misiones

Publicado el 29. julio 2018 In Campaña, Misiones

“A mayor entrega, menor desgaste”

PARAGUAY, Tania Bobadilla •

Soy misionera de la Campaña del Rosario y coordino la Pastoral Juvenil de Schoenstatt en la ciudad de Horqueta, a 450 km al norte de Asunción, Paraguay. Este 18 de julio, se inició la primera misión organizada por la Campaña en la ciudad de Fulgencio Yegros, a 850 km de mi ciudad. Fueron días para misionar con otros jóvenes y algunos matrimonios, todos de la Campaña del Rosario, e ir casa por casa, llevando a María y con Ella a su hijo Jesús. —

 

En cada casa hemos dejado todo

Las ganas de encender otros corazones necesitados, la tuve gracias a la Madre y Reina. Esta misión fue un gran regalo de Ella hacia mí. Por su gracia, pude vivir la experiencia de dar una pequeña parte de mi tiempo a los demás. He notado, en todo momento, que la Mater ha estado acompañándome, guiando cada uno de mis pasos.

Con la primera llamada telefónica, acepté la invitación a ser, una vez más, su instrumento. Desde el año pasado, he participado en varias misiones, pero puedo afirmar que esta misión fue diferente, inexplicable y muy especial, porque hemos pasado momentos que jamás imaginados. En cada casa hemos dejado todo de nosotros, y de cada casa hemos recibido una sonrisa de agradecimiento por ese breve tiempo que le hemos dedicado.

Fuimos luz, amor y camino

Tanto nos ama la Mater que nos regaló todo lo que necesitábamos, preparó todo a su manera y nos hizo sentir tan pequeños y débiles a la vez, que pudimos sentir su amor infinito y misericordioso. Qué bendecida me sentía, además, al saber que llevaba a dos elegidos por la Mater, dos chicos de mi ciudad a los cuales invité a misionar.

Entregar mi corazón para recibir de Ella es un acto de consagración. En esta misión vivimos un acto de entrega total y amor a las familias que habitan en ese lugar. Fuimos luz, amor, camino y fidelidad. Así como nos enseñó el Padre José Kentenich, quien quiera conquistar los corazones debe dar a cambio su propio Corazón. Queríamos llevar la Palabra y mostrar que Dios es Amor y alegría eterna. Por lo tanto, quien vive en Dios o quien quiera reflejarlo debe ser al mismo tiempo un reflejo de la alegría eterna.

Son palabras que te dan a conocer lo grande que es el amor de nuestro Padre Dios y de la Madre y Reina, lo grande que es el Movimiento de Schoenstatt y lo bendecidos que somos los que formamos parte de la Pastoral Juvenil de la Campaña del Rosario.

En las huellas de Don João Luiz Pozzobon

Somos nosotros quienes hoy damos vida a esta misión que la Mater le inspiró a Don João Luiz Pozzobon en 1950. A él le agradecemos eternamente su entrega total a nuestra MTA. Por medio de él, conocemos y podemos sentir el verdadero significado de la Misión, plasmarlo en nuestra vida cotidiana y ser testimonio para los demás.

Seamos evangelios vivos de Cristo, con amor verdadero y misericordioso.

Gracias a la ciudad de Yegros que nos acogió, especialmente a los Misioneros de la Campaña del Rosario local que nos recibieron con la mejor hospitalidad, a los jóvenes que allí nos acompañaron; gracias a los matrimonios misioneros de la Campaña que fueron con nosotros y que han sido, sin duda, ejemplos de amor infinito y de entrega total a todas las personas. Gracias a la Campaña del Rosario.

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. felicitar a misión….es poco por eso le estaremos teniendo en nuestras oraciones para que esta obra iniciada sea por muchos frutos más….con cariños a tía los misioneros Gladys Allegretti desde San Miguel Misiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *