Publicado el 12. marzo 2018 In Casa Madre de Tuparenda, Obras de la misericordia

“Con toda su paciencia, logró que al final me gustara coser”

PARAGUAY, Ani Souberlich y Maria Fischer •

“La verdad es que quiero agradecer a la Profe Natividad, a quien le di mucho dolor de cabeza, porque no quería luego coser…”.

¡Uff! Mi profesora de manualidades en aquel tiempo del colegio se llamaba Anneliese, pero el resto de esa frase podría ser mi testimonio, sólo que después de varios intentos infructuosos de enseñarme cómo coser, y de romper la segunda máquina, ella me evaluó como “falta de ganas y de talento, sin remedio”. El resultado, fui eximida. Pero en la Casa Madre de Tupãrenda, incluso este joven “sin ganas” el 8 de marzo recibió con orgullo su certificado en Confección Industrial. —

Él mismo nos cuenta:

“Ella (la Profesora Natividad), con toda su paciencia, logró que al final me gustara coser, y le hice dos vestiditos a mi hija. Estoy muy agradecido por haber aprendido, hoy pedí permiso en mi trabajo para venir a retirar el certificado pues ya soy un egresado de Casa Madre de Tupãrenda (CMT). Ya terminé mi tiempo de pasantía y ahora ya estoy contratado en un trabajo que me permite mantener económicamente a mis dos hijas de manera digna. Agradezco lo que Casa Madre de Tupãrenda hizo por mí y por mi familia”.

Nuevas esperanzas de salida laboral

El jueves 8 de marzo de 2018, en Casa Madre de Tupãrenda se compartió la alegría de recibir a la Sra. Maria Victoria Diesel, Directora de la SINAFOCAL (Sistema Nacional de Formación y Capacitación Laboral, del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de Paraguay), quien hizo entrega de los certificados del curso de capacitación en Confección Industrial.

La capacitación se desarrolló en el marco del Convenio entre SINAFOCAL y FUNDAPROVA dentro del programa socioeducativo de reinserción social y desarrollo personal, en alianza con el Ministerio de Justicia. Gracias a este apoyo tan significativo, este curso fue todo un éxito.

 

 

Apertura del curso en septiembre de 2017

 

Junto a los jóvenes de la Casa Madre de Tupãrenda, también personas de los pueblos vecinos se capacitaron en Confección Industrial

El curso teórico – práctico comenzó en septiembre del año pasado y tuvo una duración de 145 horas, de lunes a viernes de 8 a 11 horas. El mismo estuvo a cargo de la instructora Natividad Morínigo. Además de los jóvenes de la Casa Madre de Tupãrenda, participaron otros miembros de la comunidad, lo que permitió a varias personas una oportunidad de encontrar un trabajo digno y al mismo tiempo, tejer vínculos entre los vecinos y la Casa Madre de Tupãrenda.

En estos meses, los participantes aprendieron a cortar y confeccionar diferentes prendas, a elegir telas, modelos, tomar medidas, trazar patrones y utilizar adecuadamente las máquinas industriales, siempre bajo estándares de calidad, productividad y competitividad.

La SINAFOCAL realizó la entrega de equipamientos consistentes en 2 máquinas collaretas mecánicas, 2 máquinas rectas industriales, 2 máquinas overlock, 1 máquina para bordado, 2 cortadoras circulares para telas, 2 planchas eléctricas a vapor para tejidos pesados, 1 plancha tipo prensa a vapor, 2 mesas de planchado profesional, además de materiales para la elaboración de prendas.

Además de las áreas de Panadería y Huerta donde ya hay un número importante de egresados en la Casa Madre de Tupãrenda, ahora se abre otra puerta para lograr que más personas que antes no tenían oportunidades de mejorar su situación, puedan acceder a una capacitación, y luego a un puesto de trabajo o emprender su propio negocio.

Todos los artículos de Casa Madre de Tupãrenda

 

¿Se acerca una segunda “Casa Madre de Tupãrenda”…?

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *