Publicado el 18. junio 2017 In José Kentenich

La Ruta del Padre Kentenich a 70 años de la Fundación de Schoenstatt en Chile

CHILE, por Verónica Ciudad Pap •

“Aquí, en este rincón del mundo me ha deslumbrado la belleza de este mar y la belleza de esta gente, de estos cerros, de estos niños. Aquí está la fuerza de la vida que yo he buscado, la fe sencilla y profunda, el fuego de un amor sin límites y apasionado, una entrega fuerte y sacrificada que consume totalmente por la Familia y por la misión.” (PK)

En este tiempo de gracias, en que celebramos los 70 años de la Fundación del Movimiento Apostólico de Schoenstatt en Chile, queremos, como familia de la Quinta Región, volver a encantarnos y hacer vida los lugares de nuestra historia marcados por la huella profunda que nos dejó con su paso profético el Padre Kentenich. Vivencias marcadas a fuego en los corazones de tantos que hicieron posible que hoy podamos celebrar la fidelidad de la Mater en el Santuario y renovar agradecidos nuestra misión y tarea de fundadores.

Recordemos un poco la historia

En el año 1940, el grupo de señoras, dirigentes diocesanas de la Acción Católica, en su anhelo de mayor profundidad para servir mejor a la Iglesia, organizadas por la señora Rosita B. de Durney, solicitaron “clases de formación” a la señorita Benedicta Daiber, quien les trasmitió fielmente el mensaje de Schoenstatt.

Siempre estuvieron conscientes de la gran misión que habían recibido y de la debilidad de los instrumentos, pero junto a ello crecía en ellas el amor a la MTA.

Fue así, que este grupo de señoras fundadoras selló su Alianza de Amor con la Mater el 15 de mayo de 1942. Schoensatt en Chile florece como hijo del Padre del 20 de enero y es así que el 23 de junio de 1942, en una Eucaristía las señoras se ofrecen por el Padre que estaba prisionero en Dachau.

Más tarde, el mismo Padre advierte con admiración que Dios en su Providencia ha querido entrelazar su vida con la de este grupo escogido por El, en este rincón del mundo, y que ese mismo día 23 de junio, en que las fundadoras se ofrecen por el Padre, él, en Dachau, es providencialmente liberado de ir a la muerte en la cámara de gases. Este hecho fue recibido por el grupo como un gran regalo de Dios que hizo crecer en ellas un profundo y heroico amor al Padre.

La Fundación                      

El 27 de junio de 1947 ocurrió un acontecimiento silencioso y desapercibido, del cual se ha derivado una historia bendecida que todos hemos experimentado y que ha sido asumida por tantas personas, no sólo en Chile, sino que también en muchos otros países. Las primeras, las co-fundadoras fueron la semilla que el Padre aceptó y que, al caer en esta tierra, fue regada con tanta abnegación, fidelidad, espíritu de sacrificio y conciencia apostólica por hacer nacer y crecer la obra de Schoenstatt en nuestra patria, que dio el fruto esperado.

El acto consta en el Acta de Fundación del Movimiento Apostólico en Chile, un documento en papel sellado, que lleva la firma del Padre (Ubicada en el Santuario Cenáculo de Fundación, Agua Santa, Viña del Mar) y de quienes él declara miembros fundadores.

                        

La Ruta del Padre en Valparaíso                    

La Ruta del Padre Kentenich ha sido vivida , en especial por la Rama de Señoras de Viña del Mar, desde hace muchos años, “Tanto es así que, para el jubileo de los 50 años, pensando cuál sería el regalo de la Rama de Señoras para el Padre, un grupo de señoras decidió, acogiendo la inspiración de una de ellas y meditándola en el Santuario, implantarse en el Jardín de María como garantes de la fundación por los próximos 50 años, teniendo como principios rectores los mismos tres puntos que propuso el Padre a las fundadoras…”, nos dice María Isabel Torrejón C, dirigente y militante de la Rama de Señoras de Santuario Cenáculo de Fundación -Agua Santa.

