Cena navideña

Publicado el 2021-12-28 In Obras de la misericordia, Pastoral carcelaria

Navidades pasadas, presentes y futuras

PARAGUAY, Roberto M. González •

Visitar el Centro Educativo Itauguá para la cena de Navidad, luego de casi dos años de pandemia, no resulta fácil de expresar en estas líneas, pues se congregan en mí, una diversidad de sentimientos. Hoy, unos días después de Navidad, lo tengo ya un poco más trabajado en mi corazón. —

Durante la tarde del 24 de diciembre, estando dentro de las rejas y celdas que hospedan a los adolescentes, tuve un sinfín de encuentros y “flashbacks” del pasado, pues en muchos de ellos observaba las mismas miradas de jóvenes de aquel año 2015, con quienes tuve el privilegio de compartir. Si, lo repito, un privilegio, pues que un joven abra su corazón a un extraño y comparta con él sus experiencias y podamos conversar abiertamente sobre su vida y la mía no tiene precio.

Cena de Navidad

¿Dónde están esos jóvenes del 2015 hoy, estarán bien?

Pan dulce

Pan Dulce

Durante estos días posteriores a la cena de Navidad, donde le entregamos los panes dulces realizados en Casa Madre Tupãrenda, llegué a la conclusión, realizando una humilde comparación con la Novela de Charles Dickens “Cuento de Navidad”, en la que pude ver y solo imaginarme, dónde estarán esos jóvenes del 2015 hoy, ¿estarán bien? ¿Será que pudieron salir adelante?

A los de hoy, ¿qué más podemos ofrecerles para acompañarlos en esta etapa tan delicada y difícil, como lo es la vida de encierro a la edad de 14 a 18 años, lejos de sus familias? También es cierto que alga infracción debieron haber hecho para estar allí. Pero como sociedad, ¿qué estamos inculcando a estos jóvenes con una represión tan dura y que a muchos de ellos puede resultar traumática? En mi ser abogado y conociendo el sistema desde adentro, me pregunto: ¿Es este el camino correcto para crear una sociedad más justa, equitativa y en paz?

De esto me visita el fantasma de las navidades futuras, qué haremos o, mejor dicho, cómo reaccionaremos como sociedad frente a los nuevos “Pepitos”, que cometan una infracción, que muchas veces es necesaria para comer algo durante todo el día.

Gracias a las personas que apoyan y aportan

Volviendo a mi comparación con la novela de Dickens, no digo que nosotros seamos Ebenezer Scrooge, sino todo lo contrario, se ha sentido y continúa sintiendo el apoyo de muchas personas en el acompañamiento para la Cena de Navidad, así como la ayuda a la Casa Madre Tupãrenda.

Y la generosidad no queda ni se demuestra únicamente en el dinero entregado para estas causas, sino en el tiempo y el cariño que muchas personas han continuado entregando durante todos estos años, y especialmente durante la pandemia, para que estos jóvenes reciban no solamente la merienda, sino el cariño y, a veces, una conversación diferente.

En definitiva, lo que quiero decir con esta reflexión, es GRACIAS a todas aquellas personas que apoyan y aportan a estas causas y otras más que no alcanzo a nombrar. Así también a aquellos que no pudiendo aportar algo material, nos regalan algo aún más grande, el aliento para continuar acompañando a los más desprotegidos, preguntando cómo van los chicos, cómo se puede ayudar.

Esas preguntas nos ayudan constantemente a reflexionar e innovar en este camino de entrega desinteresada por la esperanza del cambio interior de estos jóvenes.

Cena navideña


Todos los artículos de Pastoral Carcelaria

Donaciones
Cuenta bancaria en Paraguay
Banco GNB
Cta Nro. 001-065259-003
Congregación Padres de Schoenstatt

Cuenta bancaria en Alemania
Nombre: Schönstatt-Patres International e. V.
IBAN: DE91 4006 0265 0003 1616 26
BIC/SWIFT: GENODEM1DKM
Uso previsto: P. Pedro Kühlcke, Pastoral carcelaria

Etiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.