Publicado el 8. agosto 2015 In schoenstattianos

Fernando, un Quijote de la Mater

CHILE, por Francisco Matte Langlois •

Fernando Arrau era un miembro activo de la Rama de Hombres de Santiago (Chile), creó la Fundación María Reina del Trabajo y compró la Casa de Alianza cuando nadie en Schoenstatt sabía cómo juntar la plata para hacerlo… Unas semanas después de su muerte a comienzos de junio, publicamos el testimonio de su compañero Francisco Matte Langlois.

En 1978, Fernando, con un pequeño grupo de amigos, creó la Fundación María Reina del Trabajo (FMRT). Él tenía un gran ideal: quería ser un “monje laico”, ideal que persiguió toda su vida.

En la industria de los champignones demostró su gran capacidad de empresario, científico y minucioso trabajador. Quería testimoniar que el trabajo bien hecho era fuente de santificación. Por eso, María Reina del Trabajo era un estilo que quería plasmar entre los laicos. Durante años, perseveró en la búsqueda del ideal en la persona del Padre Kentenich.

El paso del gran Quijote

Por eso, cuando surgió la noticia de que la Casa de Alianza, construida y fundada por nuestro Padre en 1927, iba a salir a la venta, con el riesgo de que un hotelero cualquiera la comprara, reunió gran parte de su capital y adquirió la propiedad.

Ese paso surgió del gran Quijote que llevaba adentro. Todas las opiniones económicas, lógicas y de prudencia, desaconsejaban categóricamente tal inversión.

Durante 14 años se hizo cargo de la casa, que tenía más de 100 habitaciones. Reparó todas las cañerías, la calefacción, los baños, las múltiples filtraciones y los techos.

Devolvió la dignidad a la “Sala del Rey Arturo”, donde el Padre Fundador se reunía con los jefes del Movimiento. La gran Capilla del 4º piso recuerda las múltiples pláticas del Padre. A ese lugar, la Gestapo fue a buscarlo en 1941.

La Casa de Alianza, el Santuario del Padre Kentenich

En el llamado “piso histórico” de la casa, se encuentra la habitación del Padre, donde Fernando, todas las tardes, encendía una luz contra la ventana que daba al Santuario Original. De esta manera, todo el que pasaba frente al patio de las cruces negras, al levantar la vista, podía sentir la mirada de nuestro Padre, desde la Casa de Alianza.

Tres días antes de morir, junto a su lecho de enfermo, reunió a sus amigos fundadores de la Fundación MRT y nos preguntó qué íbamos a hacer con la Casa de Alianza. Ricardo Peralta señaló que, en esa casa, había una llama alimentada con el Capital de Gracias de Fernando durante 14 años. En ese momento, entendí que esa Casa es el Santuario del Padre Kentenich, unido perfectamente al Santuario Original.

Gracias, Fernando, por tu vida y por tu herencia.

IMG_4713

Etiquetas: , , , ,