Publicado el 18. diciembre 2017 In schoenstattianos

Hernán Alessandri, 10 años

CHILE, P. Joaquín Alliende •

Las contiendas electorales nos tensan y endurecen. Es oportuno, entonces, recurrir a experiencias, ideas y personas que nos dan motivos para encontrarnos fraternalmente.

Pudiese ser un Padre Hurtado… una Violeta Parra…

También puede ser un Padre Hernán Alessandri, de quien ahora se cumplen diez años de su partida (18.12.2007). Él fundó la Obra “María Ayuda”, para atender a las jóvenes en peligro de ser dañadas en su dignidad personal femenina. Son 22 los hogares de acogida y formación, a lo largo de la geografía nuestra.

El P. Alessandri fue paternal maestro, al acompañar pedagógicamente matrimonios y familias. Siendo un pensador de lucidez excepcional, el Cardenal Silva Henríquez lo tuvo por colaborador inmediato, en la elaboración de un pensamiento dinámico, para responder a los nuevos desafíos que la historia reclamaba de la Iglesia Católica posconciliar de los años 60 a 80 del siglo XX. Teólogo brillante y modesto, su influencia alcanzó muchos horizontes de América Latina. También el Papa Juan Pablo II, solicitó sus capacidades. Por ejemplo, en un Sínodo para realizar un balance del Vaticano II, el P. Hernán tuvo destacada actuación.

Pero, no todo era pensar con brillante solidez, él vivía y trabajaba en una barriada de gente esforzada, muy sencilla. El sector santiaguino de Carrascal, junto al Mapocho, fue su campo propio. Tenía un estilo de trato directo, por el cual cada uno sentía ser el más importante. A quienes querían regalarle un automóvil, les dijo ‘no’ varias veces. Prefería andar en dos ruedas, porque le permitía entrar por los pasajes de las poblaciones. “Jesús en bicicleta”, le siguen llamando.

Desarrolló un estilo y una estrategia evangelizadora para las misiones, en los veranos. Así, plasmó una espiritualidad y una genial pedagogía evangelizadora, que ha inspirado, posteriormente, variados estilos misioneros, desarrollados por familias, jóvenes, y gente muy diversa.

El  16 de diciembre se celebraron los 10 años de su partida a Casa.  Fiesta,  Eucaristía,  abrazo y envío de futuro…  Ocurri junto a su tumba, en el Santuario de Schoenstatt, en La Florida-Bellavista.  Un encuentro de gratitud y responsabilidad.

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *