una de las experiencias desarrolladas en Providencia, compartir materiales teórico-metodológicos y experiencias novedosas que aportan y enriquecen nuestro trabajo diario”, explica Carolina. Es un reconocimiento al esfuerzo diario del centro educativo en motivar a los estudiantes y promover el ejercicio del derecho de la participación. “Nuestro aporte es compartir una experiencia novedosa, que se desarrolla en una realidad distinta, que permite visualizar un derecho clave como el de participación y ejercicio de la democracia, que muchas veces se encuentra invisibilizado o no está explícito en las propuestas educativas en derechos humanos”, explica Carolina.

Este reconocimiento nos impulsa a seguir creciendo y profesionalizando los mecanismos que explicitan el ejercicio de los derechos humanos, fortaleciendo aprendizajes que van a acompañar a los estudiantes durante toda su vida en el ejercicio de su ciudadanía. “Queremos continuar creciendo en las definiciones teórico-metodológicas, fortalecer los espacios que ya están definidos para el proyecto, articular mejor el proyecto a nivel de todos los programas y generar nuevos espacios”, concluye Carolina.

Fuente: www.providencia.org.uy

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *