Publicado el 9. Octubre 2017 In José Kentenich

Cuando el cristianismo tocó el occidente y, desde allí, el mundo

ALEMANIA, Dorothee Alberty •

El 3 y 4 de septiembre pasado se cumplieron 50 años de la visita del P. Kentenich al Centro del Movimiento de Schoenstatt “Marienfried”, en la Diócesis de Freiburg, en la pequeña ciudad de Oberkirch, a la entrada del Renchtal. Esta visita era importante porque la familia de Schoenstatt de la Diócesis de Freiburg había elaborado su ideal diocesano. Un año se preparó esta familia para el jubileo y lo celebró varias veces: con una vigilia de la juventud el 17 de junio, una gran fiesta el 18 de junio, una jornada de estudio del Instituto José Kentenich, el 2 de septiembre y una celebración el 3 de septiembre, a la que asistió el Obispo Auxiliar Michael Gerber.

Andreas Brüstle, Mons. Dr. Peter Wolf, Dr. Gertrud Pollak

El “occidente” del P. Kentenich es muy distinto a Pegida

Para reflexionar sobre las conferencias dadas en 1967, el Instituto José Kentenich (JKI) organizó una jornada aparte el día 2 de septiembre. El Presidente del JKI, P. Andreas Brüstle, fue el moderador de este día y del siguiente.
El Dr. Peter Wolf presentó la conferencia realizada por el P. Kentenich el 3 de septiembre de 1967: Victoria Patris, girar en torno al Padre Dios. El fundador exhorta en aquella ocasión y exhorta también hoy a sus oyentes a girar en torno al Dios de la vida, a buscarlo en las experiencias de la propia vida y en la vida de la familia de Schoenstatt. Más precisamente, a colocar también, de cierta forma, una escalera en las experiencias de la historia del Schoenstatt de Oberkirch, de Freiburg, como en una catedral en cuyo vértice reina Dios; aprender también a besar las manos del Padre en las experiencias de dolor y sufrimiento. En la preparación a este jubileo el Dr. Wolf reeditó esta conferencia conforme a las palabras originalmente pronunciadas por el P. Kentenich.
La Sra. Dr. Pollak explicó en su ponencia cómo nació el concepto de “occidente” y señaló con fuerza cuánto se diferencia este concepto en boca del P. Kentenich al utilizado, por ejemplo, en Pegida.

A él le preocupa si Dios está cercano en el mundo, si se puede hablar con él, si se lo puede experimentar. El P. Kentenich afirma: Dios y el mundo actúan en conjunto como causa primera y causa segunda. Esta forma de pensar es característica del occidente. Según el fundador, de aquí se desprende la tarea de occidente: la cristianización del mundo desde una fe providencialista activa, en alianza con María. ¿Cómo se puede traducir esto de modo adecuado, sin generar una enemistad básica con el islam? Solo mediante un diálogo que se acerque al otro con el respeto que se merece.
Muchos colaboraron para la celebración del día jubilar mismo, el 3 de septiembre de 2017.
Llegó una gran cantidad de personas de la familia de Schoenstatt, las que se habían preparado para ese día durante el año anterior. Las contribuciones de la mañana tuvieron un marco musical. Dos matrimonios contaron sobre la importancia que el P. Kentenich tiene hoy en sus vidas como matrimonio y como padres.

Las conferencias del 4 de septiembre de 1967

Para terminar, el Dr. Wolf presentó la nueva edición de las tres grandes conferencias que el fundador diera el 4 de septiembre de 1967 en Oberkirch, conforme a las palabras originalmente pronunciadas. El libro lleva como título: La misión histórico-salvífica de occidente.

“En la conferencia sobre la estructura del Movimiento de Schoenstatt queda claro que la meta del fundador es una gran comunidad bien estructurada. Francamente apasionado, lucha para que las distintas agrupaciones tengan su autonomía y libertad. Promueve la libertad y la responsabilidad de las distintas comunidades y no apoya los éxitos rápidos mediante una organización central pretendidamente rígida”, dijo el Dr. Wolf. “Quiere persuadir a los responsables a que respeten la independencia de las demás agrupaciones y a que, al mismo tiempo, cultiven la vinculación interior entre ellas. Solo cuando cada agrupación pueda moverse libremente y tener su propia responsabilidad y percepción podrá, según su propia convicción, desarrollar una vida independiente y un estilo de vida distintivo propio”.

En las siguientes conferencias, el P. Kentenich habla sobre la misión histórico-salvífica de occidente. El Dr. Wolf explica: “La pregunta, tal vez sorprendente para algunos, sobre la misión histórico-salvífica de occidente, adquiere importancia para el P. Kentenich después que leyera el famoso libro “El Señor” de Romano Guardini, en la prisión de la Gestapo en Koblenza. La cuestión acerca de la misión histórico-salvífica de occidente, tal como el fundador la desarrolla en la conferencia que se presenta, toma en serio el hecho de que el cristianismo ha hecho su camino en el mundo a través de occidente”.

Pero aquí no se trata de geografía, sino del contacto del cristianismo con la forma de pensar “occidental”: “El cristianismo, a través del contacto con la filosofía griega de Aristóteles, se benefició de una forma de pensar que tenía en mente la relación entre Dios y el mundo. El P. Kentenich señala el camino de la filosofía aristotélica, que pasa por los árabes hasta las universidades europeas y Tomás de Aquino. Este último está a favor, junto con José Kentenich, de la idea de que Dios actúa mediante causas segundas libres. El P. Kentenich, con vistas a la misión histórico-salvífica de occidente, distingue la tarea de cristianización del mundo en sentido estricto y la cristianización del mundo en un sentido amplio, a partir de la colaboración original entre Dios y el mundo, de la causa primera y la causa segunda”. Para el P. Kentenich, esta gran misión es, en lo más profundo, una misión mariana…”.

Para este libro, así como también para el libro con las tres conferencias del 3 de septiembre, surgió el deseo de preparar una edición en español, después que se publicara la entrevista al Dr. Wolf en Schoenstatt.org. Esta será publicada por la editorial Nueva Patris, en Chile.

Seguir de cerca el crecimiento

En la misa final, el Obispo Auxiliar Dr. Michael Gerber interpretó la situación a partir de la vida: así como desde la ventana podemos ver crecimiento, de la misma forma saludamos entre nosotros a un sacerdote de África y a una Hermana de María de Japón. Con Norteamérica estábamos unidos por contactos con el grupo de peregrinos en torno al Dr. Birkenmaier, en Milwaukee. Todos estos son signos de crecimiento. Para nosotros no solo lo familiar se podría convertir en una huella de Dios, sino también lo extranjero y lo que nos parece extraño. La tarea del JKI para hoy y mañana es mirar este mundo de hoy con una gran amplitud y una actitud alerta, en el sentido de la fe providencialista, y generar una respuesta.
Un almuerzo en común redondeó el festejo conmemorativo.

Al concluir este encuentro, se debía revelar el ideal diocesano, que se encuentra sobre una piedra, a los pies de la columna mariana, que reina sobre este Centro:

Consagrado a la MTA/con el padre, para la misión histórico-salvífica de occidente.

 

Fotos: Adelheid Straub

Original: alemán, 13.09.2017. Traducción: Ventura Torres, Santiago, Chile

¡Ahora en el corazón de la vibrante vida humana! ¡Atrapar la oportunidad con ambas manos!

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *