P. Antonio Cosp

Publicado el 2022-03-08 In Recordando al P. Antonio Cosp, schoenstattianos, Vida en alianza

Recordando a mi querido P. Antonio Cosp…

José Aníbal Argüello, Paraguay @schoenstatt.org •

Desde la redacción de Schoenstatt.org, nuestra página internacional que tanto apoyó y amó el P. Antonio, ponemos a disposición de toda la familia de Schoenstatt alrededor del mundo y de todas las personas de bien que deseen hacerlo, la facilidad de dejar un mensaje al P. Antonio Cosp, que recién falleció el lunes 7 de marzo. —

Un mensaje de agradecimiento, una memoria o un testimonio del paso de su vida por la tuya.

Tal como lo dijo anoche el P. Pablo Mullín en su prédica en la misa en el santuario Joven en Asunción, desde el dolor de su fallecimiento y el agradecimiento por su vida, recordar momentos con él, historias breves (o largas) personales, palabras que nos quedan en el corazón, y como desafío, aliento y orientación. Pintemos entre muchos la imagen de una persona demasiado grande para una simple biografía, para el relato de un solo lugar de su obrar.

Decimos entre muchos, y de manera individual: “Gracias, MI querido P. Antonio …”

Favor de poner sus mensajes en la sección de comentarios abajo en esta página. Serán entregados en el santuario de Tupãrenda, el próximo 18 de marzo, día en que recordamos nuestra alianza con la Mater.

Misa en el Santuario Joven, 07.03.2022

Etiquetas: , , ,

8 Responses

  1. Mario dice:

    Hablar del Padre Antonio es hablar de un verdadero emisario de nuestro creador en mayúscula y la Mater, sus homilías durante las diferentes celebraciones simplemente con mi esposa María Teresa nos llenaba de amor y espiritualidad al igual que a nuestras familias, basaba sus comentarios sobre la lectura del día sín salir de su exclusivo contenido. Terminada la Santa Misa el 3er. Domingo de cada mes, nos aprestabamos a participar de la imposición de mano de los hermanos Carismáticos a los presentes que optaban participar de dicha ceremonia, con mi esposa acompañabamos cantando las alabanzas al Espíritu Santo, tantos recuerdos dejo en el tintero pero que no me podría olvidar de los talleres organizados entre otro dirigidos a los matrimonios del cual participabamos. El Señor le reciba en su Santa Gloria y desde el Cielo nos bendiga a su querida feligresía toda.

  2. Pablo Pratt dice:

    Creo firmemente que cada país tiene o tuvo o tendrá su oportunidad de «experimentar al P. Kentenich» de alguna u otra manera. En algunos casos a través de lugares, objetos, vivencias, y en otros, a través de personas. Yo lo vi así siempre al Padre Antonio. Cada vez que tenía la oportunidad de cruzar palabras con el, me quedaba con la idea de que «seguramente así mismo era el Padre fundador». Tenía una capacidad de centrar toda la atención en vos, en esos pocos minutos que te podía dedicar. Tuve la oportunidad de poder buscar sus consejos, como JM, luego como miembro de la Rama de Hombres, que dicho sea de paso, fue uno de los motores para la refundación e identificar el perfil de un miembro de la rama. Tiempo después, también pude acudir a el como miembro de la Rama Familiar. Una anécdota de tiempos de JM, que jamás olvidaré, fue de una charla que tuve con el en Tuparendá. Se dio en medio de una jornada o taller. Quería mucho hablar con el pues tenía alguna cuestión personal que me estaba costando. Lo veía super ocupado con sus cosas, cuando le hablo y le pregunto si tendría un tiempo durante la jornada para atenderme, a lo que me respondió «yo te busco». Pasó todo ese día, y al día siguiente, practicamente hacia el término del evento, en pleno salón auditorio, alguien me toca el hombro, doy la vuelta y era el padre quien me hace una señal con los dedos para seguirle. Me invitó a su despacho, hacía frío así que trajo una estufa, me trajo gaseosa, y me preguntó si me gustaba la música clásica. Asentí, prendió su toca discos y puso uno. Empezamos a hablar, y me preguntaba cosas de mi familia, hablamos cosas de Schoenstatt, de ni recuerdo cuanta cosa más. Habrán pasado 45 minutos o una hora quiza, no recuerdo. Hablamos muchísimo y de todo. Cuando terminamos y salimos, una horda lo buscaba, porque había que finalizar la jornada. Nos despedimos, y quedé con eso. Se tomó todo aquel tiempo, y me lo dedicó con tantos detalles y atención, que solo un Padre podría hacerlo. Doy gracias por su vida, y porque Dios nos permitió estar en este tiempo, junto a el, asumiendo la posta que nos deja de seguir «Construyendo Schoenstatt» en Paraguay. Nos vemos algún día Padre

  3. El Padre Antonio es un emblema, marcó un hito en nuestras vidas. Tantos momentos y tantas valiosas enseñanzas recibidas.
    Desde un principio nos llamó la atención que no dejaba pasar nada, siempre tenía a mano, en el bolsillo, un cuadernillo para escribir lo que le llamaba la atención.
    Cuando recién ingresamos al movimiento, le pregunté si por qué tengo qué repetir los misterios cuando rezo el Rosario, y su tespuesta: «Mirá Lichi, te pregunto si en qué momento del día vas a detenerte a contemplar el camino de la vida de Jesús y de María?»
    Otro momento clave, cuando trabajamos en el Equipo de búsqueda de la Misión del Santuario Terruño, Nelson le explica nuestra mirada sobre el pensamiento y legado de los guaraníes y jesuitas, asi como la vida de nuestro Santo paraguayo, Roque Gonzales de Santacruz… Con la atención total, el P. Antonio responde «Siempre en un trabajo sagrado debe aparecer un profeta»
    Qué gran instrumento de Dios!
    Misión cumplida Padre Antonio!

  4. Paola Candia dice:

    El padre Antonio fue un hito en mi vida religiosa. QEPD querido Padre

    Se dio en mis años de juventud, cuando participe de un retiro de la ADEC, momento en el que andaba un poco apartada de lo espiritual.

    En ese retiro le conocí en el desayuno al P. Antonio, decidí confesarme con el, hablamos largo rato, amena la conversación (tanto así que solo con el me confesaba hasta el 2020)
    y asi, cada vez que me sentía muy perdida por todo, me iba a confesarme y a pedirle consejos.

    El siempre me hablaba del movimiento, me mostraba un libro super gordo (que no recuerdo el nombre). Queria que lea ese.

    El fue una de las personas que me acerca a la Mater, me hablaba de que tenia que conversar con ella tambien, y sobre todo acercame al Santuario.

    En una ocasión vi cuando hizo la presentación del niño (de un sobrino mio) en el altar del Santuario Joven. Esa vez decidí entrar al movimiento, me impacto el fervor, las palabras, todo lo que hizo.

    Me marcaba mucho cuando se quedaaaaaba mirandome en las confesiones, como diciendo «infimo tu problema y vos que te preocupas por esto».

    Muchas cosas mas puedo decir de él, pero mas que nada! el me convenció con su ejemplo. Por eso digo que es un hito para mi vida religiosa!

  5. Cristina dice:

    Fue el primer sacerdote de Schoenstatt que conocí. Un hombre sabio, sencillo, de corazón misericordioso, un transparente de Dios realmente.
    Un gran padre y maestro
    Me siento privilegiada de haber podido compartir con él tantas charlas. Escuchar de su propia boca los años de fundación y su experiencia con el padre fundador.
    ¡Su legado es inmenso!
    Soñó con la Nación de Dios y ladrillo a ladrillo la fue construyeendo; y nos dejó ahora a nosotros de obreros.

  6. Luis Lezcano Rachid dice:

    El querido Padre Antonio es mi director espiritual, a el le presentaba cada mes el informe de mi H.E , siempre respondiendome con firmeza y ternura.
    Y a este Padre que tiene en suma virtud el cobijamiento y la caoacidad de llevar un corazon a elevadas alturas, pues siempre me conducia a Dios y a la MTA, le dedique estas palabras:
    Eres sacerdote fiel,
    Eres pastor con olor a oveja,
    Eres conductor de almas y Padre Espiritual de muchos.
    Eres mi pastor y Padre espiritual,
    De lejos hueles a aroma de la MTA y reflejas la imagen de San Jose.
    Gracias a Dios y a la MTA por que me regalaron tu ser en este mundo.
    Siervo bueno y fiel, has sido fiel en lo poco, sobre mucho te pondre, entra en el gozo de tu Señor !!! Mt 25

  7. Carmelo Castillo dice:

    «El Padre Antonio en aquella jornada de la refundacion de la Rama de Hombres nos trazo un eje de vida, de forma sencilla, contundente pero llena de humildad, dejo que los jóvenes discernieran sobre el perfil del hombre nuevo que se iba a crear y aquella jornada quedó eterna en la memoria de todos los que hemos participado» El Padre Antonio Cosp, un hombre que hoy nos deja no solo un legado sino un compromiso con el prójimo, con el más cercano, con todos

  8. Javier Vera dice:

    Un recuerdo que tengo de el… sería en una jornada de dirigentes, creo que 2007 más o menos, recordabamos mucho la fundación del movimiento en Paraguay, yo estaba en la Juventud Masculina, y como fueron jóvenes varones los que habían iniciado el movimiento, nos jactabamos que nuestra rama fue la que inició el movimiento en Paraguay… cantabamos algunos himnos cerca del Santuario de Tuparenda, cuando el Padre Antonio nos saluda y nos dice SALUD FUNDADORES! por más que no hayamos sido nosotros, fue nuestra rama, y en realidad el como uno del grupo de los primeros grupos, el era el fundador, no nosotros. Pero el nos saludaba y le daba ese reconocimiento a nuestra rama, fue el primer recuerdo que me vino a la mente cuando me enteré que partió al Schoenstatt Eterno, con esa Humildad, esa alegría ese aliento a ser siempre CORAZON DE FUEGO, ROCA DE LA PATRIA, para una Nación de Dios, Corazón de América.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.