Cena navideña

Publicado el 2021-12-27 In Obras de la misericordia, Pastoral carcelaria

“¡Estos panes dulces fueron hechos por jóvenes como ustedes!”

PARAGUAY, P. Pedro Kühlcke •

“Habían estado privados de libertad, lograron cambiar de vida, aprendieron oficios y una vida digna en la Casa Madre de Tupãrenda, y ahora son excelentes profesionales: panaderos y confiteros. Hicieron estos panes dulces para ustedes, y les mandan decir que ustedes también pueden lograr lo mismo que ellos”. ¡Qué alegría y orgullo poder decir esto durante nuestra tradicional cena navideña en la cárcel de menores en Itauguá! —

Cena navideñaComo todos los años, la Pastoral carcelaria “Visitación de María” organizó – con la ayuda de muchos benefactores – una cena especial para la Nochebuena.

Es un tiempo especial, bastante difícil, para los adolescentes privados de libertad: estar lejos de su familia, cargar con el peso de la culpa, de la soledad, de la abstinencia de drogas, de toda una vida sin sentido ni amor – eso se siente mucho más en fechas especiales como ésta.

Para nosotros es importante poder llevar algo de alegría y esperanza, y sobre todo compartir el sentido verdadero de la Navidad: ¡el Niño Dios quiere nacer en el corazón de cada uno de nosotros, también en esos jóvenes corazones tan golpeados!

El Evangelio de la Natividad resuena con un significado muy especial entre esos muros y barrotes: Jesús quiere convertir esos corazones lastimados y sucios en corazones de oro.

Cena navideña

Compartiendo el Evangelio

Luchar por la vida hermosa que Dios les tiene preparada

Con lo poco que llevamos, y sobre todo con nuestra presencia, las canciones y las oraciones, sentimos que podemos regalar tanto, y sobre todo ¡nos sentimos tan regalados siempre de nuevo! La “tía Ismelda”, jefa de nuestro equipo de la merienda de todos los sábados, nos contaba muy emocionada: “Un chico me abrazó y, con lágrimas en los ojos, me dijo que estaba feliz, porque no podía creer que estaba comiendo lo que más le gusta: ¡milanesa de pollo!”.

Ya es costumbre que siempre llevamos regalos para todos: zapatillas (“ojotas” en la Argentina, el calzado más sencillo, pero siempre necesario para no lastimarse los pies descalzos), y el pan dulce, tan típico de la Navidad paraguaya. Ahí se dio la ocasión para recordarles que afuera de la cárcel les espera una gran oportunidad: ir a la Casa Madre de Tupãrenda, y luchar por la vida hermosa que Dios les tiene preparada.

Cena Navideña

Misa

¡Gracias a todos los que siempre nos apoyan, para que brillen más y más muchos jóvenes “corazones de oro”!

¡Feliz y bendecida Navidad!

 

Etiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.