Pero fue en el año 2007, jubileo de los 60 años, cuando se oficializó esta peregrinación y ocurrió que el …“Directorio de la Fundación Mena nos abrió las puertas de la capillita, del jardín y… ¡en comodato! Ya contábamos con nuevo lugar para vincularnos con el padre fundador y con nuestra historia, a disposición de todo el Movimiento…” nos relata John Smok y Francisca Cantin, (Rama de Matrimonios de Santuario Cenáculo de Fundación -Agua Santa), quienes, junto a muchas otras personas, con su entrega generosa de amor a la misión de fundadores, fueron los artífices de este regalo. Y agregan:

“Toda esa apertura de aquellos corazones tocados por Dios está en los cimientos de la Ruta del Padre. Pero hay un segundo aspecto, mucho más fuerte, más profundo, que dejó un sello en nuestra vida de Alianza, y es haber experimentado de manera muy concreta la forma en que Dios nos piensa a cada uno de nosotros, la misteriosa forma en que proyecta nuestras vidas. “Yo te conocía desde el vientre, antes que te formaras, y te elegí” no está sólo en Jeremías; se vive hoy y se vivió en la historia de los lugares vinculados a la fundación de Schoenstatt en Chile…La Fundación Mena, por ejemplo, es un punto clave de la Ruta del Padre puesto que allí el padre Kentenich selló Alianzas de Amor, celebró misa y se alojó las tres veces que estuvo en Valparaíso. Pudo hospedarse en esa casa porque allí vivían las hermanas, que habían llegado desde Temuco a trabajar en el Hospital Mena,

Este perfecto entramado diseñado por Dios está también muy presente en la casa situada en el número 28 del Pasaje Quinta. ¿Qué venía urdiendo Dios desde hacía años, que finalmente motivan al padre Kentenich en persona a declarar fundado el Movimiento de Schoenstatt en Chile? “

La Ruta del Padre hoy

Paulina Glatzel, dirigente y militante de la Rama de Señoras (Santuario Cenáculo de Fundación -Agua Santa) nos dice:

“Hace algún tiempo que estoy encargada de recibir a los peregrinos que tienen el gran anhelo de estar donde nuestro Padre Kentenich estuvo.

Al principio veía esta gran tarea como una misión que no iba a poder realizar bien. Estar a la altura de transmitir la historia, los hechos ocurridos en las décadas de los 30 y 40, me significaban un gran esfuerzo. Pero sucedió algo especial y recibí un gran regalo, mi corazón se empapó de esa misma historia y vuelvo a vivir una y otra vez esos hilos de divinidad que entrelazaron y dieron paso a nuestra fundación.

Es así como en las visitas guiadas a estos lugares, trato de transmitir esa fe profunda, esa entrega y anhelo de construir Schoenstatt con la Alianza de Amor vivida y probada como la tenían las primeras.

Deseo que cada peregrino pueda tener un encuentro personal con nuestro Padre y Fundador.

Cada peregrinación es distinta, hay grupos grandes, pequeños y hasta de dos o tres personas. Vienen de lugares distintos. Pero todos tienen algo en común, en la medida que van escuchando los acontecimientos, las vivencias de las primeras hermanas, de los Padres Palottinos , de las señoras y de nuestro Padre y Fundador, sus caritas y ojitos se transforman y dejan ver que han entendido con el corazón, la acción divina en instrumentos humanos.”

Hoy nos recibe la Capilla de la Fundación Mena completamente remodelada, después de sufrir mucho deterioro por una importante filtración de agua, el Pasaje Quinta N° 28 en donde funciona la Casa de Acogida de embarazadas adolescentes en riesgo de aborto de “María Ayuda”, la Parroquia San Luis cuyo altar es una copia del retablo del santuario y por supuesto nuestro Santuario Cenáculo de Fundación en cuyo interior se encuentra el original del Acta de Fundación que el Padre Kentenich firmó con las señoras. Han sido muchos los esfuerzos de la Familia de la Quinta Región por mantener vivo este tesoro en donde se forjó la historia del Movimiento en Chile. Hoy hemos iniciado una corriente de vinculación en nuestros grupos de vida, consejos, Jardín de María y pronto quizás tengamos grupos recibiendo nuestro tesoro de Schoenstatt en esos lugares santos.

A los schoenstattianos de hoy nos hace falta tomar conciencia de que los lugares de la Ruta del Padre son lugares santos, porque están marcados por el paso de un hombre santo. Este año, con ocasión de conmemorar los 70 años de la fundación, debiéramos acrecentar la vinculación con todos esos lugares, especialmente con nuestros grupos de vida, nos dice John Smok y Francisca Cantin.

Los invitamos a recorrer con nosotros las huellas del Padre Kentenich en Valparaíso.

 

 

 

Etiquetas: , , , ,

1 Responses

  1. Gracias por compartir vuestra alegría del Jubileo de los 70 años de vuestro Santuario.
    No lo conozco, pero viajaré este Sábado 24 de Junio, junto a la Rama de Sras.de Providencia.

    Nada sin ti, nada sin nosotros! !
    Edith SM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *